El Rey ba­jó del cie­lo a la tie­rra

El ti­ro que ter­mi­nó en las nu­bes pu­do tor­cer el rum­bo del par­ti­do a fa­vor del Ba­yern. A la pos­tre, el Ma­drid reac­cio­nó y se lle­vó un bo­tín do­ra­do al Ber­na­béu.

La Hora - - Portada - Cris­tian Gon­zá­lez Far­fán

Ar­tu­ro Vidal se en­ca­mi­na­ba a una jor­na­da his­tó­ri­ca: tras mar­car an­te el Ma­drid, pu­do au­men­tar a tra­vés de un pe­nal, pe­ro lo man­dó a las nu­bes. El Ba­yern, a la pos­tre, per­dió 1-2 y se com­pli­có en la Cham­pions.

El Real Ma­drid, vi­gen­te cam­peón de la Cham­pions, es el úni­co equi­po ca­paz de po­ner en ja­que al Ba­yern Mu­nich en el Allianz Are­na. Des­de el pi­ta­zo ini­cial, el elen­co me­ren­gue ha­ce cir­cu­lar la pe­lo­ta de un la­do pa­ra el otro, mien­tras el cua­dro bá­va­ro, ab­so­lu­to do­mi­na­dor de la Bun­des­li­ga por lar­gos años, so­lo ati­na a mi­rar.

En­tre el ho­ri­zon­tal y Ma­nuel Neuer sal­van al Ba­yern de la pri­me­ra caí­da. Ka­rim Ben­ze­ma ca­be­cea ha­cia aba­jo y el por­te­ro tie­ne una reac­ción so­bre­sa­lien­te. El Ba­yern no acos­tum­bra a ser so­me­ti­do, pe­ro el res­pe­to por el ri­val se sien­te, en el jue­go y tam­bién en la si­len­cio­sa tri­bu­na.

Has­ta que Mu­nich explota. Ar­tu­ro Vidal, que has­ta el mi­nu­to 25 era la úni­ca fuen­te de desaho­go del Ba­yern, se des­mar­ca de Na­cho y co­nec­ta un ca­be­za­zo te­rri­ble, tan po­ten­te que no le da tiem­po a Key­lor Na­vas pa­ra reac­cio­nar. Ma­nos que di­bu­jan un co­ra­zón. Mi­ra­da a la mar­que­si­na. Pe­cha­zos con Xa­bi Alon­so. El Rey con­vier­te su de­ci­mo­cuar­to tan­to en Cham­pions y se con­so­li­da co­mo el chi­leno más go­lea­dor en la Ore­jo­na.

El Ma­drid no ceja en su em­pe­ño. Vuelca los ata­ques por el sec­tor iz­quier­do de un Ba­yern que sien­te la au­sen­cia de Mats Hum­mels en la za­ga, y de Ro­bert Le­wan­dows­ki co­mo due­ño del área. La igual­dad, sin em­bar­go, no lle­ga, y el Ba­yern dis­po­ne de otra opor­tu­ni­dad pa­ra, si no ce­rrar la lla­ve, via­jar a Ma­drid con una só­li­da ven­ta­ja. El juez san­cio­na una mano inexis­ten­te de Da­ni Car­va­jal, y Ar­tu­ro, el mis­mo que di­jo que los go­les per­di­dos an­te Ve­ne­zue­la se los ha­ría al Ma­drid, to­ma la pe­lo­ta y ca­mi­na has­ta el pun­to pe­nal.

Pe­ro Vidal, que sue­le gol­pear la pe­lo­ta con el bor­de in­terno de su bo­tín, eli­ge el em­pei­ne. Ti­ra a ma­tar. Pa­ra ase­gu­rar el 20 an­tes del des­can­so. Pe­ro la man­da a las nu­bes. Los hin­chas ale­ma­nes no lo pue­den creer. Vidal, me­nos. Se aga­rra am­bas ore­jas y vuel­ve al cen­tro del cam­po.

Del gol­pe si­co­ló­gi­co que sig­ni­fi­ca di­la­pi­dar una opor­tu­ni­dad de oro el Ba­yern no se re­cu­pe­ra. Cris­tiano Ro­nal­do em­pa­ta en los al­bo­res del se­gun­do tiem­po y, a fal­ta de 30 mi­nu­tos, Ja­vi Mar­tí­nez, im­pro­vi­sa­do co­mo za­gue­ro en lu­gar de Hum­mels, se va ex­pul­sa­do por do­ble tar­je­ta ama­ri­lla. Neuer se ha­ce gi­gan­te y el cua­dro ale­mán so­lo re­sis­te, pe­ro a cuen­ta­go­tas, por­que el Ma­drid mar­ti­lla y so­me­te, has­ta que CR7 me­te la sue­la tras cen­tro de Mar­co Asen­sio y se lle­va un te­so­ro de re­sul­ta­do al Ber­na­béu.

Acon­go­ja­do en los ves­tua­rios, el DT Carlo An­ce­lot­ti ex­cul­pa a Ce­lia de su error. “Vidal era la pri­me­ra op­ción pa­ra ti­rar el pe­nal. Él tie­ne la per­so­na­li­dad pa­ra ha­cer­lo. Es­tas co­sas su­ce­den en el fút­bol”, di­ce Car­let­to, con­fia­do en que Hum­mels y Le­wan­dows­ki lle­guen a la re­van­cha del 18 de abril.

Vidal se la­men­ta por el que pu­do ser la se­gun­da ven­ta­ja del Ba­yern.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.