Pun­to de quie­bre

La Hora - - En2minutos - Julio Sal­viat

Pe­rió­di­ca­men­te, de­pen­dien­do de sus bue­nas ge­ne­ra­cio­nes es­pon­tá­neas, el te­nis se acer­ca al fútbol en po­pu­la­ri­dad. Y eso se re­fle­ja no só­lo en las au­dien­cias, sino en la prác­ti­ca: se lle­nan los clu­bes con can­chas de ar­ci­lla o ce­men­to, au­men­tan las cla­ses so­li­ci­ta­das por los pa­dres pa­ra sus ni­ños, re­na­ce la ilu­sión de mu­chos pa­ra re­du­cir el pe­so o me­jo­rar las téc­ni­cas. Sien­do una ac­ti­vi­dad tan im­por­tan­te, na­die se ha preo­cu­pa­do de cui­dar­la. Los gran­des te­nis­tas sur­gen por­que cuen­tan con apo­yo fa­mi­liar, más que por de­di­ca­ción de la Fe­de­ra­ción o del Es­ta­do. Mu­cha­chos con enor­mes con­di­cio­nes se que­dan en el ca­mino por fal­ta de re­cur­sos y de apo­yo, su­pe­ra­dos por aque­llos que tie­nen el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra lan­zar­se a las li­des in­ter­na­cio­na­les. En las úl­ti­mas dé­ca­das la Fe­de­ra­ción pro­fi­tó de ta­len­tos a los que nun­ca ex­ten­dió una mano y se lle­nó de ho­no­res in­me­re­ci­dos. Sin tra­ba­jar co­mo co­rres­pon­de, de­di­ca­dos a sub­te­rrá­neas lu­chas in­ter­nas, apro­ve­chan­do pri­vi­le­gios de los car­gos, los di­ri­gen­tes lle­ga­ron y se fue­ron sin de­jar le­ga­dos ni abrir ca­mi­nos de pro­gre­so.

Se fue José Hinz­pe­ter, ca­rac­te­ri­za­do siem­pre por el apo­yo de sus cer­ca­nos y la ani­mad­ver­sión de sus le­ja­nos. Lle­gó una di­rec­ti­va que pa­re­cía más eje­cu­ti­va, y de­jó de fun­cio­nar pron­to por pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en la elec­ción. Aho­ra se ins­ta­la en la tes­te­ra un gru­po pro­vin­ciano que re­ci­be el re­cha­zo de los me­jo­res te­nis­tas de aho­ra y los más gran­des de an­ta­ño. Los in­te­gran­tes del equi­po de Co­pa Da­vis no quie­ren se­guir re­pre­sen­tan­do al país; el ca­pi­tán y su ayu­dan­te no han re­nun­cia­do, pe­ro lo ha­rán pron­to. Si to­dos quie­ren el bien de la ac­ti­vi­dad, ¿no po­drían en­tre­gar un ges­to de ge­ne­ro­si­dad e ir­se o ca­llar­se? Si to­dos ha­blan de irre­gu­la­ri­da­des, ¿qué es­pe­ran pa­ra exi­gir au­di­to­rías ex­ter­nas y se­rias? En la or­ga­ni­za­ción de cam­peo­na­tos lo­ca­les hay mu­cho que ave­ri­guar so­bre mon­tos y des­ti­nos de los fon­dos.

Al­go es­tá ama­rra­do allá aden­tro. Y hay que sol­tar­lo.

Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.