Al­cal­de Ales­san­dri apa­ga­rá in­cen­dios de ver­dad

Edil de San­tia­go asu­mió nue­vo desafío y se con­vir­tió en vo­lun­ta­rio de Bom­be­ros de la “Pom­pa Ita­lia”.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser

Apar­te de los “in­cen­dios” que de­be apa­gar dia­ria­men­te en la co­mu­na, aho­ra el al­cal­de de San­tia­go, Fe­li­pe Ales­san­dri, se pon­drá cas­co, bo­tas y la gue­rre­ra (cha­que­ta) pa­ra ex­tin­guir el fue­go de ver­dad.

La au­to­ri­dad co­mu­nal se con­vir­tió en un “chi­co bueno” y se unió a las fi­las de la Un­dé­ci­ma Com­pa­ñía de Bom­be­ros de San­tia­go, lla­ma­da “Pom­pa Ita­lia”, ubi­ca­da en ca­lle Re­pú­bli­ca.

“Es­ta es una he­ren­cia fa­mi­liar, una tra­di­ción. Mi bi­sa­bue­lo, mi abue­lo y mi pa­dre eran bom­be­ros. Siem­pre ha­bía te­ni­do la in­quie­tud y era mi ta­rea pen­dien­te, has­ta que en fe­bre­ro pa­sa­do vi­nie­ron a ver­me de esa com­pa­ñía y me ofre­cie­ron ser vo­lun­ta­rio. Se­guí to­do el con­duc­to re­gu­lar, co­mo una per­so­na cual­quie­ra, no en mi ca­li­dad de sin­da­co (al­cal­de en ita­liano), me hi­ce los exá­me­nes fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos y que­dé lis­to pa­ra to­mar es­te nue­vo desafío”, cuen­ta Ales­san­dri a

La se­ma­na pa­sa­da el edil pa­gó su ins­crip­ción, lle­nó su fi­cha y le hi­cie­ron la ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da a la Pom­pa, que se ca­rac­te­ri­za por ves­tir tra­je ver­de y no ro­jo co­mo el co­mún de los bom­be­ros.

“La ac­ti­vi­dad fue muy di­ver­ti­da, por­que no sa­bía que la co­mu­ni­dad te­nía que ha­cer una vo­ta­ción se­cre­ta pa­ra ver si me acep­ta­ba o no. Por suer­te lo hi­cie­ron

La Ho­ra.

de ma­ne­ra uná­ni­me y lue­go, por ser el no­va­to, fui el en­car­ga­do de lle­nar las co­pas de to­dos los miem­bros de la com­pa­ñía, du­ran­te to­do el even­to. Ser­ví des­de vino has­ta pis­co sour”, di­ce.

Pe­ro el pró­xi­mo fin de se­ma­na co­mien­za la eta­pa más di­fí­cil pa­ra el al­cal­de. To­da­vía no sa­be usar la man­gue­ra, así que se so­me­te­rá a una ca­pa­ci­ta­ción.

“Ya es­toy pre­pa­ra­do pa­ra las emer­gen­cias y en el au­to lle­vo siem­pre los im­ple­men­tos que ne­ce­si­to pa­ra eso. Mi fa­mi­lia es­tá or­gu­llo­sa de mí”, fi­na­li­za.

“Es una he­ren­cia fa­mi­liar, una tra­di­ción. Mi bi­sa­bue­lo, mi abue­lo y mi pa­dre eran bom­be­ros”.

Ales­san­dri se unió a la bom­ba que se ca­rac­te­ri­za por el co­lor ver­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.