La cum­par­si­ta cum­ple 100 años

Los uru­gua­yos ce­le­bran el aniver­sa­rio de uno de los tan­gos más fa­mo­sos del mun­do con un mu­ral gi­gan­te y con la revelación del lu­gar exac­to don­de se es­tre­nó.

La Hora - - News - Cristian Gon­zá­lez Far­fán

Des­de Uru­guay has­ta Ja­pón. Pre­sen­te en Tom y Jerry, Harry Pot­ter y has­ta en películas de Woody Allen y Ma­rilyn Mon­roe. No hay rin­cón don­de La cum­par­si­ta, el tan­go más fa­mo­so del mun­do, no se ha­ya ta­ra­rea­do; lo que na­die sa­bía era el lu­gar exac­to don­de la me­lo­día se ha­bía es­tre­na­do el 19 de abril de 1917.

El tan­go, crea­do sin le­tra por el uru­gua­yo Ge­rar­do Ma­tos Ro­drí­guez ha­ce exac­ta­men­te un si­glo, se in­ter­pre­tó por pri­me­ra vez en la des­apa­re­ci­da con­fi­te­ría La Gi­ral­da, en el mis­mo si­tio don­de des­pués se cons­tru­ye­ra el Pa­la­cio Sal­vo. Has­ta que el Mu­seo del Tan­go de Mon­te­vi­deo (la­cum­par­si­ta.com.uy), inau­gu­ra­do ha­ce un año, dio con la te­cla co­rrec­ta.

“Hu­bo una in­ves­ti­ga­ción muy ex­haus­ti­va de por me­dio, se re­vi­sa­ron pla­nos, fo­tos de la épo­ca, y

di­mos jus­to en un pun­to en el sue­lo don­de ha­bía to­ca­do la or­ques­ta en 1917. Pu­si­mos una es­tre­lla, re­crea­mos un ca­fe­tín de la épo­ca, con una vi­tro­la ori­gi­nal in­clui­da y así hi­ci­mos un mu­seo den­tro del mis­mo Pa­la­cio Sal­vo”, cuen­ta la di­rec­to­ra del mu­seo Mónica Kap­ham­mel, quien ma­ña­na en­ca­be­za­rá la ce­le­bra­ción de los 100 años de vi­da del “tan­go de to­dos los tan­gos”.

La no­ve­dad del mu­seo tam­bién ra­di­ca en un ma­pa in­ter­ac­ti­vo que de­mues­tra el al­can­ce de la pie­za mu­si­cal. “Uno po­ne el mar­ca­dor so­bre tie­rras tan le­ja­nas co­mo Mon­go­lia, y ahí apa­re­ce un gru­po de ese país to­can­do La

cum­par­si­ta. De ahí se va a Mos­cú y des­cu­bre que en 1976 los ru­sos ga­nan la me­da­lla de oro de pa­ti­na­je so­bre hie­lo bai­lan­do La

cum­par­si­ta. O se va a Tur­quía pa­ra des­cu­brir que ahí la mar­cha nup­cial por tra­di­ción es La cum­par­si­ta”, agre­ga Kap­ham­mel.

¿URU­GUA­YO O AR­GEN­TINO?

Tal co­mo en la pro­ce­den­cia de Carlos Gar­del, uru­gua­yos y ar­gen­ti­nos man­tie­nen una pug­na en lo que con­cier­ne a la pro­pie­dad de La cum­par­si­ta, aun­que en el mu­seo ta­les du­das no exis­ten. “Nues­tra po­si­ción es que La

cum­par­si­ta es uru­gua­ya, se creó acá, se es­tre­nó en Uru­guay y lue­go pa­só a Bue­nos Aires”, ase­gu­ra la di­rec­to­ra de la en­ti­dad.

El en­tre­di­cho des­pun­tó cuan­do los ar­gen­ti­nos Pascual Con­tur­si y Enrique Ma­ro­ni le agre­ga­ron le­tra y re­cla­ma­ron la coau­to­ría del te­ma. Gar­del, lue­go, di­fun­dió es­ta ver­sión con tex­to por el pla­ne­ta, tras lo cual Ge­rar­do Ma­tos en­ca­ró al “Zor­zal crio­llo”.

“Gar­del pro­pa­gó esa Cum­par­si­ta con le­tra, la que em­pie­za con ‘si su­pie­ras que den­tro de mi al­ma’, en­ton­ces Ma­tos des­pués creó su pro­pia ver­sión con le­tra, pe­ro no al­can­zó la di­fu­sión que lo­gró la de Gar­del”, ex­pli­ca Mónica Kap­ham­mel.

El plei­to de Ma­tos con la du­pla Con­tur­si-Ma­ro­ni lle­gó a la jus­ti­cia. Una co­lum­na del fa­lle­ci­do es­cri­tor ar­gen­tino Ri­car­do Os­tu­ni, ex miem­bro de la Aca­de­mia Na­cio­nal del Tan­go tras­an­di­na, ex­pli­ca que el ve­re­dic­to de 1948 zan­jó “las cues­tio­nes re­fe­ren­tes a los por­cen­ta­jes por de­re­chos de eje­cu­ción, fo­to­me­cá­ni­cos y de in­clu­sión en películas” y “de­ter­mi­nó que en las fu­tu­ras edi­cio­nes de La cum­par­si­ta de­be­rían re­gis­trar­se las dos le­tras re­fe­ri­das, con ex­clu­sión de las de cual­quier otro au­tor”.

“La música por sí so­la es re­co­no­ci­ble, esa es la ver­da­de­ra

Cum­par­si­ta. Fue im­por­tan­te por­que has­ta que Ma­tos la com­pu­so, el tan­go no era muy acep­ta­do. Se de­cía que te­nía le­tras has­ta por­no­grá­fi­cas. En cam­bio, La cum­par­si­ta lo­gró lle­var el tan­go des­de los ba­jos has­ta las ca­sas de las fa­mi­lias, y se trans­for­mó en una in­sig­nia, en un or­gu­llo na­cio­nal en Uru­guay”, aña­de Kap­ham­mel.

El ce­nit del con­flic­to ocu­rrió en la ce­re­mo­nia inau­gu­ral de los Jue­gos Olím­pi­cos Sid­ney 2000. Ahí la de­le­ga­ción ar­gen­ti­na des­fi­ló al com­pás de La cum­par­si­ta, y el go­bierno uru­gua­yo pu­so el gri­to en el cie­lo. So­lo el pos­te­rior li­ti­gio por las pa­pe­le­ras vino a dis­ten­der al me­nos la cues­tión mu­si­cal.

“Nues­tra po­si­ción es que La cum­par­si­ta es uru­gua­ya, se creó y se es­tre­nó acá”. Mónica Kap­ham­mel, di­rec­to­ra del Mu­seo del Tan­go de Mon­te­vi­deo. “Has­ta la crea­ción de La cum­par­si­ta, el tan­go no era muy acep­ta­do.Se de­cía que an­tes te­nía le­tras has­ta por­no­grá­fi­cas”. Otra de Mónica Kap­ham­mel.

La lo­ca­li­dad uru­gua­ya de San Gre­go­rio de Po­lan­co pin­tó un mu­ral ho­ri­zon­tal de la par­ti­tu­ra de La cum­par­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.