Tra­fi­can­tes ven­den a re­fu­gia­dos co­mo es­cla­vos en Li­bia

A los hom­bres los com­pran pa­ra la cons­truc­ción y a las mu­je­res pa­ra tra­ba­jo se­xual.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

El dra­ma de los re­fu­gia­dos pa­re­ce no te­ner fin. Un or­ga­nis­mo de Na­cio­nes Uni­das (la OIM) de­nun­ció que en Li­bia, al nor­te de Áfri­ca, se ins­ta­lan mer­ca­dos de es­cla­vos, don­de ven­den y com­pran a per­so­nas que han lle­ga­do has­ta allí en su ca­mino a Eu­ro­pa en bus­ca de me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da.

“La si­tua­ción es ex­tre­ma”, di­ce Moham­med Ab­di­ker, eje­cu­ti­vo de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM). “Sa­be­mos que los mi­gran­tes que caen en las ma­nos de los tra­fi­can­tes se en­fren­tan a la des­nu­tri­ción sis­te­má­ti­ca, los abu­sos se­xua­les e in­clu­so el ase­si­na­to”, agre­gó.

La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Li­bia fa­vo­re­ce es­tos crí­me­nes ex­pli­có Ab­di­ker, en re­la­ción a la fal­ta de un go­bierno cen­tral y la pro­li­fe­ra­ción de mi­li­cias.

La OIM en­tre­gó un in­for­me ba­sa­do en tes­ti­mo­nios de per­so­nas que fue­ron ven­di­das pe­ro re­cu­pe­ra­ron su li­ber­tad pa­gan­do gran­des su­mas a los tra­fi­can­tes.

Se­gún los re­la­tos, el “ne­go­cio” fun­cio­na así: apro­ve­chan­do la lle­ga­da de re­fu­gia­dos que bus­can lle­gar has­ta la cos­ta sur del Me­di­te­rrá­neo, pa­ra em­bar­car­se rum­bo a Eu­ro­pa (cos­tas de Ita­lia y Gre­cia, prin­ci­pal­men­te), los tra­fi­can­tes se ofre­cen a tras­la­dar­los a cam­bio de un pa­go, pe­ro se tra­ta de un en­ga­ño y los lle­van a los mer­ca­dos de es­cla­vos, don­de los ven­den por pre­cios des­de 200 a 400 dó­la­res ($130.000 a $260.000).

Un tra­ba­ja­dor de la OIM en Ní­ger (al sur de Li­bia), que re­ci­bió va­rias de­nun­cias de re­fu­gia­dos, se­ña­ló que to­dos le con­fir­ma­ron “los ries­gos de ser ven­di­dos co­mo es­cla­vos en pla­zas o es­ta­cio­na­mien­tos pú­bli­cos en Sab­ha, bien por los con­duc­to­res o por per­so­nas lo­ca­les que re­clu­tan a los mi­gran­tes pa­ra que lle­ven a ca­bo tra­ba­jos, so- bre to­do en la cons­truc­ción, y lue­go en lu­gar de pa­gar­les, los ven­den a otros com­pra­do­res”. En el ca­so de las mu­je­res, la mayoría son ven­di­das co­mo es­cla­vas se­xua­les.

La ciu­dad de Sab­ha, don­de se ins­ta­lan los mer­ca­dos de es­cla­vos, es­tá en me­dio del de­sier­to del Saha­ra, y es una pa­ra­da ofi­cial pa­ra quie­nes lo atra­vie­san.

TOR­TU­RA Y HAM­BRE

Los tra­fi­can­tes man­tie­nen a los re­fu­gia­dos en­ce­rra­dos, los tor­tu­ran, y les co­bran en­tre 500 y mil dó­la­res por su li­ber­tad ($325.000 a $650.000). Les per­mi­ten co­mu­ni­car­se por te­lé­fono con sus fa­mi­lias pa­ra que les pi­dan di­ne­ro.

Uno de los tes­ti­mo­nios es de Adam, a quien le pe­ga­ban to­dos los días y lo for­za­ban a lla­mar a su fa­mi­lia pa­ra pa­gar un res­ca­te. Sus pa­dres tu­vie­ron que ven­der la ca­sa pa­ra po­der li­be­rar­lo. Cuan­do re­ci­bie­ron el di­ne­ro, los tra­fi­can­tes aban­do­na­ron a Adam en la ca­pi­tal, Trí­po­li, al bor­de de la muer­te. Tu­vo que es­tar hos­pi­ta­li­za­do tres se­ma­nas pa­ra re­co­brar­se de las he­ri­das de la tor­tu­ra y de una malnu­tri­ción se­ve­ra: pe­sa­ba 35 ki­los.

La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que afec­ta a Li­bia per­mi­te es­te ti­po de crí­me­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.