Al­be­drío: oa­sis de ham­bur­gue­sas

En pleno cen­tro de Santiago hay una san­gu­che­ría que se ha he­cho de un nom­bre gra­cias a una aten­ción rá­pi­da y bue­nos pa­nes. Y so­pa.

La Hora - - Tiempo Libre - Se­bas­tián Alburquerque

Al­mor­zar en el cen­tro tie­ne sus com­pli­ca­cio nes. Hay mu­chas op­cio­nes, pe­ro la gran ma yo­ría es co­mi­da al pa­so, pa­ra en­gu­llir an­tes que fi­na­li­ce la ho­ra de co­la­ción y ya. Pe­ro Al­be­drío es co­mo un oa­sis en el cen­tro, ca­si li­te­ral­men­te.

El pa­sa­je de Pa­seo Huér­fa­nos 640, don­de es­tá Al­be­drío, es un so­plo de ai­re en el cen­tro mis­mo de la ca­pi­tal. Una en­re­da­de­ra pin­ta de ver­de una pan­de­re­ta que co­lin­da con una to­rre de es­pe­jos y con­cre­to de va­rios pi­sos de al­to, pe­ro acá, en el sue­lo, una se­rie de lo­ca­les pue­blan es­te pa­sa­je (en el fon­do hay unos chi­nos don­de al­gu­nos afir­man que crea­ron la cho­rri­lla­na chi­na).

Al­be­drío, en la mi­tad del men­ta­do pa­sa­je, se hi­zo fa­mo­so por sus ham­bur­gue­sas y des­de ha­ce un tiem­po tam­bién ofre­cen otros sán­gu­ches.

Se pi­dió una ham­bur­gue­sa con un por­to­be­llo em­pa­ni­za­do, fri­to y re­lleno de queso, pe­ro no ha­bía (que­da­rá pa­ra otra vi­si­ta), así que en vez de eso se or­de­nó un sán­gu­che de prie­ta a la plan­cha con man­za­na, rú­cu­la, pa­pas hi­lo y ma­yo con ají ver­de ($6.890).

No es nin­gu­na sor­pre­sa que es­tu­vie­ra de­li­cio­so. La mez­cla prie­tas más man­za­na ver­de es una com­bi­na­ción ga­na­do­ra. El mis­mo em­bu­ti­do, eso sí, sin ser ma­lo, pu­do ha­ber es­ta­do me­jor, y la ma­yo, aun­que sa­bro­sa, no pi­ca­ba real­men­te. Las co­sas que di­cen te­ner ají de­be­rían pi­car, sino, que­dan en el lim­bo de las pro­me­sas ro­tas. Pe­ro en la su­ma, el sán­gu­che es­ta­ba muy, muy rico. La man­za­na le po­nía una cuo­ta de aci­dez que ha­cía que el sa­bor de la prie­ta re­sal­ta­ra. Bien con­ce­bi­do el pan. Ade­más, las pa­pas fri­tas (con cás­ca­ra) que se­cun­da­ban al sán­gu­che es­ta­ban sa­bro­sas y bien he­chas.

Pe­ro na­da de es­to val­dría de al­go si el ser­vi­cio fue­se len­to. La aten­ción fue ra­pi­dí­si­ma y aten­ta. Se agra­de­ce ade­más la so­pi­ta de cor­te­sía que sir­ven con to­da or­den. To­do pen­sa­do co­mo pa­ra po­der ocu­par la ho­ra de co­la­ción en al­mor­zar un buen sán­gu­che.

Al­be­drío Pa­seo Huér­fa­nos 640 B, lo­cal 5, Santiago. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.