Si lo atien­de al­guien que no suel­ta el ce­lu­lar... pa­cien­cia

Em­pre­sas pue­den res­trin­gir el uso de smartp­ho­nes, pe­ro de­ben dar­le es­pa­cio al tra­ba­ja­dor pa­ra que los ocu­pen.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

Ha­ce po­cos días se su­po que el es­ti­lis­ta Se­bas­tián Fe­rrer es­tá apli­can­do mul­tas de $10 mil a los tra­ba­ja­do­res que usan sus ce­lu­la­res mien­tras pres­tan ser­vi­cios.

Qui­zás la me­di­da sue­na exa­ge­ra­da, pe­ro es co­mún que en lu­ga­res de aten­ción de pú­bli­co co­mo pe­lu­que­rías, clí­ni­cas, restoranes y me­so­nes de in­for­ma­ción, en­tre otros, se de­je es­pe­ran­do a los clien­tes por­que es­tán con­tes­tan­do men­sa­jes de What­sapp o ha­blan­do por te­lé­fono.

“Creo que fi­nal­men­te va­mos a te­ner que le­gis­lar por el uso de los ce­lu­la­res, por­que hay va­rios que es­tán ha­cien­do mal su tra­ba­jo por es­tar pen­dien­te de asun­tos per­so­na­les. Es ne­ce­sa­rio te­ner res­tric­cio­nes, pe­ro ade­más es im­por­tan­te que los em­plea­do­res en­tre­guen facilidades a sus tra­ba­ja­do­res pa­ra que ten­ga su es­pa­cio pa­ra ocu­par el ce­lu­lar y yo ofrez­co lu­ga­res pa­ra eso. Hay que te­ner siem­pre en cuen­ta que si los clien­tes no nos pre­fie­ren es por­que los es­ta­mos aten­dien­do mal y ahí per­de­mos to­dos”, in­di­ca Fe­rrer a La Ho­ra.

Los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos ayu­dan en las ta­reas dia­rias, pe­ro ex­per­tos coin­ci­den en que su uti­li­za­ción de­be ser res­trin­gi­da pa­ra aque­llos que atien­den a pú­bli­co, prin­ci­pal­men­te por­que se pa­sa a lle­var al con­su­mi­dor.

Así lo cree Ri­car­do Me­wes, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio (CNC), quien ex­pli­ca que el tra­ba­ja­dor de­be ser pon­de­ra­do en el ma­ne­jo de re­des so­cia­les.

“Más allá de la mul­ta o al­gún im­pe­di­men­to, aquí hay que te­ner sen­ti­do co­mún. Si yo es­toy aten­dien­do pú­bli­co ra­zo­na­ble­men­te no de­bo es­tar con el ce­lu­lar. No nos ol­vi­de­mos que quien atien­de a al­guien, co­mo en una pe­lu­que­ría, es­tá dan­do un servicio en el que de­be res­pe­tar a la otra per­so­na. Aquí hay que edu­car y ca­pa­ci­tar y lle­ga­do el mi­nu­to, ha­brá que po­ner al­gún ti­po de res­tric­ción, pe­ro to­do va a de­pen­der del lu­gar de tra­ba­jo y si efec­ti­va­men­te se es­tá des­vian­do la aten­ción del tra­ba­jo”, se­ña­la Me­wes.

En es­ta lí­nea el sub­se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo, Fran­cis­co Díaz, acla­ra que si bien los em­plea­do­res tie­nen la fa­cul­tad de or­ga­ni­zar sus em­pre­sas, esa ca­pa­ci­dad no pue­de per­tur­bar los de­re­chos del tra­ba­ja­dor, co­mo el man­te­ner con­ver­sa­cio­nes pri­va­das, aun­que sea por me­dios elec­tró­ni­cos, ni mu­cho me­nos re­vi­sar los con­te­ni­dos de esas co­mu­ni­ca­cio­nes, ni tam­po­co im­po­ner mul­tas in­ter­nas.

Al mis­mo tiem­po, Díaz se­ña­la que en ca­so de san­cio­nar el he­cho, de­be que­dar es­cri­to en una nor­ma­ti­va. “Es cier­to que el em­plea­dor no quie­re que el tra­ba­ja­dor se dis­trai­ga en sus ta­reas y afec­te, por ejem­plo, la aten­ción de pú­bli­co; por lo mis­mo, lo me­jor es que se es­ta­blez­can nor­mas cla­ras en el re­gla­men­to in­terno de la empresa”, de­ta­lla.

Pue­de que al­gún tra­ba­ja­dor ten­ga que con­tes­tar un What­sapp de ma­ne­ra ur­gen­te, al­go que se di­fe­ren­cia de quie­nes man­tie­nen con­ver­sa­cio­nes ha­bi­tua­les.

“Una for­ma de ana­li­zar es­to tie­ne que ver con la pro­duc­ti­vi­dad, en el sen­ti­do de que es ne­ce­sa­rio ha­cer pau­sas en el tra­ba­jo pa­ra po­der des­can­sar y

afron­tar el res­to de la jor­na­da. Es dis­tin­to cuan­do es­to se con­vier­te en un há­bi­to que pue­de re­per­cu­tir en la pro­duc­ti­vi­dad. Es­tar pla­ni­fi­ca­dos es la cla­ve pa­ra ser pro­duc­ti­vos y lo ideal es que ac­ti­vi­da­des co­mo re­vi­sar el ce­lu­lar no in­ter­fie­ran de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca en la jor­na­da. To­mar me­di­das pa­ra res­trin­gir es­to es par­te de la or­gá­ni­ca de ca­da empresa y de ca­da ru­bro”, pre­ci­sa Nés­tor Mi­lano, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de La­bo­rum pa­ra Chi­le.

Da­niel Hal­pern, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­cio­nes UC y di­rec­tor del think tank Tre­nDi­gi­tal, ase­gu­ra que las em­pre­sas de­be­rían te­ner un có­di­go de con­duc­tas y pro­to­co­los pa­ra evi­tar que al­guien que es­tá aten­dien­do al pú­bli­co en for­ma di­rec­ta se cen­tre en su What­sapp, por­que eso fi­nal­men­te crea una ma­la ima­gen pa­ra la empresa.

Así, afir­ma que pa­ra so­lu­cio­nar es­te con­flic­to am­bas par­tes, je­fes y em­plea­dos, de­ben ce­der. “Por ejem­plo ca­da una ho­ra y me­dia el je­fe le pue­de dar al tra­ba­ja­dor 5 o 10 mi­nu­tos pa­ra que re­vi­se su te­lé­fono, pe­ro que es­to que­de nor­ma­do y que to­dos se­pan que mien­tras se atien­de a un clien­te no hay te­lé­fono”.

Jun­to a es­to, di­ce que prohi­bir el uso de ce­lu­lar no aten­ta­ría con­tra la li­ber­tad de las per­so­nas, ya que el tra­ba­ja­dor tie­ne un con­tra­to que lo obli­ga a cum­plir con un servicio y, al usar el te­lé­fono y no aten­der pú­bli­co, es­tá fal­tan­do a ese

com­pro­mi­so.

“Si yo es­toy aten­dien­do pú­bli­co ra­zo­na­ble­men­te no de­bo es­tar con el ce­lu­lar”. Ri­car­do Me­wes, pre­si­den­te de la CNC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.