Sal­tos en la tum­ba

La Hora - - En 2minutos - Ju­lio Sal­viat

Eran bra­vas las elec­cio­nes en Co­lo Co­lo cuan­do los so­cios de­ci­dían quié­nes iban a ser sus di­rec­ti­vos. Na­da de ver­sa­lles­cas te­nían las bu­lli­cio­sas asam­bleas en esa ma­ra­vi­llo­sa ca­so­na de ca­lle Cien­fue­gos. No fal­ta­ban los ga­ra­ba­tos ni los pu­ñe­tes. Pe­ro a na­die se le ocu­rrió -¡nun­ca!se­pa­rar a los co­lo­co­li­nos por su po­si­ción po­lí­ti­ca. Las des­tem­pla­das de­cla­ra­cio­nes de Aní­bal Mo­sa al no ser re­elec­to co­mo pre­si­den­te de Blan­co y Ne­gro me­tie­ron a Co­lo Co­lo en un te­rreno fan­go­so en que el de­por­te nun­ca se ha sen­ti­do có­mo­do. Y él que­dó en la lis­ta de los que nun­ca de­be­rían ser pre­si­den­te del club. “Co­lo Co­lo es de iz­quier­da y de­be ser ad­mi­nis­tra­do por la gen­te del pue­blo”, pro­nun­ció pa­ra la his­to­ria. Y los me­mes no tar­da­ron, bur­lán­do­se de su condición de adi­ne­ra­do-co­mu­nis­ta. Des­de que Al­ber­to Pa­ro­di se sen­tó en la tes­te­ra en 1925, por la pre­si­den­cia del club pa­sa­ron per­so­na­jes de to­da condición: no era lo mis­mo An­to­nio La­bán que Gui­ller­mo He­rre­ra, ni te­nían mu­chas se­me­jan­zas Ga­briel Ruiz Ta­gle con Héc­tor Gál­vez. Allen­de y Pi­no­chet se de­cla­ra­ban co­lo­co­li­nos (y eran de Wan­de­rers). Y hu­bo gen­te de otros clu­bes: Ale­jan­dro As­cuí, Pa­tri­cio Vil­dó­so­la, Luis Al­ber­to Si­mián, Arturo Sa­lah. Pe­ro de po­lí­ti­ca y se­gre­ga­ción so­cial nun­ca se ha­bló. Se sa­bía, por su­pues­to, que ca­si to­dos fue­ron más mo­mios que zur­dos. Pe­ro no se les juz­gó por eso, sino por sus ac­cio­nes.

En el Co­lo Co­lo de hoy man­da el di­ne­ro. ¿Se­rá co­lo­co­lino Leo­ni­das Vial? ¿Sa­brá can­tar la se­gun­da es­tro­fa del himno? ¿Ha­brá es­cu­cha­do ha­blar de Ma­nuel Mu­ñoz? Esas co­sas ha­bría que pre­gun­tar­les a quie­nes quie­ren di­ri­gir un club que ne­ce­si­ta co­ra­zón, más que pla­ta.

Vien­do lo que pa­sa, se me vie­nen a la men­te dos al­bos de ba­jo per­fil que hi­cie­ron mu­cho más que los que hoy ca­carean. Uno se es­tá re­vol­can­do en su tum­ba: Naín Ros­tión. El otro llo­ra en si­len­cio: Raúl Ahu­ma­da.

Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.