CÓ­MO SE PUE­DE DE­TEC­TAR SI LA BEN­CI­NA FUE ADULTERADA

El mo­tor da se­ña­les ca­si de in­me­dia­to, di­cen ex­per­tos. Dos abas­te­ce­do­ras fue­ron clau­su­ra­das por la SEC tras des­cu­brir que usa­ban eta­nol y me­ta­nol pa­ra mo­di­fi­car el com­bus­ti­ble que ven­dían.

La Hora - - Portada - Ma­ría Eu­ge­nia Durán

Eta­nol y me­ta­nol fue­ron los pro­duc­tos que dos ben­ci­ne­ras de San­tia­go, clau­su­ra­das por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Elec­tri­ci­dad y Com­bus­ti­ble (SEC) es­ta se­ma­na, usa­ron pa­ra adul­te­rar el com­bus­ti­ble que ven­dían. Los ex­per­tos ad­vier­ten que son va­rias las sus­tan­cias que se pue­den mez­clan ma­li­cio­sa­men­te con la ben­ci­na o el dié­sel pa­ra ha­cer­los ren­dir, co­mo parafina e in­clu­so agua, y que pa­ra evi­tar da­ños se­rios en los vehícu­los es im­por­tan­te es­tar aten­tos al com­por­ta­mien­to del mo­tor, el que de­tec­ta rá­pi­da­men­te cual­quier ano­ma­lía en es­te sen­ti­do.

Aun­que ad­mi­te que es una reali­dad en nues­tro país, Al­ber­to Es­co­bar, ge­ren­te de mo­vi­li­dad de Au­to­mó­vil Club de Chi­le, cree que la adul­te­ra­ción de com­bus­ti­ble no es una prác­ti­ca ha­bi­tual. “La ta­sa de adul­te­ra­ción de ga­so­li­na en las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio en Chi­le es muy baja, pues­to que la nor­ma­ti­va y los es­tán­da­res de ca­li­dad que se exi­gen pa­ra la co­mer­cia­li­za­cio­nes de com­bus­ti­bles lí­qui­dos son muy ri­gu­ro­sos”, afir­ma.

En opi­nión de Luis Muñoz, do­cen­te de las ca­rre­ras de Me­cá­ni­ca Au­to­mo­triz y Au­to­tró­ni­ca de Duoc UC Val­pa­raí­so, lo que sí es co­mún es la fal­ta de man­ten­ción de los sis­te­mas de al­ma­ce­na­mien­to en las ben­ci­ne­ras, es­pe­cial­men­te del pe­tró­leo, “que aquí se al­ma­ce­na muy su­cio y los vehícu­los pe­tro­le­ros nue­vos son muy de­li­ca­dos al com­bus­ti­ble que se les apli­que”.

Otra ano­ma­lía que se ha de­tec­ta­do, es­pe­cial­men­te en la lo­co­mo­ción co­lec­ti­va -aña­de Muñoz, es la mez­cla de pe­tró­leo con parafina. “En la prác­ti­ca fun­cio­na, pero es­to da­ña mu­cho el mo­tor por­que la parafina es se­ca y no tie­ne un efec­to lu­bri­can­te, al tiem­po que con­ta­mi­na”, apun­ta.

CÓ­MO RE­CO­NO­CER EL PRO­BLE­MA

Aun­que es ca­si im­po­si­ble que un con­duc­tor de­tec­te los pro­ble­mas en la ben­ci­na an­tes de car­gar­la en su vehícu­lo, a jui­cio de los ex­per­tos el mo­tor del au­to da­rá rá­pi­da­men­te se­ña­les de que al­go no an­da bien.

“Lo que uno al­can­za a an­dar con el com­bus­ti­ble adul­te­ra­do no es mu­cho. El mo­tor em­pie­za a fa­llar pron­to, a per­der po­ten­cia, hay ti­ro­nes, se pa­ra re­pen­ti­na­men­te o in­clu­so no en­cien­de más”, ex­pli­ca Muñoz, quien agre­ga que tam­bién se pue­de

ver hu­mo sa­lien­do del es­ca­pe o sen­tir­se al­gún olor ex­tra­ño.

An­te es­to, el ge­ren­te del Au­to­mó­vil Club de Chi­le acon­se­ja no for­zar­lo y de­jar­lo de­te­ni­do, ya que la pre­sen­cia de sus­tan­cias co­rro­si­vas en el mo­tor pue­de in­clu­so pro­vo­car que és­te que­de inu­ti­li­za­do de por vi­da. “No só­lo po­dría cau­sar da­ños irre­ver­si­bles en los ci­lin­dros del mo­tor, sino que tam­bién en el sis­te­ma de in­yec­ción, en los fil­tros de la ga­so­li­na y en los pis­to­nes”, di­ce.

Lo ideal es lle­var el vehícu­lo lo an­tes po­si­ble al ser­vi­cio téc­ni­co pa­ra que le ha­gan un la­va­do de es­tan­que, un cam­bio de fil­tros de com­bus­ti­ble y una lim­pie­za de in­yec­to­res, con­cuer­dan.

“Si car­go en cual­quier par­te pue­do no sa­ber de dón­de es el com­bus­ti­ble adul­te­ra­do”. Luis Muñoz, do­cen­te de Me­cá­ni­ca Au­to­mo­triz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.