Au­gus­to Schus­ter jue­ga a ser el pa­tas ne­gras en Me­ga

San­ti, su rol en Tran­qui­lo Pa­pá, se en­re­da­rá fi­nal­men­te con una jo­ven com­pro­me­ti­da. “Lo ha­ce por amor” di­ce.

La Hora - - Tiempo Libre - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

No es pri­me­ra vez que in­ter­pre­ta a un es­co­lar enamo­ra­do, pero es­ta vez Au­gus­to Schus­ter ha te­ni­do que lu­char el do­ble pa­ra con­quis­tar a la he­roí­na de turno. En Tran­qui­lo Pa­pá, la nue­va ves­per­ti­na de Me­ga, da vi­da a un ado­les­cen­te aco­mo­da­do y man­te­ni­do que se enamo­ra de una re­vo­lu­cio­na­ria es­tu­dian­te de dis­tin­ta cla­se so­cial. El pun­to ne­gro pa­ra San­tia­go, su per­so­na­je, es que su ama­da es­tá com­pro­me­ti­da. “Ha he­cho de to­do por con­quis­tar­la, y aho­ra da­rá un gran pa­so”, co­men­ta Schus­ter, quien en el ca­pí­tu­lo de hoy, y des­pués de va­rios in­ten­tos, be­sa­rá a Ma­don­na (rol de Pau­la Luch­sin­ger).

“El pro­ble­ma es que él la ha en­ga­ña­do to­do el ra­to, pero lo ha­ce por­que es­tá enamo­ra­do has­ta las pa­tas. No le ha di­cho que es de cla­se al­ta, ni que no le gus­ta­ban las mar­chas. Só­lo sus sen­ti­mien­tos le son ho­nes­tos”, re­co­no­ce.

-¿Pero no te im­por­ta ser el pa­tas ne­gras de Ma­don­na?

-A mi per­so­na­je no le im­por­ta. Él no quie­re ser pla­to de se­gun­da me­sa, pero ha­rá lo im­po­si­ble por es­tar con ella.

Pi­tu­ca sin lu­cas Po­bre

- En y tu pa­re­ja fue Ma­ria­na di Gi­ró­la­mo, quien hoy se­du­ce a

ga­llo

un sa­cer­do­te en ¿De al­gu­na for­ma le eres in­fiel al te­ner otro amor te­le­vi­si­vo?

nues­tros pe­ca­dos. Per­do­na

-Son co­sas que pa­san (ríe). El elen­co de Tran­qui­lo Pa­pá tu­vo cam­bios en re­la­ción a te­le­se­ries an­te­rio­res, por lo que me ha to­ca­do tra­ba­jar con ac­to­res que no co­no­cía. Con Pau­la to­do ha re­sul­ta­do sú­per bien, y pa­ra mí es un ho­nor com­par­tir es­ce­nas con ac­to­res de los que pue­do apren­de a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.