Crean úte­ro ar­ti­fi­cial pa­ra be­bés pre­ma­tu­ros

Ha si­do pro­ba­do só­lo con cor­de­ros, pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran con­cre­tar prue­bas con hu­ma­nos en los pró­xi­mos años.

La Hora - - En2minutos - Ce­ci­lia Ri­ve­ra H.

Cien­tí­fi­cos de EE.UU. desa­rro­lla­ron una “bio­bol­sa” que han pro­ba­do exi­to­sa­men­te con cor­de­ros. En los pró­xi­mos tres años se ini­cia­rían los en­sa­yos con hu­ma­nos.

Un be­bé pre­ma­tu­ro, que na­ce an­tes de las 37 se­ma­nas de ges­ta­ción, es co­nec­ta­do a má­qui­nas de res­pi­ra­ción y otros ar­te­fac­tos den­tro de una in­cu­ba­do­ra con la es­pe­ran­za de que com­ple­te su de­sa­rro­llo y lo­gre so­bre­vi­vir sin se­cue­las.

Sin em­bar­go, al­gu­nos pre­ma­tu­ros co­rren un al­to ries­go, so­bre to­do los na­ci­dos an­tes de las 26 se­ma­nas de ges­ta­ción, ya que el lí­mi­te de via­bi­li­dad pa­ra un fe­to es­tá en­tre las 22 y 23 se­ma­nas.

En ese con­tex­to, y bus­can­do una so­lu­ción me­nos trau­má­ti­ca pa­ra el de­sa­rro­llo fue­ra del úte­ro ma­terno de los pre­ma­tu­ros más pe­que­ños, in­ves­ti­ga­do­res del Hos­pi­tal In­fan­til de Fi­la­del­fia (no­res­te de Es­ta­dos Uni­dos) crea­ron un úte­ro ar­ti­fi­cial que brin­da un am­bien­te muy si­mi­lar al na­tu­ral.

La pre­ma­tu­ri­dad ex­tre­ma es la prin­ci­pal cau­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til en Es­ta­dos Uni­dos, con más de un ter­cio de las muer­tes, mien­tras que los be­bés so­bre­vi­vien­tes sue­len pa­de­cer pa­rá­li­sis ce­re­bral u otro ti­po de dis­ca­pa­ci­dad gra­ve.

Es­te nue­vo sis­te­ma ex­tra ute­ri­no otor­ga­ría se­ma­nas adi­cio­na­les de de­sa­rro­llo pa­ra que los be­bés si­gan for­mán­do­se co­mo fe­tos y no tan­to co­mo re­cién na­ci­dos, lo que au­men­ta­ría sus pro­ba­bi­li­da­des de so­bre­vi­ven­cia y de ges­tar­se sin pro­ble­mas.

Los in­ves­ti­ga­do­res crea­ron un con­te­ne­dor trans­pa­ren­te lleno de una so­lu­ción a ba­se de elec­tro­li­to, pa­ra imi­tar el lí­qui­do am­nió­ti­co en el que flo­ta un be­bé den­tro del úte­ro ma­terno. La “bio­bol­sa”, co­mo la de­no­mi­nan los cien­tí­fi­cos, fue co­nec­ta­da a una pla­cen­ta me­cá­ni­ca que oxi­ge­na la san­gre del be­bé (ver in­fo­gra­fía).

PRI­ME­RAS PRUE­BAS

Has­ta aho­ra el sis­te­ma ha si­do pro­ba­do só­lo con cor­de­ros (fo­to), pe­ro el equi­po a car­go de la in­ves­ti­ga­ción es­pe­ra ini­ciar en­sa­yos con hu­ma­nos en los pró­xi­mos tres a cin­co años.

Los re­sul­ta­dos con los ani­ma­les se­rían exi­to­sos. “De­mos­tra­mos que los cor­de­ros fe­ta­les pre­ma­tu­ros ex­tre­mos se pue­den apo­yar con­sis­ten­te­men­te en un dis­po­si­ti­vo ex­tra­cor­po­ral pa­ra un má­xi­mo de cua­tro se­ma­nas sin al­te­ra­ción fi­sio­ló­gi­ca apa­ren­te o in­su­fi­cien­cia de ór­ga­nos”, di­ce el in­for­me del pro­yec­to pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Na­tu­re Com­mu­ni­ca­tions.

La doc­to­ra Emily Par­trid­ge, au­to­ra prin­ci­pal del es­tu­dio, de­ta­lló que “co­men­za­mos con un pe­que­ño fe­to que es bas­tan­te iner­te y pa­sa la ma­yor par­te del tiem­po dur­mien­do. A lo lar­go de cua­tro se­ma­nas ve­mos a ese fe­to abrir los ojos, te­ner la­na, res­pi­rar, na­dar”.

Si bien no es la pri­me­ra vez que se crea un sis­te­ma de es­te ti­po, se­ría el más sim­ple en cuan­to a los pro­ce­di­mien­tos y, por tan­to, ofre­ce­ría ma­yor au­to­no­mía al fe­to pa­ra que se desa­rro­lle den­tro de un úte­ro ar­ti­fi­cial.

“Es­tos re­sul­ta­dos son su­pe­rio­res a to­dos los in­ten­tos an­te­rio­res de so­por­te ex­tra­cor­pó­reo del fe­to pre­ma­tu­ro tan­to en du­ra­ción y bie­nes­tar fi­sio­ló­gi­co”, di­ce la pu­bli­ca­ción.

“A lo lar­go de cua­tro se­ma­nas ve­mos a ese fe­to abrir los ojos, te­ner la­na, res­pi­rar, na­dar”. Emily Par­trid­ge, au­to­ra prin­ci­pal del es­tu­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.