Nuria: só­lo pa­ra va­lien­tes

El per­nil con pa­pas co­ci­das de es­te tra­di­cio­nal res­to­rán ca­pi­ta­lino es pa­ra cam­peo­nes. Un au­tén­ti­co cerro de co­mi­da co­ro­na­do por una bue­na por­ción de chu­crut. Rico y abun­dan­te.

La Hora - - Tiempo Libre - Ig­na­cio To­bar

“Es­pé­re­se no­más. Va­mos a ver si no le va a gus­tar”. La ad­ver­ten­cia del mo­zo es le­tal. Se ave­ci­na un pla­to que pa­ra cual­quier co­men­sal es una gro­se­ría. Es­ta­mos en el Nuria del Por­tal Fer­nán­dez Con­cha, fren­te a la Pla­za de Ar­mas, la me­jor su­cur­sal de es­ta tra­di­cio­nal ca­de­na de res­to­ra­nes ca­pi­ta­li­nos ex­per­ta en car­nes y en abun­dan­cia. Y que po­see una gran­ja don­de pro­du­ce sus pro­pias car­nes y em­bu­ti­dos.

El lo­cal es gran­de, con pi­so de ce­rá­mi­ca y me­sas con olor a pa­ño hú­me­do. La es­pe­ra se ha­ce con un pan fo­me y un po­co que­ri­ble pe­bre. Error clá­si­co del sec­tor cen­tro de San­tia­go, don­de no sue­le va­lo­rar­se el pi­ca­di­llo an­tes de la co­mi­da.

En po­cos mi­nu­tos lle­ga un per­nil con pa­pas y una bue­na do­sis de chu­crut. En efec­to, es una gro­se­ría que des­bor­da el pla­to. El mo­zo -al­go par­lan­chín, pe­ro sim­pá­ti­co­di­ce que la coc­ción tar­da tres ho­ras y que hay que co­mer­se el cue­ro y la car­ne. To­do va­le, di­ce.

Gra­cias, pe­ro no. En es­ta oca­sión el cue­ro que­da fue­ra. El cu­chi­llo en­tra en el pe­da­zo de per­nil sor­tean­do la gra­sa has­ta lle­gar a la car­ne. Las ho­ras en la olla la han des­hi­la­cha­do sin per­der su ju­go­si­dad. Es sa­bro­sa y se ha­ce man­te­qui­lla en la bo­ca. Arri­ba el chu­crut pa­re­ce pa­sa­do por la plan­cha del lo­cal, tie­ne ese inigua­la­ble sa­bor del ves­ti­gio de la fri­tan­ga. Rico, ge­ne­ro­so. Lo me­jor es jun­tar car­ne y chu­crut en el te­ne­dor y co­mer. Ob­vio. Es tan bue­na la com­bi­na­ción que las pa­pas co­ci­das pa­re­cen fan­tas­mas en el pla­to.

Al po­co an­dar, eso sí, que­das sa­tis­fe­cho. Es­te pla­to es­tá he­cho pa­ra dos o qui­zás pa­ra va­lien­tes que lue­go ten­drán un ra­to pa­ra una sies­ta o una ex­ten­sa so­bre­me­sa. Por ello escoja un sá­ba­do o un do­min­go, por­que ha­cer es­ta ha­za­ña y vol­ver a la ofi­ci­na no es muy saludable. No co­me­ta el error de pe­dir Co­ca-Co­la co­mo acom­pa­ña­mien­to. Pa­ra pe­leár­se­la a es­te cer­do hay que em­pi­nar una co­pa de tin­to. Y si le so­bra la mi­tad, pí­da­la pa­ra lle­var y en ca­sa cor­te ti­ras de per­nil y mé­ta­las a una ma­rra­que­ta con pal­ta. Ya ve­rá.

Nuria Fer­nán­dez Con­cha 964, San­tia­go Cen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.