BALLENAAZUL: LAS SE­ÑA­LES QUE LOS PA­PÁS DE­BEN VER

Desafío de prue­bas pe­li­gro­sas que se ha ex­ten­di­do por in­ter­net mo­ti­vó in­clu­so un co­men­ta­rio de la Pre­si­den­ta. Ex­per­tos acon­se­jan un diá­lo­go no in­tru­si­vo con los hi­jos y no so­bre­rreac­cio­nar.

La Hora - - News - Na­ta­lia Heus­ser H.

Alar­ma ha cau­sa­do en es­tos úl­ti­mos días el jue­go Blue Wha­le o La Ba­lle­na Azul, un con­jun­to de desafíos que ame­na­za a ni­ños y ado­les­cen­tes, ya que los in­vi­ta a a su­pe­rar 50 crue­les prue­bas, una por día.

En­tre los re­tos, que de­ben ser do­cu­men­ta­dos, apa­re­ce cor­tar­se el bra­zo con una na­va­ja, acer­car­se al bor­de de un pre­ci­pi­cio y la última de ellas con­sis­ti­ría en sui­ci­dar­se sal­tan­do des­de un bal­cón.

El fe­nó­meno se ha ex­ten­di­do rá­pi­da­men­te a tra­vés de in­ter­net y de las re­des so­cia­les, al­go que ge­ne­ra preo­cu­pa­ción en pa­dres. ¿Có­mo se pue­de evi­tar que los hi­jos cai­gan en es­ta di­ná­mi­ca o có­mo de­tec­tar­lo en ca­so de que ocu­rra?.

Va­nia Mar­tí­nez, si­quia­tra in­fan­til y del ado­les­cen­te y aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Chi­le en­tre­ga al­gu­nas pis­tas pa­ra cal­mar los áni­mos.

“Lo prin­ci­pal es crear ca­na­les abier­tos de co­mu­ni­ca­ción en­tre adul­tos y jó­ve­nes. Pa­ra abor­dar y son­dear el te­ma no hay que ha­cer­lo de ma­ne­ra in­tru­si­va, co­mo pe­dir las cla­ves de Fa­ce­book o re­vi­sar el ce­lu­lar por­que au­men­ta la des­con­fian­za de los hi­jos y des­pués no re­cu­rren a no­so­tros an­te una emer­gen­cia. Tam­po­co hay que so­bre­rreac­cio­nar si nos cuen­tan que al­gún com­pa­ñe­ro de ellos es­tá si­guien­do el jue­go. Lo peor es de­cir ¡qué te­rri­ble! Lo ideal es po­ner­lo en el ca­so y pre­gun­tar­le ¿qué pien­sas de La Ba­lle­na Azul? o ¿qué ha­rías si un ami­go te cuen­ta que lo es­tá ju­gan­do? Así es más fá­cil lle­gar a una con­ver­sa­ción pro­fun­da”, pre­ci­sa Mar­tí­nez.

Jun­to a es­to opi­na que es con­tra­pro­du­cen­te res­trin­gir el uso de la web, jus­to en una edad don­de el ado­les­cen­te es­tá em­pe­zan­do a te­ner in­de­pen­den­cia. “No se le pue­de de­jar sin ce­lu­lar a un chi­co de 14 años, es im­po­si­ble con­tro­lar­lo por com­ple­to por­que se las va a in­ge­niar pa­ra ac­ce­der igual. No es una me­di­da vá­li­da”, afir­ma.

Por su par­te Daniel Hal­pern, di­rec­tor de Tren Di­gi­tal UC, se­ña­la que siem­pre hay que po­ner­le aten­ción al com­por­ta­mien­to del jo­ven en In­ter­net.

“El pri­mer sín­to­ma al que se

“Lo peor es de­cir ¡qué te­rri­ble! Lo ideal es po­ner al jo­ven en el ca­so y pre­gun­tar­le ¿qué pien­sas de La Ba­lle­na Azul?”. Va­nia Mar­tí­nez, si­quia­tra y aca­dé­mi­ca de la U. de Chi­le.

de­be es­tar aten­to es si el ni­ño se en­fo­ca más en la vi­da en lí­nea que en la of­fli­ne. In­de­pen­dien­te del jue­go de la ba­lle­na es­ta ac­ti­tud ya es pe­li­gro­sa, por­que quie­re de­cir que el jo­ven es­tá va­lo­ran­do más la ima­gen y la opi­nión de otros que la vi­da real”, acla­ra.

Raúl Car­va­jal, si­có­lo­go de la Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, tie­ne una pos­tu­ra más ra­di­cal fren­te a la li­mi­ta­ción del uso de re­des so­cia­les. “To­das las pan­ta­llas has­ta los 15 o 16 años de­be­rían es­tar re­gu­la­das por los pa­dres. Es un error pen­sar que el compu­tador es un es­pa­cio pri­va­do del ni­ño y te­ne­mos la obli­ga­ción de che­quear eva­luar y su­per­vi­sar su uso, sin caer en ex­tre­mos. To­do lo que hay en es­pa­cio vir­tual pue­de ser pe­li­gro­so y hay que asu­mir eso. Es­tos jue­gos se sos­tie­nen so­bre la au­sen­cia de los pa­dres”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.