Ve­ci­nos del Fo­res­tal pi­den me­di­das por in­di­gen­tes

Las in­me­dia­cio­nes del Mu­seo de Be­llas Ar­tes se han vuel­to el ho­gar de mu­chos in­di­gen­tes.

La Hora - - News - Carolina Ju­lio

In­me­dia­cio­nes del Mu­seo de Be­llas Ar­tes se han vuel­to un fo­co de ri­ñas y asal­tos, de­nun­cian. La Mu­ni­ci­pa­li­dad di­ce que es­tá ata­da de ma­nos.

Por la ma­ña­na, la fa­cha­da del Mu­seo de Be­llas Ar­tes lu­ce co­mo una es­pe­cie de cam­ping. Va­rias per­so­nas en con­di­ción de ca­lle se han to­ma­do el sec­tor, y se­gún los ve­ci­nos, la si­tua­ción se ha he­cho in­sos­te­ni­ble en el tiem­po. Los pro­pie­ta­rios re­cla­man que la se­gu­ri­dad del ba­rrio ha dis­mi­nui­do, que es di­fí­cil ca­mi­nar por ahí y que hay asal­tos a ple­na luz del día. Pe­ro la le­gis­la­ción di­ce que mien­tras no exis­ta al­gún dis­tur­bio en el que de­ba in­ter­ve­nir la fuerza pú­bli­ca, el Es­ta­do no pue­de obli­gar a nin­gu­na per­so­na en con­di­ción de ca­lle a ir a un ho­gar.

Se­gún el úl­ti­mo ca­tas­tro de per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle rea­li­za­do por el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo so­cial el 2011, 12.255 per­so­nas vi­ven así en nues­tro país, de las que un 84% son hom­bres y el 16% res­tan­te, mu­je­res. Y las ci­fras, se­gún cons­ta­tó la car­te­ra en su épo­ca, de­be­rían ir en au­men­to.

Pa­ra los ve­ci­nos del Par­que Fo­res­tal la con­vi­ven­cia se ha vuel­to agria. Re­ve­lan que du­ran­te el úl­ti­mo tiem­po los pro­ble­mas que arras­tran con es­tas per­so­nas han he­cho que apa­rez­ca un fo­co de delincuencia en la zo­na y les preo­cu­pa que el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del sec­tor se pier­da por es­to.

Pa­ra Héctor Ver­ga­ra, pre­si­den­te de la Jun­ta de Ve­ci­nos del Par­que Fo­res­tal, la si­tua­ción es de­li­ca­da. Por un la­do en­tien­de y de­fien­de la de­ci­sión de vi­vir ese ti­po de vi­da, pe­ro tam­bién re­mar­ca que no son las per­so­nas, sino sus con­duc­tas, las que ha­cen que apa­rez­can los pro­ble­mas.

“Ellos tie­nen una for­ma de vi­vir muy di­fe­ren­te. Ahí hay delincuencia, al­coho­lis­mo, ade­más de pro­ble­mas men­ta­les”, di­ce.

Va­rios ve­ci­nos se han mos­tra­do in­có­mo­dos con la ma­ne­ra de vi­vir de es­tas per­so­nas . Re­cla­man que tie­nen se­xo a ple­na luz del día y sos­tie­nen que asal­tan a la gen­te.

“Hu­bo un te­ma de una muer­te de una per­so­na y eso ge­ne­ró un po­lo de in­se­gu­ri­dad. El otro día hu­bo un asal­to a las nue­ve y me­dia de la ma­ña­na a unos tu­ris­tas jus­to a la sa­li­da del Mu­seo de Be­llas Ar­tes”, agre­ga el pre­si­den­te de la Jun­ta de Ve­ci­nos.

“La cu­na del ar­te es­tá aso­cia­do a es­tas per­so­nas vi­vien­do ahí. Hay un te­ma de pa­tri­mo­nio que es­tá en ries­go, pe­ro la­men­ta­ble­men­te la le­gis­la­ción no da so­lu­ción a es­te te­ma” con­clu­ye.

MU­NI­CI­PIO

En la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go son cons­cien­tes de la can­ti­dad de per­so­nas que vi­ven en la ca­lle y tie­nen pla­nes pa­ra apo­yar­los a sa­lir del círcu­lo de la in­di­gen­cia. Pe­ro se­gún cuen­tan, no siem­pre se tra­ta de un te­ma de re­cur­sos, sino más bien de la vo­lun­tad.

“Co­mo mu­ni­ci­pa­li­dad te­ne­mos des­de el año 2002 pro­gra­mas de tra­ba­jo con las per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle. Hoy día tra­ba­ja­mos con dos pro­gra­mas con­ti­nuos que du­ran to­do el año que son de acom­pa­ña­mien­to si­co­so­cial”, di­ce De­bo­rah Vidal, de la Sub­di­rec­ción de Desa­rro­llo So­cial.

“Nues­tro te­ma de to­pe es la vo­lun­tad. No po­de­mos obli­gar a na­die”, agre­ga.

Se­gún Vidal, se ha in­ter­ve­ni­do el sec­tor del Mu­seo, pe­ro só­lo dos in­di­gen­tes han acep­ta­do la ayu­da mu­ni­ci­pal. “Del sec­tor de Par­que Fo­res­tal te­ne­mos dos per­so­nas que acep­ta­ron el pro­ce­so de acom­pa­ña­mien­to. Aún no quie­ren sa­lir de ahí pe­ro ya fue­ron ins­cri­tos en el con­sul­to­rio y se les in­gre­só al Co­sam (Cen­tro de Sa­lud Men­tal) por el te­ma del con­su­mo”, ase­ve­ró.

La per­so­ne­ra mu­ni­ci­pal ase­gu­ra que la ins­ti­tu­ción no pue­de ha­cer más que in­ter­ve­nir de es­ta ma­ne­ra y otor­gar­les sub­si­dios pa­ra que vi­van en hos­pe­da­jes. En­tien­den el asun­to co­mo un te­ma de de­re­chos hu­ma­nos y to­ma de de­ci­sio­nes pro­pias.

“Es muy di­fí­cil por­que no pue­des obli­gar­los, no hay nin­gún ins­tru­men­to le­gal. So­lo el per­fil más com­ple­jo es re­ci­bi­do por los al­ber­gues”, cie­rra Vidal.

“Nues­tro te­ma de to­pe es la vo­lun­tad. No po­de­mos obli­gar a na­die (a de­jar la ca­lle)”. De­bo­rah Vidal, sub­di­rec­ción de Desa­rro­llo So­cial de San­tia­go

Va­rias per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle deam­bu­lan co­ti­dia­na­men­te por el sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.