Dos años to­ma­rá la sa­li­da de Ve­ne­zue­la de la OEA

Du­ran­te ese pe­río­do, el país pe­tro­le­ro de­be­rá sal­dar su deu­da eco­nó­mi­ca con el or­ga­nis­mo y man­te­ner sus obli­ga­cio­nes den­tro del mis­mo.

La Hora - - Mundo - Cecilia Ri­ve­ra H.

El go­bierno de Ve­ne­zue­la cum­plió su pro­me­sa y anun­ció que de­ja­rá la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), lue­go que el miér­co­les el Con­se­jo Per­ma­nen­te del or­ga­nis­mo apro­ba­ra rea­li­zar una reunión de con­sul­ta de can­ci­lle­res so­bre la cri­sis eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal que afec­ta a la na­ción pe­tro­le­ra.

La de­ci­sión del go­bierno del Pre­si­den­te Ni­co­lás Maduro abre una se­rie de in­te­rro­gan­tes res­pec­to de lo que su­ce­de­rá, en me­dio de la ten­sión por la cre­cien­te ola de pro­tes­tas y vio­len­cia que se ha desata­do en el úl­ti­mo mes en Ve­ne­zue­la y que ha de­ja­do al me­nos 29 per­so­nas muer­tas.

Sin em­bar­go, el anun­cio de la can­ci­ller ve­ne­zo­la­na, Delcy Ro­drí­guez, de no vol­ver a par­ti­ci­par “de nin­gu­na ac­ti­vi­dad y de nin­gún even­to” de la OEA a par­tir de la tar­de del miér­co­les no es tan in­me­dia­ta, ya que se tra­ta de un pro­ce­so que de­mo­ra dos años.

Se­gún la Carta de la OEA, du­ran­te ese pe­río­do el país que ini­cie su sa­li­da del blo­que de­be man­te­ner las mis­mas obli­ga­cio- nes y res­pon­sa­bi­li­da­des que tie­ne cual­quier otro que sea miem­bro pleno de la en­ti­dad.

Ade­más, pa­ra lo­grar su des­vin­cu­la­ción de­fi­ni­ti­va, Ve­ne­zue­la ten­drá que sal­dar cual­quier deu­da eco­nó­mi­ca que ten­ga pen­dien­te con la OEA, que se­gún ha di­fun­di­do la agen­cia Efe, as­cien­de a ocho mi­llo­nes de dó­la­res ($5.300 mi­llo­nes).

En tan­to, a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter, el vi­ce­pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal (Par­la­men­to, uni­ca­me­ral) de Ve­ne­zue­la, el lí­der opo­si­tor Freddy Gue­va­ra, plan­teó que el Eje­cu­ti­vo ne­ce­si­ta­ría “mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción” pa­ra aban­do­nar la en­ti­dad in­ter­na­cio­nal.

La OEA es un or­ga­nis­mo fun­da­men­tal­men­te de diá­lo­go po­lí­ti­co, por lo que el im­pac­to de la de­ci­sión ve­ne­zo­la­na se­rá prin­ci­pal­men­te sim­bó­li­co.

En ese sen­ti­do, la de­ci­sión de Ca­ra­cas evi­den­cia el cre­cien­te ais­la­mien­to de su go­bierno a ni­vel in­ter­na­cio­nal y cie­rra un po­si­ble es­pa­cio de diá­lo­go pa­ra tra­tar la cri­sis de la na­ción.

En ri­gor, el go­bierno de Maduro só­lo se ade­lan­tó a la ad­ver­ten­cia de la OEA de sus­pen­der a Ve­ne­zue­la co­mo miem­bro si no ga­ran­ti­za­ba una so­lu­ción de­mo­crá­ti­ca a la cri­sis del país. Y pe­se a que Ve­ne­zue­la pre­sen­ta­rá hoy su carta de re­nun­cia, la OEA, in­te­gra­da por 35 paí­ses, igual­men­te po­dría de­ci­dir la sus­pen­sión.

“Co­mo Je­fe de Es­ta­do en uso de mis atri­bu­cio­nes ex­clu­si­vas de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción he or­de­na­do el in­me­dia­to re­ti­ro de la OEA” Ni­co­lás Maduro, Pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.