La clá­si­ca avis­pa con mo­tor de 150 cc

La ver­sión car­bu­ra­da de la mo­to­ne­ta ita­lia­na se lla­ma Ves­pa VXL 150 y vie­ne for­ja­da con la gra­cia del mo­men­to que la vio na­cer, la de­di­ca­ción de sus de­ta­lles y el se­llo eco­nó­mi­co de su pre­cio y ren­di­mien­to en el uso del com­bus­ti­ble.

La Hora - - Motor - Por Ale­xis Ca­res

Una Ves­pa es una mo­to, cla­ro. Ur­ba­na, es­ti­lo­sa, eco­nó­mi­ca, que­ri­ble, be­lla, im­pe­re­ce­de­ra. Pe­ro es­ta es mu­cho más que la ex­pe­rien­cia de te­ner un vehícu­lo mo­to­ri­za­do en dos rue­das. Es la he­ren­cia de un pe­da­zo de his­to­ria que ha­bla de una Eu­ro­pa que se po­nía de pie y de­bía re­to­mar su nor­ma­li­dad tras la des­truc­ción de la Se­gun­da Gue­rra.

Es­te pe­da­zo de en­ci­clo­pe­dia mó­vil bus­ca y apun­ta a due­ños con pre­ten­sio­nes so­cia­les de ayer y del hoy.

“La Ves­pa no es ita­lia­na”, di­jo ha­ce dos años el pre­si­den­te de la com­pa­ñía en la aper­tu­ra del Sa­lón de la Mo­to de Mi­lán,

aca­so la ci­ta más de­ci­si­va de las no­ve­da­des de es­ta in­dus­tria. ¿Pe­ro có­mo? “No, no es ita­lia­na, es del mun­do”, abro­chó an­te el aplau­so de la mul­ti­tud.

Es­ta vez, en La Ho­ra, sa­li­mos a de­mos­trar la te­sis del je­rar­ca de Piag­gio en los man­dos de es­ta Ves­pa VXL 150 que ha en­gro­sa­do la ga­ma de la avis­pa ita­lia­na en su ca­tá­lo­go na­cio­nal. Es pe­que­ña. En su fi­cha se ano­ta el me­tro y 77 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud y los 770 mm de al­tu­ra que tie­ne des­de el asien­to has­ta el sue­lo.

El asien­to de cue­ro ca­fé con le­che se ve vin­ta­ge pe­ro le fal­ta me­jor acol­cha­do. Tie­ne una ca­jue­la guar­da do­cu­men­tos muy prác­ti­ca en su columna cen­tral de­lan­te­ra, un “chu­pe­te” que ayu­da los arran­ques ma­ti­na­les en frío o bien si ha es­ta­do es­ta­cio­na­da mu­chos días sin par­tir y un es­pa­cio me­dia­na­men­te útil de­ba­jo del co­jín de asien­tos pa­ra sus dos ocu­pan­tes (no ca­be un cas­co in­te­gral gran­de). La po­si­ción de ma­ne­jo es muy a lo “si­lla de living”, así que los usua­rios de scoo­ters que gus­tan de es­ti­rar las pier­nas, me­jor bus­quen por otro la­do.

Y es muy li­via­na, ya que en la ba­lan­za del or­den de mar­cha pe­sa po­co más de 110 ki­los. Eso pue­de in­co­mo­dar, le­ve­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.