La re­gla que obli­gó al ar­que­ro a ju­gar con los pies cum­ple 25 años

Na­ció pa­ra agi­li­zar el fút­bol, pe­ro ter­mi­nó con­vir­tien­do al por­te­ro en un jugador más. ¿Cuán­to cam­bió el desa­rro­llo del jue­go un cuar­to de si­glo des­pués?

La Hora - - News - Cris­tian Gon­zá­lez Far­fán

Fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res 1991. Co­lo Co­lo ga­na 2-0 a Olim­pia. En pleno se­gun­do tiem­po, Li­zar­do Garrido ha­bi­li­ta a Daniel Mo­rón, quien ce­de con la mano a Ja­vier Mar­gas. És­te se la de­vuel­ve al Lo­ro. El ar­que­ro le da un bo­te­ci­to a la pe­lo­ta y re­cha­za con el pie. El Ca­ci­que ga­na 22 ne­ce­sa­rios se­gun­dos en esa ju­ga­da.

“Eso era as­que­ro­so, un chis­te, yo lo ha­cía por­que me apro­ve­cha­ba de la re­gla, pe­ro era un abu­so, so­lo pa­ra ha­cer tiem­po des­ca­ra­da­men­te”, re­co­no­ce Mo­rón, uno de los ar­que­ros que vi­vió la tran­si­ción ha­cia la re­gla que im­ple­men­tó la FIFA ha­ce exac­ta­men­te 25 años: la que obli­gó al por­te­ro a ju­gar con los pies tras un pa­se vo­lun­ta­rio.

La FIFA mi­ra­ba con des­dén esa ma­nía de ce­der al ar­que­ro pa­ra de­mo­rar la reanu­da­ción del jue­go. El Mun­dial Ita­lia 90 te­nía el peor pro­me­dio de go­les de la his­to­ria: 2,21 por par­ti­do. En­ton­ces la In­ter­na­cio­nal Board, en mayo de 1992, anun­ció la en­tra­da en vi­gen­cia de la me­di­da a par­tir de los Jue­gos Olímpicos de Bar­ce­lo­na. Des­de ese tor­neo, el por­te­ro se ex­po­nía a un ti­ro li­bre in­di­rec­to si co­gía el ba­lón con las ma­nos tras una ce­sión.

“La re­gla na­ció pa­ra agi­li­zar el jue­go, pe­ro trans­for­mó el pues­to de ar­que­ro, in­ci­dió en la for­ma­ción de los por­te­ros”, opi­na el analista tác­ti­co de Fox Sports y ex go­le­ro, Wal­de­mar Mén­dez. Mo­rón, des­de lue­go, al­te­ró sus se­sio­nes de en­tre­na­mien­to a par­tir de 1992: “Fue una de las me­jo­res re­glas que hi­zo la FIFA, fue al­go ma­ra­vi­llo­so”.

“Tu­ve que em­pe­zar a ju­gar con los pies. Los ar­que­ros-lí­be­ros ya exis­tían, pe­ro so­lo pa­ra in­te­rrum­pir una ju­ga­da; des­pués de la re­gla te­nía­mos que sa­ber con­tro­lar, sa­lir aso­cia­do y ela­bo­rar una ju­ga­da. An­tes los ar­que­ros en­tre­ná­ba­mos con otros ar­que­ros; no exis­tían los pre­pa­ra­do­res”, re­cuer­da el Lo­ro.

Mén­dez, en tan­to, su­gie­re que el por­te­ro “pa­só a ser un jugador de cam­po más” con la nueva in­di­ca­ción. “Em­pe­zó a par­ti­ci­par en el ‘ton­ti­to’ con sus com­pa­ñe­ros, tu­vo que apren­der a ju­gar por ba­jo, a sa­lir sin di­vi­dir el ba­lón. Sin es­ta re­gla, el ar­que­ro mo­derno no se­ría tan com­ple­to”, agre­ga el co­men­ta­ris­ta.

“Co­mo ex ar­que­ro su­frí con es­te cam­bio”, ad­mi­te Mén­dez, que ata­jó en Chi­le en­tre 1994 y 2005. “Me for­mé con la idea an­ti­gua, pe­ro ju­gué cuan­do la nueva re­gla se ha­bía apro­ba­do y sin­ce­ra­men­te no te­nía los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ello”.

“El bio­ti­po del ar­que­ro -apun­ta Mén­dez- fue cam­bian­do: hoy son mu­cho más fle­xi­bles y elás­ti­cos. Com­pa­ro, por ejem­plo, un Clau­dio Bravo ver­sus un Chi­la­vert o un Oli­ver Kahn. Los dos úl­ti­mos te­nían otra es­truc­tu­ra”.

Mien­tras Mén­dez cree que la re­gla mo­di­fi­có el desa­rro­llo del jue­go, el ex DT de la Sub 17 en 1993, Leo­nar­do Véliz, pien­sa di­fe­ren­te. “La nor­ma no fue tan pre­pon­de­ran­te en lo tác­ti­co; sí en lo téc­ni­co. Obli­gó a in­cluir a los ar­que­ros en el tra­ba­jo con ba­lón. Los pre­pa­ra­do­res de ar­que­ros fue­ron in­cor­po­ra­dos a los cuer­pos téc­ni­cos. A mí me cos­tó con­ven­cer a Ariel Sa­las (me­ta de la Sub 17 ter­ce­ra del mun­do en Ja­pón) de que te­nía que ju­gar de otra for­ma. An­tes se ha­bla­ba de un sis­te­ma 4-3-3, ni si­quie­ra se men­cio­na­ba al ar­que­ro; hoy se ha­bla de 1-4-3-3”, di­ce el Po­llo.

Mo­rón, en la lí­nea de Mén­dez, opi­na que los ri­va­les tam­bién acu­sa­ron re­ci­bo. “Hoy los de­lan­te­ros pre­sio­nan arri­ba al ar­que­ro, tie­ne un sen­ti­do tác­ti­co. La re­gla obli­gó a los de­fen­sas tam­bién a mo­di­fi­car su jue­go”. Y agre­ga: “Bravo, Neuer y Ter Ste­gen son los ex­po­nen­tes de es­te es­ti­lo; ju­gar con el pie hoy es im­por­tan­te, pe­ro no una con­di­ción in­tran­sa­ble: yo pre­fie­ro que ata­je”.

“Lo que yo ha­cía era as­que­ro­so, un chis­te. Por eso di­go que la re­gla fue una de las me­jo­res”. Daniel Mo­rón, ex ar­que­ro de Co­lo Co­lo.

Bravo es uno de los má­xi­mos ex­po­nen­tes de los ar­que­ros con gran jue­go de pies.

Mo­rón vi­vió la tran­si­ción de la re­gla ha­cia el ar­que­ro-jugador.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.