Un úte­ro ar­ti­fi­cial

La Hora - - En2minutos - Gabriel León Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

El desa­rro­llo de em­brio­nes hu­ma­nos fue­ra del úte­ro ma­terno ha si­do un te­ma que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do re­le­ga­do a la cien­cia fic­ción. Des­de el li­bro Un Mun­do Fe­liz de Al­dous Hux­ley has­ta la más re­cien­te pe­lí­cu­la The Ma­trix, he­mos vis­to la idea de hu­ma­nos cre­cien­do en un úte­ro ar­ti­fi­cial co­mo cer­ca­na. Al­go que po­dría even­tual­men­te ocu­rrir. En el ca­so de la cien­cia fic­ción, el usar úte­ros ar­ti­fi­cia­les ha si­do aso­cia­do a una suer­te de con­trol de la hu­ma­ni­dad; sin em­bar­go, des­de la ve­re­da es­tric­ta­men­te mé­di­ca, exis­ten bue­nas ra­zo­nes pa­ra desa­rro­llar es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos. Un fe­to hu­mano de 23 se­ma­nas de ges­ta­ción tie­ne ca­si nu­las po­si­bi­li­da­des de sobrevivir fue­ra del úte­ro ma­terno. Sin em­bar­go, ca­da día adi­cio­nal que el fe­to pue­da desa­rro­llar­se den­tro del úte­ro – o en un am­bien­te que ten­ga con­di­cio­nes si­mi­la­res– au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­ven­cia. Ha­ce una se­ma­na atrás, un gru­po de mé­di­cos de EE.UU. des­cri­bió un sis­te­ma que ha per­mi­ti­do man­te­ner vi­vos y en bue­na con­di­ción a cor­de­ros en desa­rro­llo que so­lo al­can­za­ron el equi­va­len­te a las 22 a 24 se­ma­nas de ges­ta­ción hu­ma­na. El sis­te­ma –bau­ti­za­do co­mo Bio­bag– es una bolsa gran­de de po­li­eti­leno lle­na de un lí­qui­do cu­ya com­po­si­ción imi­ta a la del lí­qui­do am­nió­ti­co. Den­tro de la bolsa se pu­so un cor­de­ro pre­ma­tu­ro que ha­bía na­ci­do por ce­sá­rea y se co­nec­ta­ron la ve­na y las ar­te­rias um­bi­li­ca­les a un sis­te­ma de oxi­ge­na­ción sin bom­ba, uti­li­zan­do el co­ra­zón del pro­pio fe­to pa­ra ha­cer cir­cu­lar la san­gre. Los in­ves­ti­ga­do­res pro­ba­ron va­rias for­mas de cir­cu­la­ción del lí­qui­do am­nió­ti­co y de co­ne­xión del sis­te­ma de oxi­ge­na­ción de san­gre. Los cor­de­ros en desa­rro­llo es­tu­vie­ron un má­xi­mo de 28 días cre­cien­do en es­te sis­te­ma, lo que per­mi­tió que com­ple­ta­ran su desa­rro­llo y que sus pul­mo­nes y de­más ór­ga­nos ma­du­ra­ran . Fi­nal­men­te, fue­ron des­co­nec­ta­dos y uno de ellos ya cum­plió un año. Es po­si­ble que el sis­te­ma se prue­be con hu­ma­nos en al­gu­nos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.