“Villar es el que me­jor en­car­na los va­lo­res de Da­vid Arellano”

El mi­to albo mu­rió el 3 de ma­yo de 1927 en Va­lla­do­lid por una pe­ri­to­ni­tis. “Es una gran res­pon­sa­bi­li­dad ser su bis­nie­to”, di­ce su fa­mi­liar. TOMÁS DA­VID ARELLANO, BIS­NIE­TO DEL FUN­DA­DOR DE CO­LO CO­LO, A 90 AÑOS DE SU MUER­TE

La Hora - - Deportes - Cristian Gon­zá­lez F.

“¡No­che tris­te aque­lla en que el ca­lo­frío de la emo­ción di­la­tó las pu­pi­las y des­ga­rró el es­pí­ri­tu!”. La re­vis­ta Los Sports re­su­mió en ese pá­rra­fo la con­mo­ción que ge­ne­ró ha­ce exac­ta­men­te 90 años la muer­te de Da­vid Arellano.

La tar­de del 3 de ma­yo de 1927, en Va­lla­do­lid, el fun­da­dor y má­xi­mo sím­bo­lo de Co­lo Co­lo de­jó de exis­tir a los 24 años pro­duc­to de una pe­ri­to­ni­tis. Un día an­tes ha­bía re­ci­bi­do un gol­pe en la zo­na del es­tó­ma­go, du­ran­te un amis­to­so que Co­lo Co­lo ju­gó an­te el Real Unión De­por­ti­va.

La noticia pro­du­jo gran im­pac­to en Chi­le, y el cuer­po de Arellano fue re­pa­tria­do en 1929. So­lo des­de 1979 los res­tos del primer ca­pi­tán albo des­can­san en el Mau­so­leo de los Vie­jos Cracks del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral.

“Pa­ra mí Da­vid sig­ni­fi­ca un re­fe­ren­te fa­mi­liar de pa­sión, de dar to­do por tu ob­je­ti­vo, de te­ner un sen­ti­mien­to re­bel­de, fue­ra de la nor­ma. Yo cuan­do ni­ño no le da­ba im­por­tan­cia, por­que mi familia no me lo in­cul­ca­ba mu­cho, pe­ro des­pués fui co­no­cien­do la his­to­ria y es­toy or­gu­llo­so”, cuen­ta Tomás Da­vid Arellano Gú­me­ra (31), bis­nie­to del mi­to co­lo­co­lino.

Los des­cen­dien­tes di­rec­tos de Da­vid Arellano que aún es­tán vi­vos son sus nie­tos Ma­ría, Ber­ta, Leo­nar­do, Víctor y Tomás, es­te úl­ti­mo pa­dre de Tomás Da­vid. “Pe­ro los úni­cos bien co­lo­co­li­nos so­mos mi pa­pá Tomás y yo, va­mos al es­ta­dio y par­ti­ci­pa­mos en los gru­pos de opi­nión”, di­ce Tomás Da­vid Arellano, geó­gra­fo de pro­fe­sión.

“El te­ma me in­tere­só más cuan­do recién se pu­do com­pro­bar en 2007 que Al­fon­so Arellano, mi abue­lo, era hijo de Da­vid. Era un hijo no re­co­no­ci­do. Y a los 84 años recién se su­po. Él era mue­blis­ta, no le in­tere­sa­ba mu­cho el fút­bol, y era sor­do. Pe­ro yo siem­pre su­pe des­de ni­ño que era des­cen­dien­te de Da­vid Arellano”, cuen­ta el bis­nie­to.

Tomás Da­vid Arellano re­co­no­ce sen­tir una “res­pon­sa­bi­li­dad” al ser fa­mi­liar di­rec­to del fun­da­dor del Ca­ci­que: “Es que soy muy ma­lo pa­ra la pe­lo­ta, pe­ro nun­ca ocul­to mi se­gun­do nom­bre”.

Arellano Gú­me­ra se sor­pren­de al com­pro­bar que “Jus­to Villar, sien­do pa­ra­gua­yo, res­pe­ta más la his­to­ria de Co­lo Co­lo y de Da­vid Arellano que mu­chos ju­ga­do­res chi­le­nos. Es un ejem­plo de caba-

“Sien­do pa­ra­gua­yo, Jus­to Villar res­pe­ta más la his­to­ria al­ba que mu­chos chi­le­nos”. Tomás Da­vid Arellano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.