¿SE­RÁ ILE­GAL QUE PA­DRES RE­VI­SEN LAS RE­DES SO­CIA­LES DE SUS HI­JOS?

Lue­go de apro­ba­ción en la Cá­ma­ra de Dipu­tados de las Ga­ran­tías de Ni­ños y Ado­les­cen­tes, que pro­te­gen su pri­va­ci­dad, exis­te con­tro­ver­sia por el rol que de­ben cum­plir los adul­tos.

La Hora - - Portada - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Mu­chos ce­le­bra­ron es­ta se­ma­na que la Cá­ma­ra de Dipu­tados apro­ba­ra en par­ti­cu­lar el pro­yec­to de ley que crea el Sis­te­ma de Ga­ran­tías de De­re­chos de la Ni­ñez. Otros, en tan­to, ven en él pe­li­gros in­mi­nen­tes, prin­ci­pal­men­te por un ar­tícu­lo que ga­ran­ti­za la vi­da pri­va­da de los me­no­res que, se­gún sus de­trac­to­res, po­dría ge­ne­rar cho­que de de­re­chos en­tre pa­dres e hi­jos.

Pe­ro abo­ga­dos coin­ci­den en que es­te cho­que no es real, pues la le­gis­la­ción no se pre­sen­ta como un en­fren­ta­mien­to en­tre pa­dres e hi­jos, sino que apun­ta al for­ta­le­ci­mien­to de la pro­tec­ción de los me­no­res y sus en­tor­nos.

El pro­yec­to que de­jó la Cá­ma­ra Ba­ja y pa­só al Se­na­do, don­de se­rá ana­li­za­do y se le po­drían ha­cer mo­di­fi­ca­cio­nes, crea el Sis­te­ma de Ga­ran­tías de los De­re­chos de la Ni­ñez, des­ti­na­do a “res­pe­tar, pro­mo­ver y pro­te­ger el de­sa­rro­llo fí­si­co, men­tal, es­pi­ri­tual, mo­ral, cul­tu­ral y so­cial de los ni­ños”.

Va­rios son los de­re­chos y prin­ci­pios que con­sa­gra es­te nue­vo mar­co le­gal pa­ra la in­fan­cia pro­pues­to por el Go­bierno, como el de­re­cho a la iden­ti­dad de gé­ne­ro de los ni­ños y ni­ñas.

Sin em­bar­go, el ar­tícu­lo so­bre la vi­da pri­va­da de los me­no­res ha crea­do una polémica. En el ar­tícu­lo 25 se lee: “To­do ni­ño tie­ne de­re­cho a desa­rro­llar su vi­da pri­va­da, a go­zar de in­ti­mi­dad y a man­te­ner co­mu­ni­ca­cio­nes sin in­je­ren­cias ar­bi­tra­rias o ile­ga­les. Los pa­dres y/o ma­dres, o quie­nes ten­gan le­gal­men­te el cui­da­do del ni­ño, o los que por cual­quier mo­ti­vo lo ten­gan a su car­go, la sociedad y las au­to­ri­da­des de­ben res­pe­tar es­te de­re­cho, pro­mo­ver y orien­tar su ejer­ci­cio, y pro­te­ger­lo de cual­quier que­bran­ta­mien­to ar­bi­tra­rio de su in­ti­mi­dad”.

De acuer­do al dipu­tado Ra­món Fa­rías (PPD), es­ta ley es “fun­da­men­tal” pa­ra en­mar­car los de­re­chos y obli­ga­cio­nes que las per­so­nas y el Es­ta­do tie­nen res­pec­to a los ni­ños en nues­tro país y de­nun­ció que “la de­re­cha ha que­ri­do ter­gi­ver­sar” el es­pí­ri­tu de la nor­ma. “En nin­gún ca­so lo que ha­ce es­ta ley es im­pe­dir, por ejem­plo, que los pa­dres edu­quen a sus hi­jos”, pre­ci­só.

“Si hay al­gún ni­ño que es­tá vien­do pornografía o ju­gan­do a la fa­mo­sa Ba­lle­na Azul, o cual­quier otra co­sa como esa, el pa­dre tie­ne to­do el de­re­cho a no de­jar que su hi­jo jue­gue o no de­jar que su hi­jo en­tre a pá­gi­nas que son im­pro­pias pa­ra la edad que ca­da uno tie­ne”, re­cal­ca.

Y ex­pli­ca que el ar­tícu­lo so­bre vi­da pri­va­da, así como otro que es­ta­ble­ce su autonomía pro­gre­si­va, lo que de­fi­nen es “dar­le a ca­da uno

de los ni­ños, de acuer­do a su edad, res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra que ellos va­yan to­man­do de­ci­sio­nes. Pe­ro no ex­clu­ye, en lo más mí­ni­mo, a los pa­dres en su edu­ca­ción”.

PRE­CI­SIO­NES

Pa­ra la dipu­tada Mar­ce­la Sa­bat (RN) es­ta ley es­tá de acuer­do con la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal, pe­ro es­ti­ma ne­ce­sa­ria una mo­di­fi­ca­ción en el ar­tícu­lo que ha­bla de la vi­da pri­va­da de los me­no­res. “Ahí de­bi­mos ha­ber apro­ba­do una mo­di­fi­ca­ción que ha­bla­ra de la su­per­vi­sión de los pa­dres”, apun­ta.

“El día de ma­ña­na, si no es­tá esa mo­di­fi­ca­ción que es­pe­ra­mos que po­da­mos ha­cer en el Se­na­do, los ado­les­cen­tes po­drían ale­gar el de­re­cho a esa vi­da pri­va­da sin su­per­vi­sión de los pa­dres”, di­ce.

Pa­ra Clau­dio Val­di­via, abo­ga­do de la Clí­ni­ca Ju­rí­di­ca UC, no es des­ca­be­lla­da la idea de ha­cer pre­ci­sio­nes en el tex­to de la ley “que siem­pre es per­fec­ti­ble”, pe­ro acla­ra que es­te pe­li­gro de “cho­que de de­re­chos es apa­ren­te y no real”.

“El de­re­cho a la pri­va­ci­dad de los me­no­res y a la comunicación de­be en­ten­der­se acor­de con otros prin­ci­pios y de­re­chos, como el de la autonomía pro­gre­si­va o el de­re­cho -y de­ber­que tie­nen los pa­dres de ve­lar por el bien su­pe­rior de su hi­jo, que es­tá con­sa­gra­do tam­bién en es­ta nue­va ley”, di­ce.

“No es una con­tra­po­si­ción o un con­flic­to en­tre dos de­re­chos, sino más bien una re­la­ción en­tre un de­re­cho que de­be re­la­cio­nar­se con un de­ber que tie­nen los pa­dres”, agre­ga.

La abo­ga­da Fabiola Lat­hop, aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, tam­bién des­car­ta es­te su­pues­to cho­que de de­re­chos, “pues el pro­yec­to de ley no tie­ne en ab­so­lu­to una ló­gi­ca ad­ver­sa­rial, to­do lo con­tra­rio, bus­ca pro­te­ger los de­re­chos de los ni­ños, mi­ran­do su con­tex­to fa­mi­liar. En la me­di­da en que los de­re­chos de los ni­ños se for­ta­le­cen, el Es­ta­do re­tro­ce­de y le da más pro­ta­go­nis­mo a la fa­mi­lia”, ex­pli­ca.

La es­pe­cia­lis­ta apun­ta que el de­re­cho a la vi­da pri­va­da de los ni­ños exis­te, lo ga­ran­ti­za la Cons­ti­tu­ción, “pe­ro en es­ta ley por pri­me­ra vez se ex­pli­ci­ta”. “Es­ta ley lo que bus­ca es si­tuar al ni­ño como su­je­to de de­re­cho, en to­das sus re­la­cio­nes, in­clu­so con sus pa­dres, que de­ben acom­pa­ñar a sus hi­jos en to­dos sus de­re­chos”, se­ña­la.

“Que un ni­ño va­ya a tri­bu­na­les es una he­rra­mien­ta que es­tá, no es al­go que se es­ta­blez­ca con es­ta ley”. Fabiola Lat­hop, Fac. de De­re­cho de U. de Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.