Per­dió cus­to­dia de sus hi­jos por hu­mi­llar­los en in­ter­net

Jun­to a la ma­dras­tra de los ni­ños, los gra­ba­ba en si­tua­cio­nes hu­mi­llan­tes pa­ra pu­bli­car los vi­deos en in­ter­net.

La Hora - - Portada - Cecilia Ri­ve­ra H.

Co­no­ci­do you­tu­ber de EE.UU. los gra­ba­ba en si­tua­cio­nes de­gra­dan­tes que lue­go pu­bli­ca­ba en en la web de vi­deos.

Mi­chael Martin, un co­no­ci­do you­tu­ber de Bal­ti­mo­re, en Es­ta­dos Uni­dos, per­dió de ma­ne­ra tem­po­ral la cus­to­dia de dos de sus cin­co hi­jos por ex­po­ner­los a hu­mi­lla­cio­nes cons­tan­tes pa­ra pro­ta­go­ni­zar vi­deos que eran subidos a You­Tu­be.

Un juz­ga­do del Es­ta­do de Mary­land es­ti­mó que Cody (9) y Em­ma (11) eran so­me­ti­dos a bro­mas crue­les con la úni­ca in­ten­ción de ge­ne­rar con­te­ni­do pa­ra el ca­nal ti­tu­la­do Dadd­yOFi­ve, que acu­mu­la­ba más de 700 mil sus­crip­to­res.

“Ni­ño se tra­ga la co­mi­da más as­que­ro­sa del mun­do” y “Pa­pá des­tru­ye la vi­deo­con­so­la de su hi­jo” eran los tí­tu­los de al­gu­nos vi­deos que cap­ta­ban las si­tua­cio­nes ve­ja­to­rias a las que eran so­me­ti­dos los me­no­res por parte de su pa­dre y su ma­dras­tra, Heat­her.

“Nos he­mos da­do cuen­ta de que ha­bía­mos co­me­ti­do erro­res que cau­sa­ron al­go de do­lor a nues­tra fa­mi­lia”. Mi­chael y Heat­her Martin, a tra­vés de You­Tu­be.

En la ma­yo­ría de los vi­deos los ni­ños ter­mi­na­ban llo­ran­do o au­to­le­sio­nán­do­se por la frus­tra­ción, mien­tras la pa­re­ja gra­ba­ba las bro­mas y se reían de ellos. In­clu­so, in­ci­ta­ban a los me­no­res a gol­pear­se en­tre ellos.

El tri­bu­nal con­ce­dió la cus­to­dia tem­po­ral de Cody y Em­ma a su ma­dre bio­ló­gi­ca, Ro­se Hall, quien ha­bía so­li­ci­ta­do su tu­te­la en oc­tu­bre del año pa­sa­do tras des­cu­brir lo que ocu­rría con ellos en in­ter­net. Aho­ra, el Ser­vi­cio de Pro­tec­ción Infantil lle­va a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción.

Se­gún The Washington Post, mien­tras es­pe­ra­ba la re­so­lu­ción del tri­bu­nal, Hall de­ja­ba co­men­ta­rios en to­dos los vi­deos en los que apa­re­cían sus hi­jos. Va­rios usua­rios la con­tac­ta­ron e ini­cia­ron una cam­pa­ña pa­ra re­cau­dar fondos pa­ra que la mu­jer pu­die­ra afron­tar el cos­to­so pro­ce­so.

POLÉMICA

Pe­se a la gran can­ti­dad de se­gui­do­res de Dadd­yOFi­ve, la polémica se desató ha­ce unas se­ma­nas lue­go de que va­rios you­tu­bers de­nun­cia­ran el com­por­ta­mien­to del ma­tri­mo­nio de Bal­ti­mo­re. Uno de ellos fue Phi­lip DeF­ran­co, quien re­co­pi­ló al­gu­nas de las bro­mas y las cri­ti­có fuer­te­men­te en su ca­nal, que cuen­ta con más de cin­co mi­llo­nes de sus­crip­to­res.

Tras per­der la cus­to­dia de los ni­ños, Mi­chael y Heat­her bo­rra­ron to­dos los vi­deos de los me­no­res y pu­bli­ca­ron un men­sa­je en el que pi­den dis­cul­pas por su ac­tuar, y ase­gu­ran que sus hi­jos “es­tán a sal­vo y fue­ra de las cá­ma­ras son ni­ños nor­ma­les y fe­li­ces”.

“Nos he­mos da­do cuen­ta de que co­me­ti­mos erro­res que cau­sa­ron do­lor a nues­tra fa­mi­lia. Ofre­ce­mos nues­tras dis­cul­pas más hu­mil­des y sin­ce­ras a los que se ha­yan sen­ti­do ofen­di­dos”, agre­gan en el tex­to que acom­pa­ña el vi­deo.

Mi­chael y Heat­her Martin die­ron sus ex­cu­sas en una gra­ba­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.