SICÓLOGOS EX­PLI­CAN POR QUÉ SEN­TI­MOS QUE NOS FAL­TA TIEM­PO

Es­pe­cia­lis­tas sos­tie­nen que la an­sie­dad y la im­pa­cien­cia son los cos­tos de vi­vir muy co­nec­ta­do y ha­cien­do múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des si­mul­tá­nea­men­te, lo que im­pi­de dis­fru­tar del pre­sen­te.

La Hora - - Tu Buena Noticia - C. Ju­lio

En “Vol­ver al fu­tu­ro” un jo­ven Marty McFly jue­ga con su tiem­po vi­tal yen­do y vi­nien­do des­de el pa­sa­do al fu­tu­ro y vi­ce­ver­sa. No­so­tros, sim­ples mor­ta­les, no te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de ju­gar a la má­qui­na del tiem­po, pe­ro pa­re­cie­ra ser que no vi­vi­mos en el aho­ra sino en el más allá del apre­mio.

Pa­ra es­te jo­ven McFly la per­cep­ción del tiem­po es ilu­so­ria, así co­mo pue­de ser pa­ra al­guien que sien­te que el tiem­po no le al­can­za. Y aun­que no vi­vi­mos en una pe­lí­cu­la de fic­ción, nues­tra per­cep­ción ac­tual de có­mo pa­sa el tiem­po nos trai­cio­na: ya no nos al­can­za pa­ra na­da.

Des­de la so­cio­lo­gía, Judy Wajc­man plan­tea en su li­bro Pres­sed for ti­me la pa­ra­do­ja de la pre­sión del tiem­po, que es­ta­ble­ce que la per­cep­ción del tiem­po es dis­tin­ta al tiem­po real que em­plea­mos en ha­cer al­go.

Se­gún la au­to­ra, la tec­no­lo­gía es la res­pon­sa­ble de ha­cer­nos vi­vir en múl­ti­ples mun­dos en los que hay múl­ti­ples ta­reas que cum­plir.

Y en eso con­cuer­dan los psi­có­lo­gos. La so­bre­ofer­ta de ta­reas por rea­li­zar ha­ce que, fi­nal­men­te, el tiem­po no nos al­can­ce.

“La so­cie­dad nos obli­ga a vi­vir rá­pi­do por­que nos es­tá, to­do el tiem­po, mos­tran­do lo que vie­ne. Fi­nal­men­te es­ta­mos aquí hoy día y aho­ra, pe­ro nues­tro ce­re­bro es­tá en otro lu­gar por­que es­tá pen­sa­do en lo que va a su­ce­der. Co­mo el ce­re­bro es el que nos ri­ge es­ta­mos to­do el tiem­po más ade­lan­te, ha­cia el fu­tu­ro, y eso da la sen­sa­ción de que avan­zá­ra­mos más rá­pi­do”, di­ce Va­ri­nia Sig- no­re­lli, psi­có­lo­ga in­fan­to­ju­ve­nil y fe­me­ni­na.

Pa­ra Juan Pa­blo Westp­hal, psi­có­lo­go de la Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de es­te cam­bio es la tec­no­lo­gía. An­ta­ño, se­gún ex­pli­ca, la tec­no­lo­gía nos per­mi­tía co­mu­ni­car­nos ca­da dos se­ma­nas y el te­lé­fono, por ejem­plo, so­lo te per­mi­tía co­mu­ni­car­te en la me­di­da que la per­so­na al otro la­do es­tu­vie­ra dis­po­ni­ble.

“La tec­no­lo­gía ha acer­ca­do las dis­tan­cias, ha acer­ca­do los tiem­pos y por lo tan­to ha ge­ne­ra­do la sen­sa­ción de ur­gen­cia del tiem­po. Y si an­tes ha­bía que es­pe­rar, aho­ra no pue­do es­pe­rar. Con es­ta sen­sa­ción de ur­gen­cia, los tiem­pos se han ido achi­can­do”, ase­gu­ra el pro­fe­sio­nal.

El im­pac­to de es­ta má­qui­na de mo­ler car­ne en que se ha con­ver­ti­do nues­tra exis­ten­cia mo­der­na aca­rrea cier­tas ven­ta­jas, co­mo per­mi­tir­nos ex­pan­dir nues­tro lí­mi­te de co­no­ci­mien­tos, así co­mo tam­bién des­ven­ta­jas.

Des­de una pers­pec­ti­va psi­co­ló­gi­ca, el ries­go es que la an­sie­dad nos co­ma. O que la im­pa­cien­cia nos co­rroa. Y por eso, se­gún Wajc­man, las tec­no­lo­gías ter­mi­na­rán sien­do usa­das en un jus­to equi­li­brio. Al fi­nal, el an­ta­go­nis­ta de es­ta his­to­ria es que se pier­da la ca­pa­ci­dad de dis­fru­tar la vi­da en el tiem­po pre­sen­te.

“El compu­tador que te­ne­mos en nues­tra ca­be­za es­tá co­men­zan­do a co­lap­sar y eso ge­ne­ra an­sie­dad, irri­ta­bi­li­dad, sen­sa­cio­nes de ur­gen­cia, y al­go que se ve har­to y que es la sen­sa­ción de que se ha de­ja­do de dis­fru­tar de tan­to que cum­plir”, con­clu­ye Westp­hal.

“La tec­no­lo­gía nos per­mi­te sen­tir que hay múl­ti­ples mun­dos y múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des a nues­tra dis­po­si­ción”. Judy Wajc­man, pro­fe­so­ra de So­cio­lo­gía. “La tec­no­lo­gía ha acer­ca­do los tiem­pos y por lo tan­to ha ge­ne­ra­do la sen­sa­ción de ur­gen­cia del tiem­po”. Juan Pa­blo Westp­hal, psi­có­lo­go. “La so­cie­dad nos obli­ga a vi­vir rá­pi­do por­que nos es­tá mos­tran­do lo que vie­ne”. Va­ri­nia Sig­no­re­lli, psi­có­lo­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.