La pre­si­den­ta que no fue

Pa­lo­ma No­ram­bue­na (33) es­tu­vo a un vo­to de ser la pre­si­den­ta de Blan­co y Ne­gro. Ac­ti­va mi­li­tan­te de mo­vi­mien­tos so­cia­les y cria­da en Es­ta­ción Cen­tral, es­ta abo­ga­da y co­lo­co­li­na de piel ha­bla de es­tos agi­ta­dos días de re­pen­ti­na fa­ma.

La Hora - - Tu Buena Noticia - Tex­to Cristian Gon­zá­lez Far­fán Fo­to­gra­fía Ga­briel Ga­ti­ca Reyes

La abo­ga­da Pa­lo­ma No­ram­bue­na es­tu­vo a un vo­to de ser la pri­me­ra mu­jer al man­do de Co­lo Co­lo. “Ha si­do to­do sú­per ex­tra­ño”, di­ce ella, ac­ti­va mi­li­tan­te de mo­vi­mien­tos so­cia­les.

“Us­ted es la que iba a ser la pre­si­den­ta de Co­lo Co­lo? Yo la hu­bie­ra vo­ta­do”. Un sor­pren­di­do hin­cha al­bo, que se apron­ta a co­mer al­go en el Qui­ta­pe­nas, re­co­no­ce a Pa­lo­ma No­ram­bue­na (33) al in­te­rior del bar. “Al­gún día, qui­zás más ade­lan­te”, res­pon­de ri­sue­ña ella, an­tes de pe­dir una bebida y con­tar có­mo han si­do es­tos fre­né­ti­cos días de ex­po­si­ción me­diá­ti­ca.

Lle­va so­lo tres se­ma­nas co­mo re­pre­sen­tan­te del Club So­cial y De­por­ti­vo Co­lo Co­lo en el di­rec­to­rio de Blan­co y Ne­gro. En la jun­ta de ac­cio­nis­tas del jue­ves 20 de abril, sin em­bar­go, ese ano­ni­ma­to de­ri­vó en un uni­ver­so de pre­gun­tas. ¿Quién era es­ta mu­jer que, con los vo­tos de Aní­bal Mo­sa, ha­bía igua­la­do con Jai­me Pi­za­rro en la elec­ción a la pre­si­den­cia de la so­cie­dad anó­ni­ma? En vano los pe­rio­dis­tas qui­sie­ron re­co­ger sus im­pre­sio­nes en las afue­ras de la Ca­sa Al­ba; ella, con un quie­bre de cintura pro­pio de Car­los Cas­zely, es­ca­bu­lló las cá­ma­ras y pro­me­tió que otro día ha­bla­ría. -¿Có­mo fue el re­gre­so a tu ca­sa ese día?

-Fue sú­per ex­tra­ño, lo si­gue sien­do, apar­te de ser ines­pe­ra­do que de re­pen­te fue­ra una per­so­na co­no­ci­da. Me sen­tí sú­per aco­sa­da, pe­ro por otro la­do re­ci­bí men­sa­jes de Fa­ce­book de gen­te que yo no co­no­cía, di­cién­do­me que te­nía que ser la pre­si­den­ta. -¿Sin si­quie­ra man­dar­te so­li­ci­tu­des de amis­tad?

-Exac­to. La gen­te se sin­tió con­vo­ca­da, creo yo, por la re­vo­lu­ción que sig­ni­fi­ca­ba una po­si­ble pre­si­den­ta. Fue­ron emo­cio­nes con­tra­pues­tas.

La jo­ven abo­ga­da desechó es­tar a la ca­be­za de la so­cie­dad anó­ni­ma. Ja­más pen­só que Mo­sa le ce­de­ría sus pre­fe­ren­cias. El lunes si­guien­te el CSD pac­tó un “co-gobierno” con Mo­sa a cam­bio de cier­tos be­ne­fi­cios. Ase­so­ra del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da y aún so­cia de la coope­ra­ti­va de ac­cio­nis­tas mi­no­ri­ta­rios de ByN, Vá­mo­nos Qui­ño­nes, No­ram­bue­na de­fien­de esa pos­tu­ra en tan­to era la úni­ca for­ma de op­tar a la “re­cu­pe­ra­ción his­tó­ri­ca” del club.

De es­tas y otras lu­chas sa­be de so­bra: por años ha si­do mi­li­tan­te de Uka­mau, un mo­vi­mien­to de po­bla­do­res que pug­na por el de­re­cho a una vi­vien­da dig­na. “Siem­pre tu­ve una vi­da muy po­li­ti­za­da”, apun­ta Pa­lo­ma, quien agra­de­ce ha­ber re­cha­za­do el car­go por­que “así ten­go tiem­po pa­ra ca­mi­nar, sa­lir con mis ami­gos, leer, ir a mar­char. Tam­bién me gus­ta es­cu­char de to­do, des­de ópe­ra has­ta cum­bia”. -¿Fuis­te a la mar­cha del 1 de ma­yo?

-Cla­ro, fui con Uka­mau. -¿Y pa­sas­te pio­la? -O sea, los miem­bros de los co­mi­tés

sa­bían quién era yo. In­clu­so al­gu­nos hin­chas de la U, den­tro de Uka­mau, se sa­ca­ron fo­tos con­mi­go, por­que ya soy un per­so­na­je, fue di­ver­ti­do, ja­já. -¿En qué mun­do cre­cis­te?

-Soy hi­ja de la edu­ca­ción pú­bli­ca, cre­cí en Es­ta­ción Cen­tral, en 5 de Abril con Las Re­jas, es­tu­dié en el Carmela Car­va­jal y lue­go De­re­cho en la U. de Chi­le. En el Min­vu, den­tro del cual aho­ra soy una ce­le­bri­dad, ten­go que tim­brar en­tra­da y sa­li­da to­dos los días. En el ba­rrio vi­ví la trans­for­ma­ción de mis ve­ci­nos des­de la or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria has­ta la des­apa­ri­ción de és­ta. Yo aún voy pa­ra allá por­que ten­go fa­mi­lia­res, pe­ro la jun­ta de ve­ci­nos ya no fun­cio­na. -¿Y el ne­xo con Co­lo Co­lo?

-Ya que mi iden­ti­dad es po­pu­lar, siem­pre he si­do co­lo­co­li­na. Mi ba­rrio era po­pu­lar y, por lo tan­to, co­lo­co­lino, no exa­ge­ro. Aún los pos­tes es­tán pin­ta­dos de co­lor blan­co y ne­gro. Pe­ro me hi­ce hin­cha-hin­cha cuan­do vi la Li­ber­ta­do­res 1991 con mi abue­lo. El ba­rrio es­ta­ba con­mo­cio­na­do. Me acuer­do que ha­cían so­nar las ta­pas de las ollas, y ti­ra­ban esos fue­gos ar­ti­fi­cia­les que se com­pra­ban en el ba­zar de la es­qui­na. -Las chis­pi­tas, los vo­la­do­res...

-Exac­to. Y des­pués al otro día to­dos con el uni­for­me de Co­lo Co­lo y con el ama­ri­llo de Mo­rón. Siem­pre me sen­tí con­vo­ca­da por el club. A los 11 años em­pe­cé a ir al es­ta­dio con una pri­ma. Me asus­ta­ba al prin­ci­pio. Íba­mos a Cor­di­lle­ra, por­que el pa­pá de mi pri­ma era so­cio y te­nía asien­to ahí. A ve­ces en­tra­ba a Océano, que hoy si­gue sien­do ca­ro. El

do­min­go, an­te Pa­les­tino, en­tré por pri­me­ra vez a Ra­pa Nui. -En una es­ca­la de 1 a 7, ¿cuán hin­cha de Co­lo Co­lo te sien­tes?

-Yo creo que un 7. Pe­ro hay com­pa­ñe­ros que son al­ma­na­ques: sa­ben que el 2 de agos­to de 1931, por de­cir al­go, un ju­ga­dor se tro­pe­zó con el pas­to, ja­já. -¿Y te enoja cuan­do otros le acha­can al club un ne­xo con la dic­ta­du­ra?

-O sea, cla­ro que me enoja, pe­ro hay que en­ten­der al­go. Co­lo Co­lo se trans­for­mó en un equi­po po­pu­lar a ni­vel na­cio­nal. Y en el mo­men­to en que se ha­ce par­te de la his­to­ria de Chi­le, ha si­do ocu­pa­do co­mo pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca, y una de esas fue Pi­no­chet. Un dic­ta­dor po­pu­lis­ta ne­ce­sa­ria­men­te va a ocu­par al equi­po más po­pu­lar den­tro del de­por­te más po­pu­lar. A lo lar­go de la his­to­ria del

mun­do ha si­do así. Es la­men­ta­ble. -¿Qué es lo más de­li­ran­te que has he­cho por Co­lo Co­lo?

-Mmm... de­li­ran­te, no sé. Pe­ro nun­ca he lle­ga­do a apos­tar po­ner­me la ca­mi­se­ta de la U, por­que ten­go dig­ni­dad, ja­já. No lo ha­ría.

-¿Has sen­ti­do res­que­mor de par­te de Uka­mau al aho­ra per­te­ne­cer tú al club, sien­do que en cier­tos sec­to­res de iz­quier­da el fút­bol es per­ci­bi­do co­mo “opio de los pue­blos”?

-No, por­que en Uka­mau en­ten­de­mos la im­por­tan­cia de la or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria, de ser su­je­tos de cam­bio. Co­lo Co­lo, con la re­cu­pe­ra­ción so­cial a tra­vés de las fi­lia­les, es un fe­nó­meno bien pa­re­ci­do. Los hin­chas de­ben te­ner pa­sión, pe­ro tam­bién po­der de de­ci­sión. Ob­via­men­te tam­bién abre el de­ba­te so­bre si las so­cie­da­des anó­ni­mas son ap­tas pa­ra ad­mi­nis­trar de­re­chos in­he­ren­tes a las per­so­nas. -¿Se asus­tó tu fa­mi­lia an­te la op­ción de que fue­ras pre­si­den­ta?

-Sí, mu­cho, les cau­só ner­vios, por­que qui­zás im­pli­ca­ba que yo an­du­vie­ra con guar­dias, cho­fer y esas co­sas. Mis her­ma­nos, eso sí, es­tán fe­li­ces, por­que son muy co­lo­co­li­nos. Mi ma­má es fut­bo­le­ra igual, mi pa­pá no lo era tan­to. -¿Tra­gas­te sa­li­va cuan­do su­pis­te la vo­ta­ción de Mo­sa?

-Ja­já, es que re­cién me di cuen­ta ahí.

-Pe­ro, se­gún sé, us­te­des vo­ta­ron cru­za­do pri­me­ro.

-Mmm... la ver­dad es que no re­cuer­do bien. Re­cién cinco mi­nu­tos an­tes, Mo­sa me di­jo que iba a vo­tar por mí. Cuan­do te­nía que vo­tar yo, ahí me di cuen­ta de que po­día ser pre­si­den­ta.

-Pe­ro a es­te hin­cha acá en el Qui­ta­pe­nas le di­jis­te que al­gún día se­rías pre­si­den­ta. -Ja­já. Lo que pa­sa es que hoy en día soy man­da­ta­da por el club so­cial.

-¿Pe­ro el CSD es­ta­ba en con­di­cio­nes de asu­mir la pre­si­den­cia?

-Lo eva­lua­mos, pe­ro una so­cie­dad anó­ni­ma se ri­ge por los que tie­nen más ac­cio­nes. Aun­que hu­bié­se­mos acep­ta­do, re­pre­sen­tá­ba­mos so­lo dos vo­tos de nue­ve. Hu­bie­ra si­do es­tar a mer­ced de los sie­te vo­tos res­tan­tes, que re­pre­sen­tan in­tere­ses eco­nó­mi­cos sin iden­ti­dad co­lo­co­li­na.

-Y si lo­gran com­prar las ac­cio­nes de Mo­sa y ob­te­ner cinco di­rec­to­res, ¿asu­mi­rías? -Pre­si­den­ta del club so­cial sí; de la S.A. no, por­que que­re­mos erra­di­car­la.

-Pe­ro se vie­ron obli­ga­dos a pac­tar con la S.A.

-Cla­ro. Yo lo veo des­de el pun­to de vis­ta elec­to­ral. Hay gru­pos que no les gus­ta por­que es par­ti­ci­par de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, pe­ro es la he­rra­mien­ta que te­ne­mos por aho­ra. -¿No te dio ri­sa que Mo­sa di­je­ra que él y Co­lo Co­lo son de iz­quier­da?

-Ja­já, lo que pa­sa es que el tér­mino iz­quier­da

Aho­ra bien,y de­re­cha­yo creo es que tan una sub­je­ti­vo... per­so­na que acu­mu­la una can­ti­dad gran­de de di­ne­ro no pue­de au­to­de­fi­nir­se de iz­quier­da. Pro­ba­ble­men­te él se re­fe­ría a la oli­gar­quía chi­le­na que re­pre­sen­ta Leo­ni­das Vial y no Mo­sa. -Vol­vien­do a la pe­lo­ti­ta, ¿cuál Co­lo Co­lo fue el que más te des­lum­bró?

-El del 2006. El equi­po fi­na­lis­ta de la Su­da­me­ri­ca­na. Es­tu­ve en el Es­ta­dio Na­cio­nal esa vez y nun­ca ha­bía vis­to a tan­tos hom­bres llo­ran­do. O sea, yo tam­bién llo­ré, pe­ro me im­pac­tó por es­ta cues­tión pa­triar­cal de que su­pues­ta­men­te los hom­bres no llo­ran.

-A pro­pó­si­to, ¿en es­te pro­ce­so sen­tis­te al­gún co­men­ta­rio se­xis­ta o re­fe­ri­do a tu apa­rien­cia fí­si­ca?

-Con­tra­ria­men­te a lo que se po­dría pen­sar, no he sen­ti­do dis­cri­mi­na­ción ni po­si­ti­va ni ne­ga­ti­va en­tre mis com­pa­ñe­ros del club, ni si­quie­ra en­tre los pe­rio­dis­tas. -Pe­ro es di­fí­cil ser mu­jer en un mun­do ca­si ne­ta­men­te mas­cu­lino.

-Es di­fí­cil des­de el pre­jui­cio. Es un re­to... Si me guío por lo que di­cen en las re­des so­cia­les... o sea. Ha­bía uno que di­jo que yo era hin­cha de la U por­que ha­bía es­tu­dia­do De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Una ton­te­ra. Yo creo que las mu­je­res siem­pre he­mos par­ti­ci­pa­do, so­lo que aho­ra so­mos más vi­si­bles.

-Si Mon­sal­ve (pre­si­den­te del CSD) mi­li­ta en el PC, Ac­chiar­di (el otro re­pre­sen­tan­te del club so­cial) es­tá li­ga­do al Fren­te Am­plio, ¿a qué sec­tor te sien­tes más cer­ca­na tú?

-Me sien­to más cer­ca­na a la or­ga­ni­za­ción po­pu­lar co­mu­ni­ta­ria, al pue­blo si se quie­re, a to­do el sen­tir co­lec­ti­vo, de to­mar con­cien­cia de que ac­tuan­do en gru­po se lo­gran más co­sas que si se ha­cen de for­ma in­di­vi­dual. A eso pón­gan­le el sec­tor que quie­ran, yo creo que sé cuál sec­tor es.

-¿Te da pu­dor de­cir que eres de iz­quier­da aho­ra que es­tás en Co­lo Co­lo?

-No , no me da pu­dor de­cir­lo. In­sis­to: es al­go muy sub­je­ti­vo. El PPD se de­fi­ne de iz­quier­da, el PC, has­ta Mo­sa. Yo pre­fie­ro de­cir mis ideas: la so­li­da­ri­dad, la coope­ra­ti­va, el apo­yo mu­tuo, más que eti­que­tar. Se pier­den los pa­rá­me­tros. Has­ta la Nue­va Ma­yo­ría di­ce que es de iz­quier­da.

“Una per­so­na que acu­mu­la una can­ti­dad gran­de de di­ne­ro no pue­de de­fi­nir­se de iz­quier­da. Qui­zás Mo­sa se re­fe­ría a la oli­gar­quía que re­pre­sen­ta Vial y no él”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.