Pro­fe­so­res le de­cla­ran la gue­rra a los spin­ners

El ju­gue­te fue di­se­ña­do pa­ra me­jo­rar la con­cen­tra­ción, pe­ro se con­vir­tió en una dis­trac­ción en las au­las.

La Hora - - Mundo - Cecilia Ri­ve­ra H.

Unos apa­ra­tos cu­yo pro­pó­si­to es, su­pues­ta­men­te, ayu­dar a con­cen­trar­se a los niños es­tá vol­vien­do lo­cos a los pro­fe­so­res de Es­ta­dos Uni­dos. Se tra­ta de los spin­ners, pe­que­ños ju­gue­tes gi­ra­to­rios di­se­ña­dos pa­ra ayu­dar a los niños con au­tis­mo, tras­torno de dé­fi­cit de aten­ción, hi­per­ac­ti­vi­dad o an­sie­dad.

En un prin­ci­pio, el ar­ti­lu­gio fue pen­sa­do pa­ra li­be­rar ener­gía, me­jo­rar la me­mo­ria y la con­cen­tra­ción. Sin em­bar­go, lue­go de trans­for­mar­se en una mo­da, los niños lo uti­li­zan con otros fi­nes y los pro­fe­so­res se es­tán dan­do cuen­ta de que es más una dis­trac­ción que una ayu­da en las sa­las de cla­ses.

Los do­cen­tes han ma­ni­fes­ta­do su preo­cu­pa­ción y de­ses­pe­ra­ción en las re­des so­cia­les, don­de di­fun­den sus re­cla­mos a tra­vés de los hash­tag #tea­cher­pro­blems y #fid­gets­pin­ners.

“Ne­ce­si­to el nom­bre y el nú­me­ro del sá­di­co que ha­ya crea­do los spin­ners que se han apo- de­ra­do de mi cla­se y de mi cor­du­ra”, di­ce la que­ja de @jes­saan­ne83 en Twit­ter.

Al­gu­nos co­le­gios han em­pe­za­do a prohi­bir­los en las sa­las, pa­ra evi­tar que los niños se dis­trai­gan o, in­clu­so, que se los lan­cen en­tre ellos du­ran­te las cla­ses.

“Son pe­que­ños, pe­ro pue­den ha­cer mu­cho da­ño. Con la in­ten­ción de evi­tar po­si­bles le­sio­nes, de­be­mos prohi­bir de ma­ne­ra ofi­cial que se trai­gan spin­ners al co­le­gio”, se­ña­la en su pá­gi­na web el Ca­rroll Gar­dens School For In­no­va­tion, de Brooklyn.

Los spin­ners es­tán he­chos de plás­ti­co y pue­den te­ner di­ver­sas for­mas y co­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.