CON­SE­JOS CLA­VES AN­TES DE COM­PRAR UNA VI­VIEN­DA

An­te la reac­ti­va­ción de ven­tas en Santiago, la Cá­ma­ra de la Cons­truc­ción acon­se­ja re­vi­sar bien los con­tra­tos y no que­dar­se só­lo con in­for­ma­ción de si­tios web.

La Hora - - Portada - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

La Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC) in­for­mó la se­ma­na pa­sa­da que la ven­ta de viviendas nue­vas en Santiago au­men­tó 46% en el pri­mer tri­mes­tre de 2017, en com­pa­ra­ción con igual pe­río­do de 2016. De acuer­do a sus ci­fras, en los pri­me­ros tres me­ses de es­te año en la ca­pi­tal se co­mer­cia­li­za­ron 5.872 de­par­ta­men­tos y 1.452 ca­sas.

La com­pra de una vi­vien­da es una de las in­ver­sio­nes más gran­des de las fa­mi­lias y nun­ca son de­ma­sia­das las pre­cau­cio­nes que se pue­den to­mar.

El Ser­vi­cio Na­cio­nal del Con­su­mi­dor (Sernac) in­for­mó que du­ran­te 2016 re­ci­bió más de cin­co mil re­cla­mos en con­tra del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, lo que lo ubi­có en­tre los sec­to­res con más que­jas por par­te de los con­su­mi­do­res. El 66,4% de los re­cla­mos co­rres­pon­den a du­das con los con­tra­tos.

Pa­ra el director na­cio­nal del Sernac, Er­nes­to Mu­ñoz, quie­nes quie­ren ad­qui­rir un in­mue­ble tie­nen de­re­cho a re­ci­bir un ser­vi­cio con es­tán­da­res de pro­fe­sio­na­lis­mo, lo que im­pli­ca, por ejem­plo, que se res­pe­te al pie de la le­tra lo ofer­ta­do, por­que “lo pro­me­ti­do es deu­da”.

Apun­ta que si las em­pre­sas in­mo­bi­lia­rias ofre­cen “en­tre­ga in­me­dia­ta”, “es­pec­ta­cu­lar vis­ta a la cor­di­lle­ra” o “am­plias pis­ci­nas” y “áreas ver­des”, es exac­ta­men­te lo que los con­su­mi­do­res de­ben re­ci­bir.

TRANS­PA­REN­CIA

Pa­blo Ál­va­rez, ge­ren­te de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo de la CChC, ase­gu­ra que la agru­pa­ción pro­mue­ve cons­tan­te­men­te que las in­mo­bi­lia­rias cum­plan to­das las exi­gen­cias que les im­po­ne la ley, in­clu­yen­do la del con­su­mi­dor. Por ejem­plo, ha­cien­do ca­da vez más cla­ros y si­mé­tri­cos los con­tra­tos de com­pra­ven­ta “pa­ra que le den cer­te­zas al com­pra­dor. Pa­ra es­to la Cá­ma­ra tie­ne un pro­gra­ma de bue­nas prác­ti­cas con el que pro­mo­ve­mos la má­xi­ma trans­pa­ren­cia por par­te de las in­mo­bi­lia­rias”, ase­gu­ra Ál­va­rez.

Agre­ga que las que­jas más fre­cuen­tes que re­ci­ben las in­mo­bi­lia­rias por par­te de los con­su­mi­do­res tie­nen que ver con los tiem­pos de en­tre­ga

y las res­pues­tas post ven­ta de las em­pre­sas.

Res­pec­to a lo pri­me­ro, se­ña­ló que “es ca­si im­po­si­ble que una em­pre­sa se com­pro­me­ta a una fe­cha cier­ta por­que, mu­chas ve­ces, no de­pen­de de ella la re­cep­ción final del edi­fi­cio que es el mo­men­to en que que­da el pro­yec­to lis­to pa­ra es­cri­tu­rar­se. Nor- mal­men­te se cons­tru­ye el edi­fi­cio en un pe­río­do que es pre­de­ci­ble (un año y me­dio), pe­ro ahí vie­nen una se­rie de cer­ti­fi­ca­cio­nes que tie­nen que ob­te­ner las in­mo­bi­lia­rias pa­ra po­der so­li­ci­tar la re­cep­ción y de­pen­de de ca­da mu­ni­ci­pio el tiem­po que se de­mo­ren en tra­mi­tar”.

Ál­va­rez acla­ra que “ca­da vez más las in­mo­bi­lia­rias es­tán dan­do más pre­ci­sión en la fe­cha”. So­bre las res­pues­tas post ven­ta, el eje­cu­ti­vo ex­pli­ca que la ma­yo­ría de las que­jas se re­fie­ren a de­fec­tos de las ter­mi­na­cio­nes y a la tar­dan­za en las res­pues­tas. “Ahí no­so­tros co­mo Cá­ma­ra te­ne­mos bas­tan­te alec­cio­na­das a las em­pre­sas de que de­ben con­tes­tar los re­cla­mos en un pla­zo no su­pe­rior a cin­co días y de­ben

com­pro­me­ter­se con ho­ras (pa­ra rea­li­zar los tra­ba­jos) en que los mo­ra­do­res es­tén en la ca­sa”.

So­bre los con­tra­tos, Ál­va­rez ex­pli­ca que no son to­dos igua­les. “Aquí no só­lo es­tán in­vo­lu­cra­das las in­mo­bi­lia­rias, tam­bién los ban­cos”. Agre­ga que ge­ne­ral­men­te hay un par de co­sas con las que se tie­ne “que te­ner ojo”, pe­ro el res­to es muy estándar: “Hay in­for­ma­ción de cré­di­tos ban­ca­rios, de hi­po­te­cas, los se­gu­ros, etc”.

“Por ejem­plo, es sú­per im­por­tan­te el te­ma de los se­gu­ros de in­cen­dios y te­rre­mo­tos. Al­gu­nos cu­bren el sal­do in­so­lu­to y otras ve­ces el va­lor com­ple­to de la vi­vien­da. Cuan­do hay te­rre­mo­tos es im­por­tan­te que el se­gu­ro sea por el to­tal de la vi­vien­da”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.