PRO­FE­SO­RES NO SE SIEN­TEN CA­PA­CI­TA­DOS EN EDU­CA­CIÓN SE­XUAL

Un 54% de los do­cen­tes re­co­no­ce que le com­pli­ca el te­ma y el Mi­ne­duc no tie­ne con­te­ni­dos obli­ga­to­rios pa­ra abor­dar­lo.

La Hora - - Portada - Em­ma An­tón Cer­da

Edith Ver­ga­ra es pro­fe­so­ra de His­to­ria y ha­ce tres años tra­ba­ja en el Li­ceo Elvira Brady Mal­do­na­do, en la co­mu­na de San Ber­nar­do. Pa­ra ella, al igual que mu­chos otros do­cen­tes que se desem­pe­ñan en el sec­tor pú­bli­co, la edu­ca­ción se­xual es un te­ma com­ple­jo.

“La ver­dad es que yo nun­ca he re­ci­bi­do nin­gu­na ca­pa­ci­ta­ción pa­ra tra­tar la edu­ca­ción se­xual en el li­ceo. Aquí hay ni­ñas em­ba­ra­za­das y mu­chas otras tie­nen du­das pro­pias de su edad. A pe­sar de que aquí hay una ma­tro­na, no sé si los pro­fe­so­res es­ta­mos cien por cien­to pre­pa­ra­dos pa­ra tra­tar ese te­ma con los chi­qui­llos. Por­que ade­más exis­te un te­ma de con­fian­za, ya que ellos se cohí­ben fren­te al te­ma con el pro­fe­sor”, de­ta­lla Ver­ga­ra.

Su ca­so no es úni­co. De acuer­do a una en­cues­ta rea­li­za­da por la Aso­cia­ción Chi­le­na de Pro­tec­ción a la Fa­mi­lia (Apro­fa), un 53,7% de los do­cen­tes y fun­cio­na­rios de co­le­gios pú­bli­cos no se sien­te ca­pa­ci­ta­do pa­ra ofre­cer una cla­se so­bre edu­ca­ción se­xual a sus es­tu­dian­tes.

Ma­ría de los Án­ge­les Bravo, je­fa del área de pro­gra­mas de Apro­fa, de­ta­lla que el son­deo lo rea­li­za­ron jus­ta­men­te en una ca­pa­ci­ta­ción de do­cen­tes en Chi­le, gra­cias a un con­ve­nio con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción.

“La idea de es­tos en­cuen­tros era ge­ne­rar he­rra­mien­tas y com­pe­ten­cias, trans­mi­tir­les cier­ta me­to­do­lo­gía pa­ra que pu­die­ran tra­ba­jar edu­ca­ción en se­xua­li­dad en las au­las. En ese con­tex­to hi­ci­mos la en­cues­ta en don­de apa­re­cen es­tas ci­fras más bien preo­cu­pan­tes y desafian­tes, de que no se sien­ten ca­pa­ces de en­tre­gar edu­ca­ción se­xual”, in­di­ca Bravo.

Pa­ra la es­pe­cia­lis­ta, es­ta si­tua- ción co­rres­pon­de a va­rias ca­sos pun­tua­les. Por una par­te la edu­ca­ción for­mal do­cen­te, im­par­ti­da en uni­ver­si­da­des, no con­tem­pla es­te ti­po de te­mas ni en­tre­ga es­tra­te­gias en la for­ma­ción de pro­fe­so­res. Por otra, ase­gu­ra que exis­te de­bi­li­dad en po­lí­ti­cas pú­bli­cas so­bre la ma­te­ria.

“No es que ha­ya na­da, es que hay una de­bi­li­dad. La Ley 20.418 obli­ga que los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos ten­gan una pro­gra­ma de edu­ca­ción se­xual des­de pri­me­ro me­dio. Los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos se ven ten­sio­na­dos con es­ta ley, pe­ro no se sien­ten com­ple­ta­men­te apo­ya­dos por­que los do­cen­tes no tie­nen ne­ce­sa­ria­men­te la com­pe­ten­cia y no hay dis­po­ni­bi­li­dad de ac­ce­so a es­pa­cios de for­ma­ción”, pun­tua­li­za la je­fa del área de pro­gra­mas de Apro­fa.

MI­NE­DUC

Des­de el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ex­pli­ca­ron que “es la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va la que tie­ne que de­fi­nir qué pro­gra­ma de se­xua­li­dad, afec­ti­vi­dad y gé­ne­ro de­be te­ner el es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­cio­nal”. Agre­gan que co­mo Mi­nis­te­rio apor­tan con orien­ta­cio­nes pa­ra el di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de pro­gra­mas so­bre es­tos te­mas, las que pue­den ser to­ma­das co­mo re­fe­ren­cia por los es­ta­ble­ci­mien­tos.

“He­mos de­tec­ta­do que la en­se­ñan­za de la se­xua­li­dad, afec­ti­vi­dad y gé­ne­ro ha te­ni­do cam­bios en la for­ma de con­ver­sa­ción den­tro de las es­cue­las y algunos sos­te­ne­do­res se es­tán ha­cien­do car­go de en­fren­tar es­ta si­tua­ción, con más cer­ca­nía a có­mo lo vi­ven los jó­ve­nes hoy. Es­ta­mos tra­ba­jan­do coor­di­na­da­men­te en es­te te­ma de mo­do de po­ten­ciar las dis­tin­tas ini­cia­ti­vas que exis­ten en la ma­te­ria des­de di­ver­sos mi­nis­te­rios”, de­cla­ra­ron des­de la car­te­ra.

Daf­na Ge­ller es di­rec­to­ra de En­gi­nee­ring For Kids y ma­gís­ter en edu­ca­ción in­fan­til, y ex­pli­ca so­bre la edu­ca­ción se­xual que es un te­ma que a to­das las per­so­nas les ge­ne­ra cier­ta in­co­mo­di­dad de ha­blar, lo que es uno de los prin­ci­pa­les con­tra­tiem­pos al en­se­ñar so­bre es­ta ma­te­ria.

“El pro­ble­ma es que al no ser tra­ta­do des­de una edad tem­pra­na te ge­ne­ra es­ta in­co­mo­di­dad. Yo ha­ce algunos años tra­ba­ja­ba en un co­le­gio par­ti­cu­lar, en el ni­vel prees­co­lar, y a no­so­tros nos hi­cie­ron una ca­pa­ci­ta­ción es­pe­cí­fi­ca so­bre có­mo tra­tar to­dos los te­mas de pre­ven­ción de abu­sos. Nos en­se­ña­ban co­sas tan sim­ples co­mo que con los ni­ños, res­pec­to a las par­tes del cuer­po, hay que nom­brar­las por su nom­bre”.

Agre­ga que “por ejem­plo, si a una ni­ña le mo­les­ta­ba al­go no ha­blar del ‘co­có’ o el ‘cu­cú’, sino que de la va­gi­na; en el ni­ño, del pe­ne. Ahí cae la im­por­tan­cia de lla­mar las co­sas por su nom­bre, pa­ra lue­go en la edad más avan­za­da ha­blar de pre­ven­ción de to­do el te­ma de se­xua­li­dad”, di­ce la pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.