¿Por qué los pa­pás es­tán de mo­da en la pan­ta­lla chi­ca?

Guio­nis­tas ex­pli­can el úl­ti­mo fe­nó­meno de la TV: re­la­cio­nes pa­ter­na­les por so­bre los líos amo­ro­sos.

La Hora - - Tiempo Libre - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

Atrás que­da­ron los amo­res im­po­si­bles, los ro­man­ces en­tre po­bres y ri­cos, las his­to­rias que bus­ca­ban re­sal­tar al­gu­na et­nia o zo­na geo­grá­fi­ca del país. Hoy las pro­duc­cio­nes chi­le­nas tie­nen un nue­vo fe­ti­che: los dis­tin­tos ti­pos de pa­dres y la com­ple­ja re­la­ción que man­tie­nen con sus hi­jos. Y aun­que los ca­na­les ase­gu­ran que no es una mo­da, las pro- duc­cio­nes al ai­re o las que es­tán por ve­nir dan cuen­ta de lo con­tra­rio. Mien­tras Ca­nal 13 pre­pa­ra el de­but de Pa­pá Mono, su nue­va se­rie pro­ta­go­ni­za­da por Luis Gnec­co, Me­ga lle­va ca­mino re­co­rri­do con Pa­pá a la de­ri­va, Sres. Pa­pis, y Tran­qui­lo pa­pá, su ac­tual te­le­se­rie de las 20 ho­ras. TVN tam­po­co se que­da atrás con el fe­nó­meno. El año pa­sa­do dio un res­pi­ro a su da­ña­da área dra­má­ti­ca con El ca­mio­ne­ro, don­de un pa-

dre bus­ca­ba acer­car­se a la hi­ja que des­co­no­cía te­ner, y hoy en La co­lom­bia­na, Fe­li­pe Braun te­me per­der a sus hi­jas tras di­vor­ciar­se de su mu­jer. “Ve­mos a hom­bres in­ten­tan­do re­cu­pe­rar los víncu­los, hom­bres que tra­tan de rom­per con ese apa­ren­te anal­fa­be­tis­mo emo­cio­nal del hom­bre chi­leno y co­nec­tar­se con sus hi­jos en me­dio de la arre­me­ti­da tec­no­ló­gi­ca don­de los ce­lu­la­res e in­ter­net to­man al­ta re­le­van­cia”, ex­pli­ca Ju­lio Ro­jas, ase­sor del con­te­ni­dos del área dra­má­ti­ca de TVN. “Son hom­bres mu­cho más ‘horizontales’, que tra­tan de rom­per con esa dis­tan­cia que qui­zás te­nían con sus pro­pios pa­dres. Y lo ha­cen con ter­nu­ra, a ve­ces con tor­pe­za, lo que los ha­ce muy atrac­ti­vos pa­ra el pú­bli­co”, agre­ga.

Coin­ci­de con el pun­to de vis­ta Ro­dri­go Bas­ti­das, ac­tor y guio­nis­ta de Tran­qui­lo pa­pá. “Si bien las te­le­se­ries bus­can en­tre­te­ner, en es­pe­cial a las 20 ho­ras, tam­bién bus­can en­tre­gar un men­sa­je. Creo que hoy es sú­per di­fí­cil ser pa­dre, la so­cie­dad avan­za a una ve­lo­ci­dad que uno no lo­gra di­men­sio­nar, y po­ner en pan­ta­lla es­te con­flic­to, es­ta reali­dad por la que pa­san las fa­mi­lias chi­le­nas en un pe­que­ño apor­te”, ex­pli­ca. “En el ca­so de Tran­qui­lo pa­pá es un hom­bre que se da cuen­ta que edu­có co­mo las be­ren­je­nas a sus hi­jos y tra­ta de en­men­dar el ca­mino. Eso ha te­ni­do una gran res­pues­ta del pú­bli­co, por­que el te­ma de la pa­ter­ni­dad, de los hi­jos zán­ga­nos, de la po­ca co­ne­xión en­tre am­bos mun­dos es al­go uni­ver­sal. Va más allá de las

cla­ses so­cia­les.

- ¿El te­ma de los pa­pás es un ci­clo, una mo­da, en es­pe­cial en Me­ga don­de has­ta los nom­bres de las te­le­se­ries con muy pa­ter­na­lis­tas?

- El te­ma de los pa­pás es un te­ma que es­tá en la so­cie­dad, no es que nos pon­ga­mos de acuer­do. Qui­zás hay una coin­ci­den­cia, pe­ro en el he­cho de dar­le im­por­tan­cia a la fa­mi­lia en las te­le­se­ries de las 20 ho­ras. Lo bueno es que el mis­mo te­ma se pue­de abor­dar des­de mu­chas pers­pec­ti­vas.

- De he­cho el 2003 ac­tuas­te en Ma­chos, don­de Héc­tor No­gue­ra in­ter­pre­ta­ba a un pa­dre se­ve­ro y cas­ti­ga­dor

- Eso ha­bla de los cam­bios de la so­cie­dad. En ese en­ton­ces ha­blá­ba­mos de pa­dres inal­can­za­bles, y hoy los ca­bros pa­re­cen mi­rar­los pa­ra el la­do más que ha­cia arri­ba. Es­tas nue­vas for­mas de re­la­cio­nar­se es lo que in­tere­sa mos­trar, y fa­vo­ra­ble­men­te es al­go que la gen­te quie­re ver.

Tran­qui­lo pa­pá.

Pan­cho Me­lo no só­lo se preo­cu­pa de sus amo­res, sino que tra­ta de re­edu­car a sus hi­jos en

En 2003 Héc­tor No­gue­ra in­ter­pre­tó a un se­ve­ro Án­gel Mer­ca­der, el pa­triar­ca de Ma­chos.

El ca­mio­ne­ro.

Mar­ce­lo Alon­so llo­ró a ma­res por la hi­ja que des­co­no­cía te­ner en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.