Po­lé­mi­ca en EE.UU: pro­fe­so­res de Ohio po­drán por­tar ar­mas

Nue­va ley per­mi­te que au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias de­ci­dan si alum­nos y do­cen­tes pue­den lle­var­las a los cam­pus.

La Hora - - Portada - Cecilia Ri­ve­ra H.

Las au­to­ri­da­des de la Uni­ver­si­dad Cedarville, en el es­ta­do de Ohio, Es­ta­dos Uni­dos, apro­ba­ron que los pro­fe­so­res y el per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo por­ten ar­mas ocul­tas den­tro del re­cin­to, siem­pre y cuan­do ten­gan el per­mi­so res­pec­ti­vo.

La me­di­da co­men­za­rá a re­gir en agos­to. Es­ta uni­ver­si­dad cris­tia­na pri­va­da con más de tres mil es­tu­dian­tes se­ría la primera de Ohio en per­mi­tir el por­te de ar­mas en su cam­pus, lue­go que en abril se apro­ba­ra una ley que en­tre­ga a las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias la decisión de per­mi­tir o no el por­te.

Que los es­tu­dian­tes, los pro­fe­so­res o los fun­cio­na­rios lle­ven ar­mas a las uni­ver­si­da­des es un te­ma que ge­ne­ra con­tro­ver­sia en Es­ta­dos Uni­dos. Por un la­do, hay quie­nes las apo­yan en los cam­pus co­mo un ins­tru­men­to de de­fen­sa per­so­nal con­tra la de­lin­cuen­cia o fren­te a un ti­ro­teo ma­si­vo, co­mo el ocu­rri­do en abril de 2007 en el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co de Virginia, don­de mu­rie­ron 33 per­so­nas.

De­trac­to­res, en tan­to, sos­tie­nen que no hay evi­den­cia su­fi­cien­te que de­mues­tre un des­cen­so en la cri­mi­na­li­dad en las uni­ver­si­da­des cuan­do los jó­ve- nes es­tán ar­ma­dos. In­clu­so hay quie­nes creen que lle­var ar­mas ge­ne­ra el efec­to con­tra­rio e in­ci­ta aun más a la vio­len­cia.

Se­gún el Departamento de Edu­ca­ción, en 2015 se re­por­ta­ron 36.248 ofen­sas cri­mi­na­les en cer­ca de sie­te mil ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas (on­ce mil cam­pus) en to­do el país.

PER­MI­TI­DO

Has­ta aho­ra, son do­ce los es­ta­dos que per­mi­ten el por­te de ar­mas en las uni­ver­si­da­des: Ar­kan­sas, Idaho, Kan­sas, Co­lo­ra­do, Mis­sis­sip­pi, Ten­nes­see, Ore­gon, Utah, Te­xas, Wis­con­sin, Geor­gia (re­gi­rá desde el 1 de ju­lio) y Ohio. Eso sí, las re­glas son dis­tin­tas en ca­da uno.

Al­gu­nos es­ta­ble­cen nor­mas ge­ne­ra­les que ri­gen a to­das las uni­ver­si­da­des res­pec­ti­vas, mien­tras que otros de­jan esa res­pon­sa­bi­li­dad a las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias. Así, al­gu­nos cen­tros aca­dé­mi­cos per­mi­ten que tan­to pro­fe­so­res co­mo es­tu­dian­tes lle­ven ar­mas ocul­tas y otros res­trin­gen las zo­nas de los es­ta­ble­ci­mien­tos don­de se pue­de por­tar un ar­ma.

En con­tras­te, aún hay más de una de­ce­na de es­ta­dos que prohí­ben to­tal­men­te las ar­mas en los es­pa­cios aca­dé­mi­cos, co­mo Ca­li­for­nia, Illi­nois, Mas­sa­chu­setts y Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.