En­fer­me­da­des del cam­bio cli­má­ti­co

La Hora - - En2minutos -

El An­trax es una in­fec­ción cau­sa­da por la bac­te­ria ba­ci­llus anth­ra­cis y pue­de afec­tar a ca­si to­dos los ma­mí­fe­ros. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas más no­ta­bles es que pue­de for­mar es­po­ras co­mo una es­tra­te­gia de so­bre­vi­ven­cia. Las es­po­ras son cé­lu­las bac­te­ria­nas des­hi­dra­ta­das y con grue­sas pa­re­des ce­lu­la­res; en esas con­di­cio­nes las es­po­ras pue­den so­bre­vi­vir mu­chos años en con­di­cio­nes me­dioam­bien­ta­les po­co fa­vo­ra­bles. Ade­más, pue­den in­fec­tar de ma­ne­ra muy efi­cien­te en ese es­ta­do y pro­du­cir una en­fer­me­dad que se ca­rac­te­ri­za por la apa­ri­ción de le­sio­nes os­cu­ras en la piel y que pue­de re­sul­tar fa­tal. En 1941 hu­bo un bro­te de An­trax en la re­gión de Ya­ma­lo-Ne­nets de Si­be­ria, por esa épo­ca par­te de la Unión So­vié­ti­ca. Va­rios re­nos mu­rie­ron y fue­ron en­te­rra­dos ba­jo una grue­sa ca­pa de tie­rra y nie­ve, pa­ra evi­tar que las es­po­ras se es­par­cie­ran. A fi­nes de ju­lio de 2016 las tem­pe­ra­tu­ras del ve­rano en Si­be­ria lle­ga­ron a má­xi­mos his­tó­ri­cos, al­can­zan­do 35 ºC en la re­gión de Ya­ma­lo-Ne­nets. Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de­rri­tie­ron la grue­sa ca­pa de tie­rra con­ge­la­da –co­no­ci­da co­mo per­ma­frost– y ex­pu­so los cuer­pos de los re­nos muer­tos de An­trax 75 años an­tes. Pro­duc­to de es­to hu­bo un nuevo bro­te y un ni­ño de 12 años mu­rió. La­men­ta­ble­men­te, es­te es­ce­na­rio po­dría ser ca­da vez más fre­cuen­te. El cam­bio cli­má­ti­co es­tá des­con­ge­lan­do zo­nas im­por­tan­tes del ár­ti­co –cu­ya tem­pe­ra­tu­ra su­be más rá­pi­do que la del res­to del mun­do– lo que ex­po­ne bac­te­rias y vi­rus que lle­van con­ge­la­dos cien­tos o mi­les de años. Mu­chos de es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos po­dría vol­ver a cau­sar en­fer­me­da­des. Por ejem­plo, se han de­tec­ta­do frag­men­tos del vi­rus que cau­só la pan­de­mia de gri­pe es­pa­ño­la de 1918 (que de­jó cer­ca de 50 mi­llo­nes de muer­tos). No so­lo eso, en 2011 cien­tí­fi­cos ana­li­za­ron bac­te­rias con­ge­la­das por 30.000 años y des­cu­brie­ron va­rios ge­nes que les con­fe­rían re­sis­ten­cia a an­ti­bió­ti­cos. Ojo con es­te des­per­tar de vi­rus y bac­te­rias.

Ga­briel León

Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.