Elliot dis­fru­ta con sus pe­rros ami­gos

La Hora - - Mascotas -

Patricia Mo­reno tie­ne una ca­sa de aco­gi­da de ani­ma­les en An­da­lu­cía, Es­pa­ña. Por su ho­gar han pa­sa­do ga­tos, pe­rros, co­ne­jos, eri­zos y roe­do­res, aun­que al­gu­nos de ellos han te­ni­do la for­tu­na de ha­ber si­do adop­ta­dos por ella. Al igual que en mu­chas par­tes del mun­do, en su país las ra­tas son mi­ra­das con asco, pues son aso­cia­das a la su­cie­dad y a la ba­su­ra. Sin em­bar­go ha­ce dos años que ella in­te­gró a su “ma­na­da” a un pe­que­ño ra­tón lla­ma­do Elliot, quien hoy es fa­mo­so en las re­des so­cia­les. “Lo re­co­gi­mos de un cria­dor de ce­tre­ría de búhos y hal­co­nes, quien ha­bía de­ja­do el ofi­cio y no sa­bía qué ha­cer con las ra­tas que te­nía. Pu­so una pu­bli­ca­ción en in­ter­net y lo­gra­mos dar en adop­ción a cer­ca de cien ra­tas. Un pu­ña­do de ellas que­dó a la de­ri­va, así que un gru­po de per­so­nas nos hi­ci­mos car­go. Yo me lle­vé tres, a dos las reubi­qué y me que­dé con Elliot, de cua­tro me­ses”, cuen­ta Mo­reno a La Ho­ra.

Elliot rá­pi­da­men­te se pu­so có­mo­do y en­ta­bló amis­tad con los otros in­te­gran­tes de la fa­mi­lia. “Es muy so­cia­ble e in­te­li­gen­te. Mis pe­rros no tie­nen ins­tin­to ca­za­dor y se adap­ta­ron muy bien a él, tan­to que duer­men to­dos jun­tos. No vi­ve en jau­la y cuan­do sa­li­mos a la ca­lle, pla­ya o cam­po, an­da suel­to por­que no se arran­ca, só­lo de­be­mos te­ner cui­da­do con los rui­dos fuer­tes por­que se asus­ta. Si bien las ra­tas son gre­ga­rias, tra­ta­mos de bus­car­le un com­pa­ñe­ro y no qui­so por­que ya es­ta­ba có­mo­do con no­so­tros”, di­ce. Elliot pa­sa sus días en la ca­sa y es­tá tan bien adap­ta­do que ha­ce sus ne­ce­si­da­des en una zo­na con are­na, co­mo los ga­tos. No se pri­va en cuan­to a la co­mi­da, pues le dan ali­men­to pa­ra ra­tas, en­sa­la­das y pas­ta.

En el Fa­ce­book “Pa­tri Mo­reno” apa­re­cen vi­deos y fotos de Elliot en si­tua­cio­nes di­ver­ti­das. Ha­ce unas se­ma­nas es­tu­vo en­fer­mo, pen­sa­ron que po­día te­ner un tu­mor; fi­nal­men­te se tra­ta­ba de una ri­ni­tis y una in­fec­ción. Esos días de re­po­so es­tán re­la­ta­dos por su ama. Pe­ro apar­te del show Elliot tam­bién tie­ne un rol so­cial. “Nos con­tac­tó la fa­mi­lia de una mu­jer que tie­ne cán­cer, quien es se­gui­do­ra de Elliot. Me pi­dió que lo fo­to­gra­fia­ra con un car­tel que tu­vie­ra un men­sa­je es­pe­ran­za­dor pa­ra ella. Tam­bién me es­cri­bie­ron de un co­le­gio que aco­ge ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad. Me con­ta­ron que mu­chos de los alum­nos di­bu­ja­ban a Elliot por­que lo en­con­tra­ban lin­do. La gen­te es muy guay (co­ol)”, fi­na­li­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.