De ni­ña a mu­jer

La Hora - - En2minutos - Pa­tri­cio Cor­va­lán

Ha­bía mu­chas no­ches que no ter­mi­na­ban. Da­ba lo mis­mo si ce­rra­ba los ojos. Los fan­tas­mas se apro­ve­cha­ban de la so­le­dad y es­ta­ban ahí, ace­chan­do in­men­sos, en la pie­za de la pen­sión has­ta ro­bar­le las úl­ti­mas ti­bie­zas de una inocen­cia que se sen­tía tan le­ja­na.

Has­ta ayer no más Ka­ru­mi era to­da­vía una ni­ña. Cuan­do la ata­ca­ban los mie­dos, se me­tía de­ba­jo del bra­zo de su ma­dre. Eran una. Ha­bían lle­ga­do jun­tas des­de Li­ma ha­ce unos cuan­tos años bus­can­do ese des­tino que siem­pre pin­ta para me­jor cuan­do se le ve des­de lejos. Pe­ro de pron­to no te­nía a qué afe­rrar­se. Su ma­dre de­bió re­gre­sar a Pe­rú para cui­dar a la abue­la y Ka­ru­mi que­dó so­la, a mer­ced de los fan­tas­mas de ca­da no­che en la pen­sión, bus­can­do el co­ra­je para cre­cer de gol­pe. Na­die ha di­cho que ha­ya si­do fá­cil, pe­ro Ka­ru­mi, si qui­sie­ra, po­dría pre­su­mir de que lo ha es­ta­do lo­gran­do. Aho­ra que lo pien­sa, tra­ba­jar co­mo me­se­ra de día y es­tu­diar por las no­ches, ha­bían ayu­da­do para que los fan­tas­mas ca­da vez se ani­ma­ran me­nos a mo­les­tar­la. A ve­ces vol­vía tan can­sa­da que no so­ña­ba y si lo ha­cía era para en­con­trar­se con su ma­dre, or­gu­llo­sa, vién­do­la tan gran­de. Ka­ru­mi ya no era una ni­ña. Por eso, cuan­do que­dó em­ba­ra­za­da y se lo con­tó por chat a la fa­mi­lia en Pe­rú, to­dos so­llo­za­ron, me­nos ella, que llo­ró, pe­ro de ale­gría. Su ma­dre se ofre­ció para re­tor­nar y ayu­dar­la a criar, pe­ro ella se ne­gó con cal­ma e in­sis­ten­cia. No le im­por­ta­ba ha­ber ter­mi­na­do con su pa­re­ja. Lo que se le ve­nía era ma­ra­vi­llo­so. Los fan­tas­mas ya nun­ca más la pi­lla­rían so­la. Ka­ru­mi si­gue tra­ba­jan­do de día y es­tu­dian­do de no­che. A ca­da la­do – un po­co por ne­ce­si­dad y mu­cho por or­gu­llo–, allá va ella con su hi­ja. Na­die ha di­cho que ha­ya si­do fá­cil, pe­ro Ka­ru­mi, si qui­sie­ra, po­dría pre­su­mir de que lo si­gue lo­gran­do. Y de que ha cre­ci­do.

Di­rec­tor de Ga­llos.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.