Así se creó el pla­to con el di­se­ño más fa­mo­so de Chile

El nos­tál­gi­co mo­de­lo Wi­llow fue he­cho por el es­cul­tor Roberto Be­na­ven­te, quien tra­ba­jó en Fa­na­lo­za.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser

Tal vez re­cuer­da un pla­to que te­nía plas­ma­do un pai­sa­je en to­nos azu­les, en el que ha­bía una ca­sa de campo, un la­go y un cas­ti­llo. Mu­chos, du­ran­te su ni­ñez, co­mie­ron in­ven­tan­do his­to­rias res­pec­to a es­ta ima­gen, la que fue crea­da por el chi­leno Roberto Be­na­ven­te, es­cul­tor egre­sa­do de la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes y quien tra­ba­ja­ba en la em­pre­sa de ce­rá­mi­ca Fa­na­lo­za, que des­pués pa­só a ser Lo­za­pen­co.

Es­ta par­ti­cu­lar lo­za, cu­yo mo­de­lo se lla­ma Wi­llow, se ven­dió en­tre la dé­ca­da del se­sen­ta y el no­ven­ta y rá­pi­da­men­te se vol­vió po­pu­lar gra­cias a su ca­li­dad.

A más de vein­te años de que se de­ja­ra de fa­bri­car, la pie­za se con­vir­tió en un ob­je­to de cul­to. Apa­re­ce im­pre­sa en uno de los dis­cos del gru­po Vi­lla Ca­ri­ño, hay nu­me­ro­sas pá­gi­nas de in­ter­net que la han acla­ma­do y ade­más es ex­hi­bi­da en el Mu­seo de la His­to­ria de Pen­co, lo­ca­li­dad de la Re­gión del Bio­bío don­de fue crea­da.

Por es­ta ra­zón Cynthia Agui­le­ra, ti­tu­la­da de di­se­ño grá­fi­co en la Universidad de Chile, qui­so res­ca­tar es­ta sin­gu­lar his­to­ria y la plas­mó ha­ce dos años en su te­sis De lo co­ti­diano a lo ima­gi­na­rio, el pai­sa­je azul de Lo­za­pen­co.

“Es­tos pla­tos es­ta­ban en mi ca­sa y cuan­do le pre­gun­ta­ba a otras per­so­nas so­bre ellos, to­dos los vin­cu­la­ban con la lo­za de la abue­la. Cuan­do co­men­cé con la in­ves­ti­ga­ción me di cuen­ta de la im­por­tan­cia de la cul­tu­ra ma­te­rial chi­le­na. Via­jé a Pen­co, sin sa­ber mu­cho so­bre el te­ma y fui guia­da has­ta la ca­sa de don Roberto Be­na­ven­te”, se­ña­la Agui­le­ra (31).

Así su­po que es­te hom­bre in­gre­só a la em­pre­sa para di­se­ñar ar­te­fac­tos sa­ni­ta­rios, pe­ro ter­mi­nó co­mo el bra­zo de­re­cho del di­bu­jan­te in­glés John Clunn, con quien per­fec­cio­nó su ta­len­to y se con­vir­tió en el en­car­ga­do del de­par­ta­men­to de di­se­ño de Fa­na­lo­za (em­pre­sa que des­pués se lla­mó Lo­za­pen­co), pues­to que ocu­pó por más de cua­ren­ta años.

Fue en los se­sen­ta que Be­na­ven­te con­ci­bió la obra que mar­có un hi­to en su ca­rre­ra, pe­ro por la que nun­ca al­can­zó la fa­ma en vi­da. El es­cul­tor mu­rió el 21 de no­viem­bre de 2005 a los 83 años, sin Cynthia Agui­le­ra ras­treó en Pen­co, Re­gión del Bio­bío, el ori­gen del pla­to. de­jar pis­tas so­bre qué lo ins­pi­ró a crear el cé­le­bre pai­sa­je.

“Si el éxito se mi­die­ra por el re­co­no­ci­mien­to, en­ton­ces es­te mo­de­lo de lo­za sin du­da es exi­to­so. Qui­se ha­cer es­te es­tu­dio por­que sen­tí que el pla­to era un fe­nó­meno, ya que mu­cha gen­te lo iden­ti­fi­ca­ba. Yo creo que hoy tie­ne un va­lor sim­bó­li­co que raya en la emo­cio­na­li­dad. Pa­só de ser un ob­je­to fun­cio­nal a uno que te ha­ce volver al pa­sa­do, que ge­ne­ra re­cuer­dos. Hay al­gu­nos que los si­guen usan­do y otros que lo es­tán bus­can­do y pre­gun­tan dón­de lo pue­den ad­qui­rir”, di­ce la di­se­ña­do­ra chi­lla­ne­ja.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción de Agui­le­ra, el au­tor ha­bría re­in­ter­pre­ta­do una lo­za in­gle­sa Wi­llow Pat­tern con la cual tie­ne va­rias si­mi­li­tu­des.

“El nom­bre Wi­llow co­rres­pon­de a un di­se­ño de pla­to in­ter­na­cio­nal que se aso­cia a un tra­za­do azul. El pla­to de Be­na­ven­te tie­ne va­rios ele­men­tos aso­cia­dos al in­glés, pe­ro no son igua­les. El otro tie­ne una es­té­ti­ca orien­tal y és­te po­see ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos más oc­ci­den­ta­les”, cuen­ta.

“Al pa­re­cer hi­zo su pro­pia ver­sión que tie­ne que ver con el ima­gi­na­rio per­so­nal de al­go que él vio. Es­pe­cu­lan­do, el cen­tro de la ima­gen se pa­re­ce a los ca­mi­nos del sur chi­leno. Y para ha­cer­lo más pom­po­so y ele­gan­te, se le ocu­rrió po­ner­le un cas­ti­llo. Jun­to a él hay una ca­sa que en al­gu­nas de las par­ti­das lle­va una ‘B’ es­con­di­da, que era la fir­ma del au­tor. Es­ta prác­ti­ca, se­gún me con­ta­ron, era clan­des­ti­na”, agre­ga Agui­le­ra.

Quie­nes co­no­cie­ron a Be­na­ven­te cuen­tan que era un su­je­to ca­lla­do y re­ser­va­do. “Has­ta los más famosos han si­do así y él era quitado de bu­lla. Siem­pre pen­sa­ba en su tra­ba­jo co­mo ar­tis­ta y nun­ca en el di­ne­ro. En la ca­sa te­nía­mos un ál­bum tre­men­do con

los lo­gos y cal­co­ma­nías que ha­bía he­cho, pe­ro per­di­mos to­do en el tsu­na­mi del 2010. El mar en­tró a mi ca­sa y se lle­vó to­do. Si bien mi ma­ri­do hi­zo mu­chos di­se­ños, la co­lec­ción más re­co­no­ci­da era la Wi­llow, que no só­lo eran pla­tos, tam­bién ha­bían ta­zas, ja­rros y azu­ca­re­ros”, re­cuer­da In­grid Mer­lo, su viu­da.

Da­niel Hor­ma­zá­bal, de la sec­ción de Con­trol de Ca­li­dad de Lo­za­pen­co, co­no­ció de cer­ca a Be­na­ven­te. Lo des­cri­bió co­mo un hom­bre “dis­cre­to” y “muy bueno para el di­bu­jo”. Ade­más, ex­pli­có por qué el es­tam­pa­do azul tu­vo tan­to éxito. “Era una lo­za más que in­ter­me­dia, era de se­gun­da o pri­me­ra cla­se. Era nues­tro caballito de ba­ta­lla, la gen­te la pre­fe­ría por el di­se­ño y por­que no per­día los co­lo­res”.

El pla­to tam­bién es­ta­ba en ver­de y ro­jo te­rra­co­ta. A Agui­le­ra le co­men­ta­ron que se hi­cie­ron más par­ti­das azu­les por­que era más fá­cil de es­tam­par y por­que el co­lor per­mi­tía ca­mu­flar “pi­fias” de la lo­za, co­mo los gru­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.