Juan ge­ne­ró un sex­to sen­ti­do con es­te rol

La Hora - - País -

En el 2013, cuan­do el hi­jo de Juan Mu­ñoz Sán­chez (37) cum­plió un año, co­men­za­ron los cam­bios en su fa­mi­lia. Lue­go de cua­tro me­ses de con­ver­sa­ción, su mu­jer de­ci­dió re­to­mar sus fun­cio­nes co­mo asis­ten­te so­cial en un re­cin­to edu­ca­cio­nal y él re­nun­ció a la es­ta­ción de ser­vi­cios de com­bus­ti­ble don­de tra­ba­ja­ba. “De­ci­di­mos que yo me de­di­ca­ría por com­ple­to al cui­da­do de Luis Ber­nar­do y de la ca­sa. Yo ga­na­ba el mí­ni­mo y no era más que lo que de­bía­mos pa­gar­le a una se­ño­ra pa­ra que cum­plie­ra con las ta­reas do­més­ti­cas. Por otra par­te mi mu­jer, al ser pro­fe­sio­nal, re­ci­bía un suel­do su­fi­cien­te pa­ra cu­brir nues­tras ne­ce­si­da­des. Una aris­ta de es­ta si­tua­ción de in­ver­tir ro­les es que nues­tro hi­jo pre­sen­ta ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les, ya que tie­ne ras­gos del es­pec­tro au­tis­ta”, cuen­ta Mu­ñoz.

Al pa­re­cer hay va­rias ven­ta­jas al ser due­ño de ca­sa. Des­per­tó en él un sex­to sen­ti­do y una ne­ce­si­dad de rea­li­zar­se a tra­vés del bie­nes­tar co­mún. “Es un tra­ba­jo loa­ble, ya que el pre­mio no es un suel­do a fin de mes”, pre­ci­sa.

Es­te hom­bre tam­bién ha si­do blan­co de pre­jui­cios. “La ma­yo­ría de las per­so­nas cuan­do sa­ben de mi vi­da co­men­tan ‘¡Ah! Yo tam­bién es­tu­ve ce­san­te, pe­ro no te preo­cu­pes, ya en­con­tra­rás al­go acor­de a tus ne­ce­si­da­des’. In­clu­so me pre­gun­tan si vi el fi­nal de al­gu­na te­le­se­rie o me pi­den que les ha­ga un fa­vor, por­que se su­po­ne que ten­go mu­cho tiem­po li­bre”, afir­ma.

Son mu­chas las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za du­ran­te el día. Pre­pa­ra desa­yu­nos, va con su hi­jo a de­jar a su se­ño­ra al tra­ba­jo y vuel­ve pa­ra ha­cer el aseo ge­ne­ral de la ca­sa. La­va ro­pa, co­ci­na y des­pués de al­muer­zo lle­va a su hi­jo en el jar­dín in­fan­til y le va a de­jar co­mi­da a su mu­jer. En la tar­de ter­mi­na las ta­reas del ho­gar y es­pe­ra a to­dos con on­ce pa­ra ter­mi­nar el día lim­pian­do la co­ci­na.

“La gen­te me pi­de que les ha­ga al­gún fa­vor por­que se su­po­ne que ten­go mu­cho tiem­po li­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.