HA­BLAN LOS HOM­BRES QUE SE ATRE­VEN A SER MA­MÁ

Con mu­je­res más in­te­gra­das al mun­do la­bo­ral, el in­ter­cam­bio de ro­les ga­na te­rreno y rom­pe con los pre­jui­cios. Pa­dres cuen­tan có­mo lo ha­cen.

La Hora - - En2minutos - Na­ta­lia Heus­ser H.

No to­das las fa­mi­lias son igua­les y hay una en par­ti­cu­lar que está fue­ra de lo co­mún y que car­ga con mu­chos pre­jui­cios. His­tó­ri­ca­men­te se ha aso­cia­do a la mu­jer a las la­bo­res ho­ga­re­ñas y al cui­da­do de los hi­jos, pe­ro ¿qué pa­sa cuan­do es­tos ro­les los cum­ple un hom­bre? Se le tra­ta de ma­ca­beo o man­te­ni­do.

Hay mu­chos mo­ti­vos pa­ra que en una ca­sa se op­te por un hom­bre co­mo due­ño de ca­sa, don­de la mu­jer sea la pro­vee­do­ra. Al­gu­nos lo ha­cen pa­ra eco­no­mi­zar gas­tos, pa­ra es­tar más cer­ca de los hi­jos o pa­ra in­vo­lu­cra­se de lleno en la edu­ca­ción de ellos. Lo cier­to es que es­ta op­ción, que hoy es vis­ta con un po­co de re­ce­lo y bur­la, ma­ña­na po­dría ser una prác­ti­ca más nor­ma­li­za­da.

“Cual­quie­ra de los dos que ejer­za es­ta ta­rea la ha­rá bien, por­que es una de­ci­sión vo­lun­ta­ria y ha exis­ti­do una re­fle­xión so­bre eso. Me pa­re­ce bri­llan­te que am­bos re­suel­van que uno se que­de en la ca­sa, en vez de un ter­ce­ro, que no tie­ne un víncu­lo afec­ti­vo con los ni­ños”, se­ña­la Ca­ro­li­na Mu­ñoz, miem­bro del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo del Cen­tro UC de la Fa­mi­lia.

Pa­ra la di­rec­to­ra de la ca­rre­ra de Tra­ba­jo So­cial se abre un es­pa­cio más de­mo­crá­ti­co al in­te­rior de la fa­mi­lia. “Es otra mi­ra­da. Un es­pa­cio que ha­bía es­ta­do ve­da­do pa­ra el hom­bre se le ofer­ta co­mo un es­pa­cio le­gí­ti­mo de con­fian­za, don­de no se po­ne en du­da que lo que ellos van a ha­cer es co­rrec­to. Me pa­re­ce que es una ex­pe­rien­cia muy bo­ni­ta”, di­ce.

Jun­to a es­to, Mu­ñoz ex­pli­ca que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes tie­nen me­nos pre­jui­cios fren­te a es­tos es­ce­na­rios, lo que po­dría ayu­dar a que en unos años más ya no se vean con asom­bro. “Te­ne­mos qui­zás unas ba­rre­ras más fuer­tes en las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de nues­tro país. Por­que no hay una con­ci­lia­ción en­tre el tra­ba­jo y la fa­mi­lia, los ho­ra­rios de tra­ba­jo son muy ex­ten­sos. Por eso es com­ple­jo pen­sar en cum­plir ade­cua­da­men­te los ro­les de cui­da­do y ter­mi­na­mos des­can­san­do tan­to en un ter­ce­ro”.

En eso coin­ci­de Ca­ta­li­na Ar­tea­ga, aca­dé­mi­ca del De­par­ta­men­to de So­cio­lo­gía de la U. de Chi­le, quien se­ña­la que su sen­sa­ción es que la so­cie­dad está más pre­pa­ra­da que las au­to­ri­da­des y las ins­ti­tu­cio­nes tra­di­cio­na­les, co­mo la igle­sia y los par­ti­dos po­lí­ti­cos, a lle­var a ca­bo trans­for­ma­cio­nes en la es­fe­ra in­di­vi­dual, fa­mi­liar y so­cial.

Di­ce que es­ta es­truc­tu­ra fa­mi­liar no es po­si­ble “si no exis­ten cam­bios le­gis­la­ti­vos que den ma­yo­res po­si­bi­li­da­des a los pa­dres de ha­cer­se car­go de sus hi­jos cuan­do son pe­que­ños; eli­mi­nar la bre­cha de gé­ne­ro en los sa­la­rios, lo que per­mi­ti­ría que en una fa­mi­lia sea una op­ción real de­ci­dir quién se in­cor­po­ra al mer­ca­do la­bo­ral en ca­so de que sea só­lo uno en al­gu­nos pe­río­dos; me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y es­ta­bi­li­dad pa­ra las mu­je­res, en­tre otros factores, lo cual no se ve clara- men­te po­si­ble al cor­to pla­zo, pues pa­ra ello se ne­ce­si­ta vo­lun­tad política, a la vez que la con­fluen­cia de los em­pre­sa­rios y otros ac­to­res que no tie­nen in­te­rés en ge­ne­rar esos cam­bios”.

En es­ta lí­nea afir­ma que la de­man­da des­de la ciu­da­da­nía po­dría in­ci­dir en es­te lla­ma­do “in­ter­cam­bio de ro­les”, sin em­bar­go acla­ra que por aho­ra pa­re­cie­ra que hay otras prio­ri­da­des pa­ra el país y las per­so­nas.

-¿Po­drían ir en au­men­to es­te ti­po de fa­mi­lias?

-La in­for­ma­ción y es­tu­dios dis­po­ni­bles mues­tran que hay dis­tin­tos arre­glos fa­mi­lia­res y que hay una di­ver­si­dad im­por­tan­te. Los es­tu­dios que he­mos he­cho dan cuen­ta de la di­ver­si­dad de for­mas de ha­cer fa­mi­lia; la ma­yor to­le­ran­cia y, por tan­to, me­nor te­mor a ex­pli­ci­tar­lo. Mu­chas de las pa­re­jas que vi­ven jun­tas, por ejem­plo, tie­nen un arre­glo don­de per­ma­ne­cen uni­das por te­mas eco­nó­mi­cos y prác­ti­cos, pe­ro don­de el cen­tro ya no es la con­yu­ga­li­dad, sino la pa­ren­ta­li­dad. En la me­di­da que ha­ya más to­le­ran­cia y acep­ta­ción a la rup­tu­ra de ro­les de gé­ne­ro es­tá­ti­cos, po­drían au­men­tar es­tas prác­ti­cas, pe­ro no creo que sean una ma­yo­ría. Más bien lo que se va dan­do es que, en al­gu­nos sec­to­res so­cia­les, los hom­bres asu­men un po­co más de ta­reas do­més­ti­cas, más que de­di­car­se to­tal­men­te al tra­ba­jo do­més­ti­co no re­mu­ne­ra­do.

“En la me­di­da que ha­ya más to­le­ran­cia y acep­ta­ción a la rup­tu­ra de ro­les de gé­ne­ro es­tá­ti­cos, po­drían au­men­tar es­tas prác­ti­cas”. Ca­ta­li­na Ar­tea­ga, aca­dé­mi­ca U. de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.