El Carl Sa­gan chi­leno

La Hora - - En2minutos - Tex­tos Em­ma An­tón Cer­da Fo­to­gra­fía Gabriel Ga­ti­ca Re­yes

car­se re­por­ta­jes so­bre in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca: ahí de­ci­dió que que­ría clo­nar ge­nes. Por esa épo­ca es­ta­ba en pri­me­ro me­dio y des­de en­ton­ces su­po que el ca­mino iba a ser lar­go, ya que pro­ba­ble­men­te iba a te­ner que ha­cer un doc­to­ra­do.

In­gre­só a la Universidad Ca­tó­li­ca a es­tu­diar bio­quí­mi­ca. Al ter­cer año de es­tu­dios tra­ba­jó en un la­bo­ra­to­rio y su pri­me­ra ta­rea fue clo­nar un gen. Era tan­ta la emo­ción que lle­ga­ba a las 8 de la ma­ña­na y se iba a las 11 de la no­che. “Lo pa­sé real­men­te bien y ahí des­cu­brí que me gus­ta­ba mu­cho eso. Ter­mi­né la ca­rre­ra en Fran­cia y me de­vol­ví a Chi­le di­rec­to a em­pe­zar mi doc­to­ra­do. O sea, nun­ca sa­lí de la universidad”, de­ta­lla.

Gabriel con­ti­nuó avan­zan­do. Hi­zo un post­doc­to­ra­do en la Universidad An­drés Be­llo, y al ca­bo de dos años, en el 2008, ya le ha­bían ofre­ci­do un car­go. Lue­go de pa­sar por in­ves­ti­ga­ción y do­cen­cia, Gabriel de­ci­dió que su ca­rre­ra es­ta­ba lle­gan­do a su fin: ya ha­bía lo­gra­do las me­tas que se ha­bía pro­pues­to y aca­ba­ba de sur­gir una nue­va mo­ti­va­ción en su vi­da pro­fe­sio­nal, la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca.

“Creo que una de las co­sas bue­nas de có­mo vi­vo la vi­da es una per­ma­nen­te in­tros­pec­ción. Fue un epi­so­dio que ce­rré bien, por­que me fue bien co­mo cien­tí­fi­co, pu­bli­qué buen nú­me­ro de pa­pers, for­mé es­tu­dian­tes de doc­to­ra­do, ga­na­mos pre­mios. No sé si po­dría ha­ber he­cho mu­chas más co­sas des­de mi área”, re­fle­xio­na.

-De tu li­bro, ¿cuá­les son las his­to­rias que más des­ta­cas?

-Yo creo que son dos. Hay una que tie­ne que ver con có­mo nues­tro país se ha li­mi­ta­do a ex­plo­tar re­cur­sos na­tu­ra­les sin po­ner­le mu­chas lu­cas nun­ca. Te­ne­mos una eco­no­mía sú­per prehis­tó­ri­ca, bá­si­ca­men­te ven­de­mos pa­los, pie­dras y fru­ta. La his­to­ria que está des­cri­ta en el li­bro es có­mo nues­tro sa­li­tre, que fue el gran suel­do de Chi­le a co­mien­zos del si­glo an­te­pa­sa­do, se aca­bó por­que en Ale­ma­nia un cien­tí­fi­co des­cu­brió una nue­va for­ma de fi­jar ni­tró­geno, que es un gas muy abun­dan­te en el ai­re que res­pi­ra­mos, pe­ro hay po­co en el sue­lo y es fun­da­men­tal pa­ra fer­ti­li­zar plan­tas y ha­cer pól­vo­ra. Eso aca­bó por com­ple­to con la in­dus­tria del sa­li­tre, la ba­rrió, él se

Gabriel León, doc­tor en bio­lo­gía ce­lu­lar, se pro­pu­so acer­car el mun­do cien­tí­fi­co a to­dos los chi­le­nos. Aca­ba de pu­bli­car La ciencia pop.

Ser cien­tí­fi­co en Chi­le no es una ta­rea sen­ci­lla. La ma­yo­ría de las in­ves­ti­ga­cio­nes son rea­li­za­das por uni­ver­si­da­des -por lo que fal­tan otras ins­tan­cias pa­ra ge­ne­rar co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co-, los re­cur­sos es­ta­ta­les des­ti­na­dos son es­ca­sos y, pa­ra más re­ma­te, los in­ves­ti­ga­do­res son cues­tio­na­dos en mu­chas oca­sio­nes por per­so­nas que no tie­nen evi­den­cia ni co­no­ci­mien­to so­bre te­mas es­pe­cí­fi­cos.

To­das las si­tua­cio­nes an­te­rio­res son las que han im­pul­sa­do, en par­te, a que Gabriel León se de­di­que a di­fun­dir es­ta te­má­ti­ca de una for­ma más cer­ca­na a la gen­te co­mún: des­de ha­ce más de un año, es uno de los cin­co co­lum­nis­tas de dia­rio La

Ho­ra, y to­dos los miér­co­les es­cri­be so­bre al­gún te­ma vis­to des­de una pers­pec­ti­va cien­tí­fi­ca.

Pe­ro es­to no es su­fi­cien­te co­mo pa­ra que al­guien ha­ble de ciencia con pro­pie­dad: por eso Gabriel León es bio­quí­mi­co y doc­tor en bio­lo­gía ce­lu­lar y mo­le­cu­lar de la Universidad Ca­tó­li­ca, y ac­tual­men­te di­ri­ge el Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Ciencia en la Universidad An­drés Be­llo.

¿La gra­cia que tie­ne? Es ca­paz de ex­pli­car, de ma­ne­ra em­pá­ti­ca y sen­ci­lla, un mun­do que pue­de pa­re­cer le­jano y com­pli­ca­do al res­to de la gen­te, lo que con­fir­man sus más de 11 mil se­gui­do­res en Twit­ter (@Ga­boTui­te­ro).

Eso es lo que bus­ca en el pri­mer li­bro que aca­ba de pu­bli­car, La Ciencia Pop, en don­de de­ta­lla có­mo las fru­ti­llas que se co­men en to­do el mun­do son, en par­te, ori­gi­na­rias de Chi­le. O có­mo la mis­ma ciencia nos lle­vó a la quie­bra co­mo país, en 1909, con la crea­ción del sa­li­tre sin­té­ti­co.

Gra­cias a que su pa­pá es téc­ni­co elec­tró­ni­co, y a que en su ca­sa ha­bía una gran can­ti­dad de he­rra­mien­tas, Gabriel tu­vo la opor­tu­ni­dad de des­ar­mar va­rias co­sas pa­ra sa­tis­fa­cer la curiosidad na­tu­ral que to­do ni­ño tie­ne.

“De­sar­mé el re­loj des­per­ta­dor por­que que­ría sa­ber có­mo fun­cio­na­ba. Evi­den­te­men­te no lo pu­de ar­mar de vuel­ta, así que ese día no me des­per­té en la ma­ña­na, pe­ro yo creo que fue muy en­tre­te­ni­do es­to de cre­cer en una ca­sa con har­tas he­rra­mien­tas; me per­mi­tió ex­plo­tar mi curiosidad”, re­cuer­da.

To­do to­mó pleno sen­ti­do a los ocho años, cuan­do le re­ga­la­ron un microscopio: “Ahí des­cu­brí otro mun­do y lo en­con­tré fas­ci­nan­te. In­clu­so me cor­té un de­do pa­ra po­der ver san­gre al microscopio y des­de en­ton­ces el fo­co de mi aten­ción fue­ron los se­res vi­vos y có­mo fun­cio­na­ban, por qué se abren las flo­res y co­sas así”.

En los años 90, en la re­vis­ta Muy In­tere­san­te, co­men­za­ron a pu­bli-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.