LEY ZA­MU­DIO SÓ­LO SE HA USA­DO EN 47 CA­SOS

En sus cua­tro años de vi­gen­cia, tre­ce de­man­dan­tes ga­na­ron jui­cio por dis­cri­mi­na­ción, se­gún ba­lan­ce de Fun­da­ción Igua­les. Só­lo dos de los re­cur­sos aco­gi­dos fue­ron por orien­ta­ción se­xual.

La Hora - - News - Em­ma Antón

Des­de el 12 de julio del año 2014, nues­tro país cuen­ta con una ley que es­ta­ble­ce me­di­das y san­cio­nes con­tra si­tua­cio­nes de dis­cri­mi­na­ción. La le­gis­la­ción vio la luz lue­go de la trá­gi­ca muer­te de Da­niel Za­mu­dio, un jo­ven ho­mo­se­xual de 24 años que fue agre­di­do bru­tal­men­te en el Par­que San Bor­ja.

La Ley 20.609, más co­no­ci­da co­mo Ley An­ti­dis­cri­mi­na­ción o Ley Za­mu­dio, no só­lo se re­fie­re a la dis­cri­mi­na­ción ar­bi­tra­ria por orien­ta­ción se­xual, sino que pro­te­ge a la po­bla­ción en otros ca­sos de ar­bi­tra­rie­dad.

Has­ta oc­tu­bre de 2016, y des­de su pro­mul­ga­ción, los juz­ga­dos ci­vi­les só­lo han dic­ta­do 47 sen­ten­cias am­pa­ra­das ba­jo es­ta ley. Los da­tos fue­ron ob­te­ni­dos por la Fun­da­ción Igua­les a tra­vés de la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en la pá­gi­na web del Po­der Ju­di­cial.

Del to­tal de las sen­ten­cias, só­lo 13 de­man­das fue­ron aco­gi­das, mien­tras que las 34 res­tan­tes fue­ron re­cha­za­das. De los 47 fa­llos, só­lo en seis se in­vo­ca­ron las ca­te­go­rías de orien­ta­ción se­xual, iden­ti­dad de gé­ne­ro o se­xo. En dos de ellos los de­man­dan­tes ga­na­ron el jui­cio.

Una de las ca­te­go­rías in­vo­ca­das más nu­me­ro­sa es la re­fe­ren­te a dis­cri­mi­na­ción por dis­ca­pa­ci­dad o en­fer­me­dad, con 18 ca­sos. En tan­to, en otros 10 se ar­gu­men­tó dis­cri­mi­na­ción por ideo­lo­gía, opi­nión po­lí­ti­ca, sin­di­ca­ción o par­ti­ci­pa­ción en or­ga­ni­za­cio­nes gre­mia­les. Las res­tan­tes 13 co­rres­pon­den a acu­sa­cio­nes de ar­bi­tra­rie­dad por apa­rien­cia per­so­nal, es­ta­do ci­vil y re­li­gión.

Juan Enrique Pi, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Igua­les, de­ta­lla que “lo que ha­ce la Ley An­ti­dis­cri­mi­na­ción es crear una ac­ción ju­di­cial, es de­cir, una po­si­bi­li­dad de que to­das las per­so­nas que son dis­cri­mi­na­das pue­dan ir a los tri­bu­na­les de jus­ti­cia a de­man­dar un ti­po de ac­to que es ile­gal”.

En el Ar­tícu­lo 2 de la le­gis­la­ción se de­ta­lla que una dis­cri­mi­na­ción ar­bi­tra­ria es to­da aque­lla dis­tin­ción, ex­clu­sión o res­tric­ción que no tie­ne una jus­ti­fi­ca­ción ra­zo­na­ble, las que se pue­den fun­dar en mo­ti­vos co­mo ra­za, et­nia, na­cio­na­li­dad, si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca, idio­ma, ideo­lo­gía, opi­nión po­lí­ti­ca, re­li­gión, creen­cias, sin­di­ca­ción o par­ti­ci­pa­ción en or­ga­ni­za­cio­nes gre­mia­les, se­xo, orien­ta­ción se­xual, iden­ti­dad de gé­ne­ro, es­ta­do ci­vil, edad, fi­lia­ción, apa­rien­cia per­so­nal y en­fer­me­da­des o dis­ca­pa­ci­da­des.

“Es­ta ley ha si­do muy po­co uti­li­za­da por­que tam­bién la ac­ción tie­ne cier­tas di­fi­cul­ta­des, co­mo cuan­do la per­so­na que es dis­cri­mi­na­da le to­ca de­mos­trar que ha si­do dis­cri­mi­na­da. Es­to es su­ma­men­te di­fí­cil, es mu­cho mas fá­cil pa­ra la per­so­na que pre­sun­ta­men­te dis­cri­mi­nó de­mos­trar que ac­tuó jus­ti­fi­ca­da­men­te o en ba­se a sus re­glas ge­ne­ra­les”, afir­ma el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Igua­les.

La or­ga­ni­za­ción des­ta­ca que si bien la ley es un avan­ce en ma­te­ria de pro­tec­ción con­tra la dis­cri­mi­na­ción, aún es ne­ce­sa­rio me­jo­rar la le­gis­la­ción.

“No­so­tros he­mos di­cho que es­ta ley re­quie­re una re­for­ma, por­que es­tá in­com­ple­ta. La ley so­la­men­te en­tre­ga una ac­ción, es de­cir, la po­si­bi­li­dad de que una per­so­na va­ya a tri­bu­na­les a de­nun­ciar es­ta si­tua­ción, pe­ro lo que le fal­ta es el te­ma de la pre­ven­ción. En Chi­le se dis­cri­mi­na a ve­ces por­que se tie­ne des­co­no­ci­mien­to res­pec­to a si­tua­cio­nes de una so­cie­dad cam­bian­te”, ex­pli­ca Pi.

El di­ri­gen­te agre­ga que las san­cio­nes de la ley, ade­más, son bas­tan­te ba­jas. “No con­tem­plan la po­si­bi­li­dad de que la víc­ti­ma pi­da una in­dem­ni­za­ción por per­jui­cios, por lo tan­to las per­so­nas tam­bién pue­den pen­sar que es­ta ley no es la más efi­cien­te al mo­men­to de de­nun­ciar un he­cho”.

Pi in­di­ca que la san­ción más al­ta que con­tem­pla la nor­ma es una mul­ta por un mon­to apro­xi­ma­do de 2 mi­llo­nes de pe­sos, pe­ro en be­ne­fi­cio fis­cal. “La per­so­na dis­cri­mi­na­da no tie­ne de­re­cho a pe­dir en el mis­mo pro­ce­di­mien­to una in­dem­ni­za­ción por per­jui­cio y esa es una re­for­ma que no­so­tros tam­bién he­mos im­pul­sa­do”, ase­gu­ra.

“Cuan­do hay dis­cri­mi­na­ción, hoy la ley nos per­mi­te reac­cio­nar a es­te ac­to, pe­ro no pre­vie­ne que ese ac­to u otros ocu­rran”. Juan Enrique Pi, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Igua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.