Pe­dro Car­cu­ro vuel­ve a sus orí­ge­nes: re­to­ma la con­ver­sa­ción y los re­la­tos en TVN

El pe­rio­dis­ta re­to­ma los pro­gra­mas de con­ver­sa­ción en El si­llón de Pe­dro, edi­ción pre­si­den­cial, y se pre­pa­ra pa­ra na­rrar nue­va­men­te los par­ti­dos de La Ro­ja. “Si TVN me lo pi­de, no pue­do de­cir que no”, ase­gu­ra.

La Hora - - News - Fe­li­pe Mo­ra­les L.

Pe­dro Car­cu­ro no te­nía pen­sa­do vol­ver “por dos” a la pan­ta­lla abier­ta. Y me­nos ha­cer­lo en las fa­ce­tas de en­tre­vis­ta­dor y relator de­por­ti­vo que ha­ce un par de años pa­re­ció en­te­rrar. “Es que a TVN no pue­do de­cir­le no”, afir­ma el pe­rio­dis­ta, quien ano­che es­tre­nó la edi­ción pre­si­den­cial de El si­llón de Pe­dro, es­pa­cio na­ci­do al ale­ro del ca­nal 24 Ho­ras, y que aho­ra pa­sa a la se­ñal abier­ta con mi­ras a las elec­cio­nes de no­viem­bre. “Hi­ci­mos 12 ca­pí­tu­los, don­de ha­bla­mos con per­so­na­li­da­des pro­ve­nien­tes de dis­tin­tas áreas de la so­cie­dad, a quie­nes pu­di­mos co­no­cer más a fon­do (...) Y cuan­do es­tá­ba­mos pen­san­do en rea­li­zar una se­gun­da tem­po­ra­da des­pués de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes (ju­nio-julio), el ca­nal su­gi­rió la idea de ha­cer es­ta edi­ción es­pe­cial, en la te­le­vi­sión abier­ta, y aquí es­ta­mos. No hu­bo tiem­po pa­ra pen­sar­lo, TVN se en­tu­sias­mó, se ar­mó un lin­do equi­po y nos ti­ra­mos a la pis­ci­na (El es­pa­cio irá los do­min­gos des­pués del no­ti­cie­ro cen­tral).

- ¿Pre­sión ex­tra en­tre­vis­tar al fu­tu­ro pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca? En oca­sio­nes la gen­te cri­ti­ca que no se les pre­gun­te lo que la ma­yo­ría quie­re.

- Siem­pre ha­cer una en­tre­vis­ta im­pli­ca una cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad, in­de­pen­dien­te de quién es­té al fren­te. He­mos he­cho las ta­reas, nos he­mos pre­pa­ra­do, y es­pe­ra­mos que es­te tra­ba­jo pre­vio se plas­me en una bue­na con­ver­sa­ción. Te­ne­mos la obli­ga­ción de to­car la con­tin- gen­cia, los te­mas que es­tán en la pau­ta, pe­ro tam­bién pre­ten­de­re­mos ahon­dar en las his­to­rias de vi­da que le dan el to­que más hu­mano a los can­di­da­tos.

- ¿Ex­tra­ñas los pro­gra­mas de con­ver­sa­ción en la TV?

- Yo veo mu­cha te­le­vi­sión in­ter­na­cio­nal, y en la gran ma­yo­ría de los ca­na­les ex­tran­je­ros los pro­gra­mas de en­tre­vis­tas, de con­ver­sa­ción es­tán ins­ta­la­dos. Acá en Chi­le nos he­mos acos­tum­bra­do a vi­vir y a con­su­mir to­do a mil por ho­ra, y yo creo que ha­ce bien con­ver­sar y tam­bién ha­ce bien es­cu­char una con­ver­sa­ción. Veo la te­le­vi­sión ita­lia­na, la es­pa­ño­la, la ale­ma­na, que no en­tien­do un ca­ra­jo, pe­ro igual la veo (ríe) y hay di­ver­sos pro­gra­mas don­de la con­ver­sa­ción es el cen­tro. No tie­ne por qué ser siem­pre el for­ma­to tra­di­cio­nal de en­tre­vis­ta. Hay mu­chas al­ter­na­ti­vas que acá po­dría­mos apro­ve­char más.

DE VUEL­TA A LAS CAN­CHAS

El 2014, tras el Mun­dial de Fút­bol de Bra­sil, Car­cu­ro ase­gu­ró que no re­la­ta­ría más par­ti­dos. “Col­gué los guan­tes”, di­jo en aque­lla opor­tu­ni­dad. Pe­ro en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, el ex ani­ma­dor de De Pé a Pá vol­ve­rá a vi­brar con lo que pa­sa en la can­cha. “Pen­sé que ha­bía ba­ja­do la cor­ti­na de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­ro lo reite­ro, no le pue­do de­cir que no a TVN. La es­ta­ción me in­clu­yó en es­te pro­yec­to y me subí a la mi­cro sin du­dar­lo un se­gun­do”, co­men­ta.

- Crees que la gen­te ex­tra­ña tu for­ma de re­la­tar an­te la arre­me­ti­da de co­men­ta­ris­tas co­mo Clau­dio Pal­ma y Alberto Je­sús Ló­pez, el “tro­va­dor” del gol, en­tre otros?

- Uno siem­pre tie­ne ad­he­ren­tes al mo­do de ha­cer las co­sas, o si no ha­ce ra­to no es­ta­ría en la te­le. Evi­den­te que hay com­pa­ñe­ros que son fuer­tes, que son jó­ve­nes, con los que te­ne­mos que com­pe­tir, pe­ro tra­ta­re­mos de se­du­cir a la au­dien­cia no só­lo con el re­la­to, sino que con to­da la co­ber­tu­ra que rea­li­za­re­mos al even­to de­por­ti­vo.

- ¿Y man­ten­drás la tra­di­ción de no gri­tar gol?

- Te lo di­go muy sim­ple. Es­to em­pe­zó a cua­jar de un mo­do na­tu­ral, ca­si sin que yo me die­ra cuen­ta. Siem­pre pen­sé que con el gri­to de gol per­día tiem­po por­que re­pe­tía lo que la gen­te es­ta­ba ha­cien­do en su ca­sa. Cuan­do se es­tá vien­do un par­ti­do, ya sea acom­pa­ña­do o so­lo, y tu equi­po mar­ca un tan­to, el gri­to de gol lle­ga de in­me­dia­to. Los abra­zos tam­bién se su­ce­den. En­ton­ces di­je “por qué no apro­ve­char esos se­gun­dos de gri­tar gol en con­tar otras co­sas que es­tán pa­san­do, u otras sen­sa­cio­nes que es­toy sin­tien­do”.

Esa fue la ra­zón.

“Oja­lá hu­bie­sen más pro­gra­mas deen­tre­vis­tas. Creo que ha­ce bien con­ver­sar y es­cu­char una bue­na con­ver­sa­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.