La fa­rra de Co­lo Co­lo no tie­ne fin

EM­PA­TÓ AN­TE ANTOFAGASTA Y LE DE­JÓ EL TÍ­TU­LO SER­VI­DO A LA U

La Hora - - Deportes - Cristian González Far­fán

No hu­bo tiem­po pa­ra el mi­la­gro. Pablo Gue­de re­cién se acordó de Ch­ris­to­fer Gon­za­les cuan­do Gon­za­lo Vi­lla­gra, de la ma­ne­ra me­nos or­to­do­xa po­si­ble y tras una ma­la sa­li­da de Ál­va­ro Sa­la­zar, en­mu­de­ció un Mo­nu­men­tal que ya emi­tía un ten­so mur­mu­llo cuan­do Antofagasta lle­ga­ba y lle­ga­ba.

Los hin­chas al­bos ya ha­bían vis­to es­te par­ti­do mu­chas ve­ces. Lo vie­ron an­te Bo­ta­fo­go y lo vie­ron en otras oca­sio­nes en que el Ca­ci­que sa­lió ai­ro­so, pues tu­vo la suer­te de no re­ci­bir go­les. An­te Ever­ton, el amor pro­pio de los ju­ga­do­res sal­vó a Gue­de; una se­ma­na des­pués, no hu­bo mi­la­gro ni fes­te­jos efu­si­vos, con do­bles cha­po­teos en el agua. Nue­va­men­te el ar­gen­tino erró en los cam­bios, y el cua­dro po­pu­lar ve otra vez có­mo un tí­tu­lo, que se da­ba por se­gu­ro tras el gol de Can­chi­ta, se le es­ca­pa. Y pa­ra col­mo, fren­te al ar­chi­rri­val.

El gol de Oc­ta­vio Ri­ve­ro (23’) fre­nó el ím­pe­tu de bus­car en­se­gui­da el se­gun­do. Co­mo que au­to­má­ti­ca­men­te Co­lo Co­lo des­ace­le­ra, es­pe­ra ver qué ha­ce el ri­val, cuan­do ano­ta en el ama­ne­cer.

Sin na­da que per­der, los nor­ti­nos no se de­ja­ron do­mes­ti­car por el alien­to de 40 mil al­mas. Si el pri­mer tiem­po ter­mi­nó con po­se­sión de pe­lo­ta re­par­ti­da en por­cen­ta­je, en el com­ple­men­to la ba­lan­za se in­cli­nó ha­cia los Pu­mas. Co­lo Co­lo ya no te­nía el ba­lón y Gue­de, inex­pli­ca­ble­men­te, sa­có a Ri­ve­ro y a Ra­món Fer­nán­dez. Iván Mo­ra­les y Bra­yan Vé­jar, los res­pec­ti­vos cam­bios, no fue­ron solución.

Antofagasta se­guía mar­ti­llan­do, mien­tras los fa­ná­ti­cos al­bos, aten­tos a Ran­ca­gua, oían que la U au­men­ta­ba an­te O’Hig­gins. Ál­va­ro Sa­la­zar se es­ta­ba con­vir­tien­do nue­va­men­te en fi­gu­ra y has­ta el mi­nu­to 87, Gue­de za­fa­ba y su equi­po lle­ga­ba a El Sal­va­dor de­pen­dien­do de sí mis­mo. Pe­ro el pues­to del ar­que­ro es cruel. Sa­la­zar fa­lló so­lo una vez y Vi­lla­gra, con el em­pei­ne, con el mus­lo, con el es­tó­ma­go, con el es­ter­nón, la me­tió aden­tro y los abra­zos se sin­tie­ron has­ta en El Te­nien­te. Ya era tar­de pa­ra me­ter a Can­chi­ta. Los milagros se cuen­tan so­lo una vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.