Ojo con los fac­to­res que mo­ti­van los cam­bios de tra­ba­jo

El suel­do no es lo úni­co que in­flu­ye. Tam­bién ele­men­tos co­mo un mal am­bien­te la­bo­ral o con­di­cio­nes de ha­ci­na­mien­to.

La Hora - - Empleos - Clau­dia Mal­do­na­do C.

De pron­to la idea de cam­biar­se de tra­ba­jo co­mien­za a ron­dar por la ca­be­za. Se em­pie­zan a mi­rar los avi­sos en la pren­sa y en los por­ta­les co­mo Tra­ba­jan­do.com o La­bo­rum.com.

¿Qué nos lle­va a bus­car nue­vas al­ter­na­ti­vas la­bo­ra­les? Los mo­ti­vos pue­den ser in­fi­ni­tos, sin em­bar­go, hay al­gu­nos ele­men­tos que de­to­nan la ne­ce­si­dad de un cam­bio, más allá del tra­ba­jo mis­mo.

El pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa consultora IT Hun­ter, Ben­ja­mín To­se­lli, co­men­ta que mu­chas ve­ces la per­so­na se sien­te afor­tu­na­da por te­ner un tra­ba­jo es­ta­ble, pe­ro se sien­te des­mo­ti­va­da por­que tie­ne un suel­do ba­jo o su vi­da per­so­nal es­tá sien­do afec­ta­da por los ho­ra­rios. En­ton­ces, se­ña­la To­se­lli, pue­de ha­ber lle­ga­do el mo­men­to de ha­cer un quie­bre y ex­plo­rar nue­vos ho­ri­zon­tes.

“Va a de­pen­der de ca­da per­so­na la ra­zón que la lle­va a pen­sar en un cam­bio la­bo­ral. Pa­ra al­gu­nas se­rá, por ejem­plo, la ne­ce­si­dad de con­tar con más opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te o pro­yec­tar­se en al­gún pues­to de je­fa­tu­ra. Pa­ra otros, en tan­to, pa­sa­rá por un te­ma eco­nó­mi­co o de más be­ne­fi­cios (sa­la­rio emo­cio­nal)”.

Tam­bién in­flu­yen el am­bien­te la­bo­ral, la fal­ta de es­pa­cios pa­ra el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, y el no te­ner tiem­po o ener­gía pa­ra desa­rro­llar otras ac­ti­vi­da­des con la fa­mi­lia y los ami­gos.

“Lo im­por­tan­te es te­ner cla­ri­dad que no só­lo el ele­men­to eco­nó­mi­co pue­de em­pu­jar a un in­di­vi­duo a bus­car di­fe­ren­tes ho­ri­zon­tes la­bo­ra­les. Hay otros po­de­ro­sos mo­ti­vos que in­flu­yen en ello y que no ne­ce­sa­ria­men­te se re­la­cio­nan con el di­ne­ro”, aco­ta el ex­per­to de IT Hun­ter.

Es ne­ce­sa­rio, agre­ga el eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa re­clu­ta­do­ra, que el tra­ba­ja­dor ten­ga ab­so­lu­ta cla­ri­dad so­bre la o las cau­sas que lo tie­nen en ese es­ta­do de des­gano, y que pon­ga to­da su ener­gía y com­pro­mi­so en el desafío de en­con­trar un nue­vo tra­ba­jo pa­ra re­nun­ciar al ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.