MÉ­DI­COS ALERTAN POR DES­CO­NO­CI­DOS RIESGOS DE USAR COTONITOS

Me­no­res de 10 años son los más afec­ta­dos por le­sio­nes que pueden ir des­de in­fec­cio­nes has­ta la per­fo­ra­ción del tím­pano.

La Hora - - En2minutos - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Na­da pue­de pa­re­cer más inocen­te que un co­to­ni­to, esos pe­que­ños pa­li­tos fle­xi­bles con sua­ve al­go­dón en sus ex­tre­mos que mu­chos usan dia­ria­men­te tras el ba­ño ma­tu­tino. In­clu­so en va­rias clí­ni­cas y hos­pi­ta­les de San­tia­go los in­clu­yen en el ajuar de re­ga­lo pa­ra los re­cién na­ci­dos.

Sin em­bar­go, los es­pe­cia­lis­tas son cla­ros en ad­ver­tir de los pe­li­gros que un uso no apro­pia­do de es­tos ele­men­tos de lim­pie­za pue­de cau­sar en el con­duc­to auditivo de ni­ños y adul­tos.

Des­de ha­ce dé­ca­das los mé­di­cos e in­clu­so los fa­bri­can­tes ad­vier­ten que los cotonitos se uti­li­zan só­lo pa­ra lim­piar el pabellón au­ri­cu­lar (la ore­ja) y nunca de­ben ser in­tro­du­ci­dos al con­duc­to.

Pe­ro un re­cien­te in­for­me pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Pe­dia­trics de Es­ta­dos Uni­dos mues­tra que los pa­dres si­guen usan­do es­te im­ple­men­to pa­ra asear la par­te in­ter­na de los oí­dos de sus hi­jos y mu­chos de los pe­que­ños que lle­gan a ur­gen­cias con trau­mas au­ri­cu­la­res tu­vie­ron un ac­ci­den­te con esos cotonitos.

En Chi­le no hay ci­fras res­pec­to al nú­me­ro de ac­ci­den­tes de es­te ti­po, pe­ro a la con­sul­ta del oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go in­fan­til de la Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, Héc­tor Sa­li­nas, lle­ga un nú­me­ro im­por­tan­te de pa­cien­tes con le­sio­nes por cuer­pos ex­tra­ños en el oí­do, de los cua­les los cotonitos son los más fre­cuen­tes.

Ex­pli­ca que los me­no­res de diez años son los que más ac­ci­den­tes de es­te ti­pos su­fren, aun­que las le­sio­nes más gra­ves se ob­ser­van en me­no­res de tres años.

“Los ni­ños co­pian las cos­tum­bres de sus pa­dres y jue­gan a in­tro­du­cir­se los cotonitos en los oí­dos cau­san­do gra­ves le­sio­nes”, ase­gu­ra.

Pe­ro no só­lo los ni­ños su­fren de es­tas le­sio­nes. “Una vez un pa­cien­te mío, cantante, se es­ta­ba lim­pian­do los oí­dos y se asus­tó con el ga­to por lo que em­pu­jó el co­to­ni­to ha­cia aden­tro y se da­ñó el tím­pano”, cuen­ta el es­pe­cia­lis­ta.

Jor­ge Al­fa­ro, de la ra­ma de Pe­dia­tría Am­bu­la­to­ria de la So­cie­dad Chi­le­na de Pe­dia­tría (So­chi­pe), tam­bién ha aten­di­do al­gu­nos de es­tos ca­sos y des­ta­ca que, ade­más de los trau­mas, otro pe­li­gro es que se que­de el al­go­dón en el con­duc­to auditivo. “Es lo más co­mún”, di­ce.

“Y cuán­do el al­go­dón se ha que­da­do en el oí­do por mu­cho tiem­po, pue­de cau­sar una oti­tis externa e in­ten­tar re­ti­rar­los pue­de cau­sar un trau­ma adi­cio­nal”, apun­ta.

El doc­tor Gus­ta­vo Valderrama, je­fe de Ur­gen­cia In­fan­til de Clí­ni­ca Dá­vi­la, ex­pli­ca que “es­tos trau­mas de­bu­tan con un fuer­tí­si­mo do­lor e in­clu­so san­gra­mien­to”. Y ad­vier­te que in­clu­so un trau­ma pe­que­ño pue­de ser pe­li­gro­so pues se pue­de lle­gar a da­ñar el tím­pano o la mem­bra­na tim­pá­ni­ca, “lle­gan­do a que­dar con dis­mi­nu­ción de la au­di­ción o sor­de­ra”.

CA­NAL NO SE LIM­PIA

To­do es­te ries­go es­tá aso­cia­do a la creen­cia de que de­be­mos lim­piar los oí­dos por den­tro, pe­ro los es­pe­cia­lis­tas lo des­car­tan.

“En Chi­le hay una cul­tu­ra de des­co­no­ci­mien­to acer­ca de lo pe­li­gro­sos que pueden ser es­tos ar­tícu­los de lim­pie­za”, di­ce el doc­tor Valderrama.

“Hay un ada­gio de los oto­rri­nos viejos que di­ce: ‘El oí­do se lim­pia con los co­dos. Es de­cir, no se lim­pia”, re­fuer­za el oto­rrino de Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, pues el ca­nal auditivo tie­ne un sis­te­ma de au­to lim­pie­za, “pe­ro al usar el co­to­ni­to em­pu­ja­mos nue­va­men­te la ce­ra ha­cia el con­duc­to”.

En tan­to, el doc­tor Sa­li­nas ad­vier­te que “cual­quier co­sa que tú ha­gas en el ca­nal auditivo pue­de ser pe­li­gro­so, pues la piel del ca­nal es muy de­li­ca­da y se hie­re muy fá­cil­men­te”.

Por es­to el pe­dia­tra Jor­ge Al­fa­ro es cla­ro: “Usar cual­quier cuer­po ex­tra­ño pa­ra lim­piar el con­duc­to auditivo es­tá com­ple­ta­men­te con­tra­in­di­ca­do”.

Ade­más, el doc­tor Valderrama ex­pli­ca que el ce­ru­men que tie­nen los oí­dos “tie­ne una fun­ción pro­tec­to­ra, pre­vie­ne in­fec­cio­nes, pro­te­ge de do­lo­res de oí­dos por ai­re frío y cui­da el tím­pano”.

Y, de hecho, “lim­piar­se mu­cho los oí­dos pue­de ge­ne­rar aler­gias sim­ples, co­mo al cham­pú, que ge­ne­ran más pi­ca­zón”, ase­gu­ra.

An­te es­to, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan lim­piar só­lo el pabellón auditivo con una toa­lla hú­me­da “has­ta don­de al­can­cen los de­dos”.

“La piel del ca­nal auditivo es muy de­li­ca­da y se hie­re muy fá­cil­men­te”. Héc­tor Sa­li­nas, oto­rrino de Clí­ni­ca San­ta Ma­ría.

“Usar un cuer­po ex­tra­ño pa­ra lim­piar el con­duc­to auditivo es­tá con­tra­in­di­ca­do”. Jor­ge Al­fa­ro, pe­dia­tra de la So­chi­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.