PE­LI­GRA EL PA­TRI­MO­NIO DE LOS MÁS DE 800 CITÉS DE SAN­TIA­GO

ONG in­ves­ti­gó las cos­tum­bres de las ca­si 40 mil personas que aún ha­bi­tan es­tas tra­di­cio­na­les cons­truc­cio­nes de la ca­pi­tal, y con­clu­yó que la vi­da de ba­rrio es­tá des­apa­re­cien­do.

La Hora - - News - Em­ma An­tón Cer­da

Rodrigo Aza­gra na­ció, cre­ció y con­ti­núa vi­vien­do en el ci­té Blas Ca­ñas, en San­tia­go Cen­tro. Toda su ni­ñez y ado­les­cen­cia vio có­mo las 26 ca­sas que com­po­nen el pa­sa­je ce­le­bra­ban Fies­tas Pa­trias, Na­vi­dad, el Mes de Ma­ría y otras fes­ti­vi­da­des. Hoy sus ve­ci­nos, con suer­te, ad­mi­ran jun­tos los fue­gos ar­ti­fi­cia­les de Año Nue­vo.

“En Na­vi­dad un ve­cino se dis­fra­za­ba de Vie­jo Pas­cue­ro y en el Mes de Ma­ría ve­nía un sa­cer­do­te a ce­le­brar mi­sa, por­que te­ne­mos una vir­gen en el in­te­rior del ci­té. Pe­ro la gen­te que lle­va­ba las tra­di­cio­nes, la más vie­ja, fue mu­rien­do y ya no te­ne­mos una vi­da co­mu­ni­ta­ria”, ex­pli­ca Aza­gra.

La trans­for­ma­ción de la ciu­dad, con la cons­tan­te cons­truc­ción de nue­vos edi­fi­cios, ade­más de la in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías, han pro­vo­ca­do que los cités que­den en el ol­vi­do. Al me­nos Aza­gra pien­sa que in­ter­net y la lle­ga­da de los ce­lu­la­res, jun­to a otros apa­ra­tos, han li­mi­ta­do la vi­da co­mu­ni­ta­ria.

Gon­za­lo Ar­ze, aca­dé­mi­co e in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, in­di­ca que “la pre­gun­ta que nos for­mu­la­mos es qué es lo que su­ce­de con es­tos cités que es­tán em­pla­za­dos den­tro de una tra­ma de es­truc­tu­ra ur­ba­na que a tra­vés del tiem­po se va trans­for­man­do, y ca­da vez con ma­yor ve­lo­ci­dad”.

Es así co­mo el ar­qui­tec­to des­ta­ca que ha que pre­gun­tar­se có­mo las trans­for­ma­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta la ciu­dad ha­cen que “el ci­té que­de re­le­ga­do co­mo un ele­men­to pa­sa­do, de mu­seo, his­tó­ri­co, que en mu­chos ca­sos no tie­ne mu­cho va­lor”.

IN­VES­TI­GA­CIÓN

En San­tia­go Cen­tro con­ta­ron 811 cités, en don­de vi­ven cer­ca de 40 mil personas en apro­xi­ma­da­men­te 10 mil ca­sas. Co­no­cien­do la im­por­tan­cia que tie­nen es­tas cons­truc­cio­nes en la his­to­ria de nues­tra ciu­dad, la ONG Ob­ser­va­to­rio CI­Té se pro­pu­so res­ca­tar el pa­tri­mo­nio es­con­di­do de es­tas vi­vien­das.

La or­ga­ni­za­ción ganó el año pa­sa­do un Fon­dart pa­ra desa­rro­llar una in­ves­ti­ga­ción so­bre el pa­tri­mo­nio ocul­to en seis cités de San­tia­go Cen­tro. Ca­ta­li­na Lo­ren, se­cre­ta­ria de la ONG y an­tro­pó­lo­ga, de­ta­lla que el tra­ba­jo que han desa­rro­lla­do du­ran­te el úl­ti­mo año es un es­tu­dio más bien cua­li­ta­ti­vo del pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial so­bre los cités.

“Lo que se co­no­ce hoy en día es el pa­tri­mo­nio ma­te­rial, en­ton­ces lo que no­so­tros que­ría­mos in­ves­ti­gar es el pa­tri­mo­nio ocul­to so­bre es­tas cons­truc­cio­nes. Pa­ra eso hi­ci­mos en­tre­vis­tas, his­to­rias de vi­da y va­rias otras ac­ti­vi­da­des, co­mo ta­lle­res pa­tri­mo­nia­les pa­ra ni­ños, un jue­go de ta­ble­ro, un twis­ter pa­tri­mo­nial y has­ta un lu­che pa­tri­mo­nial, pa­ra que los ni­ños co­no­cie­ran que vi­ven en un ci­té, por­que nos di- mos cuen­ta de que no sa­bían qué era”, pre­ci­sa Lo­ren.

La pro­fe­sio­nal ase­gu­ró que en la ac­tua­li­dad se ha per­di­do el in­te­rés, por par­te de los ha­bi­tan­tes de los cités, de ocu­par el es­pa­cio pú­bli­co y de que los cités se re­la­cio­nen con el ba­rrio.

“An­tes eran es­pa­cios don­de no ha­bía di­fe­ren­cia­ción entre los ni­ños, por­que com­par­tían con otros ni­ños de dos cua­dras más allá. Eso exis­tía an­tes y hoy se ha per­di­do, por una par­te, por el es­tig­ma que hay de los cités, ya que mu­cha gen­te tie­ne la ima­gen de que es co­mo un con­ven­ti­llo, y co­mo eran en sus ini­cios: lu­ga­res con ha­ci­na­mien­to, con un solo ba­ño y con ma­las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas. Hoy los cités no son así, son ca­sas”, apun­ta Lo­ren.

Lo an­te­rior es con­fir­ma­do por Aza­gra. “La ver­dad de las co­sas es que la gen­te hoy en día tie­ne un cier­to re­pu­dio a lo que es un ci­té, por­que pien­sa que es un lu­gar de dro­ga­dic­ción y pros­ti­tu­ción. Eran gue­tos, en­ton­ces la gen­te que vi­ve en un ci­té no te va a de­cir que vi­ve ahí”, sos­tie­ne.

La in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la ONG se­rá da­da a co­no­cer a tra­vés de un li­bro, el que pu­bli­ca­rán en agos­to de es­te año. Ig­na­cio Ar­ce, otro in­te­gran­te de Ob­ser­va­to­rio CI­Té, de­ta­lló que “no que­re­mos que es­to que­de co­mo re­gis­tro. La idea es en­tre­gar to­do es­te co­no­ci­mien­to que vie­ne de las mis­mas co­mu­ni­da­des y que a ellos les sir­va pa­ra apre­ciar de una for­ma dis­tin­ta el va­lor que tie­nen al ha­bi­tar en es­pa­cios co­mo es­tos”.

Por su par­te, Lo­ren aña­de que “cree­mos que los en­cuen­tros que rea­li­za­mos con la co­mu­ni­dad fue­ron be­ne­fi­cio­sos, por­que pu­di­mos ver có­mo la gen­te com­par­tía y se rom­pían un po­co las ba­rre­ras. No pre­ten­de­mos en­con­trar la so­lu­ción a los pro­ble­mas que hay aho­ra, pe­ro la gen­te com­par­tió sus his­to­rias y si­guió con­ver­san­do des­pués que nos fui­mos, lo­gra­mos ge­ne­rar eso y que­da­mos fe­li­ces en ese sen­ti­do”.

Ob­ser­va­to­rio CI­Té or­ga­ni­zó ac­ti­vi­da­des en seis cités de San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.