Los tes­ti­gos del peor te­rre­mo­to de la his­to­ria

Tes­ti­gos del te­rre­mo­to más fe­roz ja­más re­gis­tra­do re­me­mo­ran des­de el sur có­mo fue ese do­min­go 22 de ma­yo que co­bró 2.500 muer­tos, de­vas­tó el país de Tal­ca a Chi­loé y ge­ne­ró un tsu­na­mi con olas que ba­rrie­ron toda la cos­ta val­di­via­na.

La Hora - - News - Ig­na­cio To­bar des­de Val­di­via

Ca­si 57 años des­pués, so­bre­vi­vien­tes del ca­ta­clis­mo de Val­di­via del 22 de ma­yo de 1960 cuen­tan có­mo fue­ron esos 10 mi­nu­tos en que la na­tu­ra­le­za ru­gió con una mag­ni­tud de 9,5.

No fue un do­min­go cual­quie­ra. El 22 de ma­yo de 1960 el día es­ta­ba lindo en Val­di­via, so­lea­do al fin des­pués de va­rias llu­vias. Por eso Jaime So­to­ma­yor to­mó su bi­ci­cle­ta y se lar­gó con unos ami­gos al Par­que Sa­val. Cuan­do cru­za­ban el puen­te Pe­dro de Val­di­via, rum­bo a Is­la Te­ja, co­men­za­ron a dar sal­tos.

“En ese puen­te íba­mos”, di­ce le­van­tan­do su ín­di­ce ca­si 57 años des­pués el doc­tor So­to­ma­yor, que hoy tie­ne 69 años. Des­de la cos­ta­ne­ra mi­ra la ciu­dad, las em­bar­ca­cio­nes-res­to­rán de­te­ni­das en las aguas del río Ca­lle-Ca­lle y los lo­bos ma­ri­nos flo­jean­do so­bre sus ca­sas flo­tan­tes. Lo acom­pa­ña Car­los Var­gas, de 84 años, vo­lun­ta­rio in­sig­ne de la Sép­ti­ma Com­pa­ñía de Bom­be­ros de Val­di­via, en la que Jaime es se­cre­ta­rio ge­ne­ral. La Per­la del Sur es­tá en cal­ma, co­mo en el oto­ño del 60.

“Ese fue un tem­blor que se sin­tió un po­qui­to an­tes. Por eso de­ci­di­mos re­gre­sar a la ciu­dad y no ir al par­que. Fue una aler­ta que le per­mi­tió a mu­cha gen­te sa­lir de sus ca­sas, de los tea­tros y res­to­ra­nes. Sal­vó vi­das. A las 15.11 ho­ras lle­gó el te­rre­mo­to”, aña­de.

En ese ins­tan­te co­men­za­ron los 10 mi­nu­tos del te­rre­mo­to más te­rri­ble del que se ten­ga re­gis­tro en el pla­ne­ta: con una mag­ni­tud de 9,5, abar­có ca­si mil kms de lon­gi­tud y se sin­tió de Tal­ca a Chi­loé. La tie­rra se des­pla­zó has­ta 40 me­tros y hun­dió en ca­si dos me­tros a Val­di­via. Tras el mo­vi­mien­to se re­gis­tra­ron tsu­na­mis con olas de has­ta 15 me­tros. Un ter­cio de la po­bla­ción chi­le­na re­sul­tó afec­ta­da e in­clu­so en Ja­pón y Ha­waii hu­bo ma­re­mo­tos.

“Yo es­ta­ba en la casa de mis vie­jos y ati­né a ti­rar­me al sue­lo con mi mu­jer, no nos po­día­mos pa­rar”, re­cuer­da Car­los Var­gas y se ríe. Pe­se a las es­pe­luz­nan­tes ci­fras, los so­bre­vi­vien­tes re­cuer­dan con me­nos dra­ma­tis­mo la tra­ge­dia que de­jó 2.500 muer­tos y a un mi­llón de chi­le­nos sin casa.

Al re­co­rrer la ciu­dad to­da­vía per­sis­ten zo­nas agrí­co­las que que­da­ron inun­da­das y fron­tis de vie­jos edi­fi­cios aban­do­na­dos des­de en­ton­ces. Aun­que el te­rre­mo­to pa­re­ce un fan­tas­ma que ron­da só­lo en la mi­ra­da de los que lo vi­vie­ron.

“Cuan­do ve­nía­mos de vuel­ta en bi­ci­cle­ta, vi­mos que se mo­vía la to­rre de los bom­be­ros co­mo un mono por­fia­do. Era una chis­pe­ría de ca­bles. Nos fui­mos a la casa de una tía y caían los pos­tes. El rui­do de la tie­rra era co­mo un bom­bar­deo, co­mo pie­dras ro­dan­do so­bre ma­de­ra hue­ca. El pa­vi­men­to ha­cía on­das, le­van­ta­ba las ve­re­das que lue­go se que­bra­ban al caer. Eran co­mo olas en la tie­rra. Co­rrían los ca­ba­llos re­lin­chan­do. Al fren­te de la casa de mi tía apa­re­ció, en pleno te­rre­mo­to, un pas­tor evan­gé­li­co y sa­có su Bi­blia. Gri­ta­ba ’es el fin, Cris­to vie­ne’”, de­ta­lla Jaime So­to­ma­yor y su co­le­ga bom­be­ro se ríe.

“Me da ri­sa, pe­ro es cier­to, to­do fue así. Era co­mo el fin del mun­do. Ca­lles abier­tas con grie­tas de diez me­tros, ca­sas en el sue­lo. Creo que el te­rre­mo­to de Con­cep­ción del día an­tes aler­tó a mu­cha gen­te”, di­ce Car­los.

Y Jaime con­ti­núa: “si hu­bie­se si­do un lu­nes es­to era mil ve­ces peor. Las fá­bri­cas ca­ye­ron ha­cia aden­tro, el li­ceo de hom­bres tam­bién. La casa de mi ma­má, que es­ta­ba don­de hoy fi­gu­ra el obe­lis­co, se par­tió por la mi­tad y el cen­tro que­dó en rui­nas. Des­pués em­pe­za­ron a apa­re­cer los muer­tos de­ba­jo de los es­com­bros, los api­la­ban en ca­rre­ti­llas. La CCU, que es­ta­ba cru­zan­do el río, en Is­la Te­ja, se hi­zo pe­da­zos”.

Con 19 años en­ton­ces, pa­ra Fre­sia Brio­nes la his­to­ria fue si­mi­lar. Es­ta­ba en la casa de sus pa­dres. Una vi­vien­da de es­ti­lo ale­mán de tres pi­sos. “Íba­mos sa­lien­do to­dos en fi­li­ta y un her­mano nos ata­jó en la puer­ta. En ese mo­men­to vi­mos caer las tres chi­me­neas de pie­dra que te­nía la casa. Nos sal­vó la vi­da. Mi abue­la, que era una ve­te­ra­na, con el pá­ni­co sa­lió de la casa y se to­mó de un ár­bol y era tan­ta la fuer­za que pa­re­cía que ella es­ta­ba sa­cu­dién­do­lo. Esa casa es­ta­ba en Ge­ne­ral La­gos, a me­tros del río, por lo que des­pués ten­dría­mos que en­fren­tar las inun­da­cio­nes”, ex­pli-

“Al fren­te de la casa de mi tía apa­re­ció en pleno te­rre­mo­to un pas­tor evan­gé­li­co y sa­có su Bi­blia. Gri­ta­ba ’es el fin, Cris­to vie­ne’”. Jaime So­to­ma­yor, te­nía 12 años en 1960. “En la cos­ta­ne­ra la tie­rra se abría y se ce­rra­ba. Y que­dó gen­te apri­sio­na­da por­que era un día pre­cio­so y mu­chos an­da­ban pa­sean­do”.

Jaime So­to­ma­yor y Car­los Var­gas, ami­gos y bom­be­ros, re­cor­dan­do des­de el Ca­lle-Ca­lle.

Fre­sia Brio­nes es­ta­ba en sex­to hu­ma­ni­da­des pa­ra 1960. Vi­vía en ca­lle Ge­ne­ral La­gos, a me­tros del río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.