El mi­to del mal ol­fa­to

La Hora - - En 2 Minutos - Ga­briel León

En 1879, el no­ta­ble neu­ro-anato­mis­ta fran­cés Paul Bro­ca cla­si­fi­có a los ma­mí­fe­ros en dos ca­te­go­rías: ol­fa­ti­vos y no-ol­fa­ti­vos. Bro­ca ha­bía es­tu­dia­do en gran de­ta­lle la anato­mía del ce­re­bro de va­rios ani­ma­les y ha­bía ob­ser­va­do que en los pri­ma­tes –in­clu­yen­do a los humanos– el ce­re­bro in­cluía un gran ló­bu­lo fron­tal. Por su tra­ba­jo con personas que te­nían el ló­bu­lo fron­tal da­ña­do, Bro­ca sa­bía que es­ta es­truc­tu­ra del ce­re­bro era muy re­le­van­te pa­ra ex­pli­car el len­gua­je y la cog­ni­ción. Por otro la­do, el bul­bo ol­fa­ti­vo –una es­truc­tu­ra si­tua­da en la par­te fron­tal del ce­re­bro que sir­ve co­mo cen­tro de con­trol pa­ra pro­ce­sar olo­res– es com­pa­ra­ti­va­men­te más pe­que­ño en los pri­ma­tes que en roe­do­res o pe­rros. Bro­ca lle­gó a la con­clu­sión que el desa­rro­llo de un gran ló­bu­lo fron­tal, que nos do­tó de ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas su­pe­rio­res, ocu­rrió a ex­pen­sas de la atro­fia de nues­tras ca­pa­ci­da­des ol­fa­ti­vas. De es­ta for­ma, en el si­glo 19 se ins­tau­ró la idea de que los humanos te­ne­mos un po­bre sen­ti­do del ol­fa­to. Si bien nues­tros bul­bos ol­fa­ti­vos dan cuen­ta de un por­cen­ta­je me­nor del vo­lu­men del ce­re­bro al com­pa­rar­lo con el de los roe­do­res, y nues­tro ge­no­ma po­see me­nos ge­nes que co­di­fi­can pa­ra re­cep­to­res de olo­res (400 en humanos ver­sus 1.000 en roe­do­res), la idea de que el ol­fa­to hu­mano es ma­lo es un mi­to. Si bien nues­tros pe­rros po­drán re­co­no­cer por el olor de la ori­na si el pe­rro del ve­cino pa­só mar­can­do un ár­bol, no­so­tros so­mos me­jo­res con la com­ple­ji­dad aro­má­ti­ca del vino. Así, la evi­den­cia ex­pe­ri­men­tal que de­mues­tra que nues­tro ol­fa­to es peor que el de un pe­rro es muy po­bre y de­pen­de enor­me­men­te de la se­lec­ción de aro­mas. Por ejem­plo, los humanos so­mos más sen­si­bles que los pe­rros al aro­ma de los plá­ta­nos (des­pués de to­do so­mos pri­ma­tes) y so­mos más sen­si­bles al aro­ma de nues­tra pro­pia san­gre. Nues­tro sen­ti­do del ol­fa­to es tan bueno que nos per­mi­te se­guir un ras­tro de olor al ai­re li­bre tan bien co­mo un pe­rro. Cla­ro que eso ocu­rre cuan­do un pe­rro ras­trea un faisán y no­so­tros, cho­co­la­te.

Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.