CIEN­TÍ­FI­COS CHI­LE­NOS REÚNEN ADN DE 65 ES­PE­CIES AME­NA­ZA­DAS

Es­pe­cia­lis­tas de la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción crea­ron un ban­co de ma­te­rial ge­né­ti­co de ani­ma­les na­ti­vos pa­ra po­der clo­nar­los en el fu­tu­ro. Pe­ro les fal­ta fi­nan­cia­mien­to.

La Hora - - News - Natalia Heus­ser H.

El pa­sa­do 1 de ma­yo se hi­zo un his­tó­ri­co ha­llaz­go. En la co­mu­na de San Cle­men­te, en la Re­gión del Mau­le, se en­con­tró un ga­to co­lo­co­lo (Leo­par­dus co­lo­co­lo), del que ha­ce 20 años no ha­bía re­gis­tro en el sec­tor.

Si bien el ani­mal es­ta­ba ago­ni­zan­do, el pro­fe­sor Da­niel González, de la Fa­cul­tad de Cien­cias Ve­te­ri­na­rias de la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, cam­pus Chillán, al­can­zó a lle­gar al lu­gar pa­ra ex­traer mues­tras de su cuer­po, las que se­rán par­te de una im­por­tan­te in­ves­ti­ga­ción.

En el 2005 Fi­del Ovi­dio Castro, aca­dé­mi­co del De­par­ta­men­to de Cien­cia Ani­mal de di­cha ca­sa de es­tu­dios, co­men­zó a le­van­tar una re­vo­lu­cio­na­ria ini­cia­ti­va, apo­ya­da por la Fun­da­ción pa­ra la In­no­va­ción Agra­ria (FIA). Se tra­ta­ba de la crea­ción del úni­co ban­co de re­cur­sos ge­né­ti­cos del país, cu­ya fi­na­li­dad era guar­dar la in­for­ma­ción de es­pe­cies chilenas ame­na­za­das.

A do­ce años del ini­cio de es­ta “Ar­ca de Noé” exis­ten mues­tras de 65 ani­ma­les di­fe­ren­tes, en­tre ellos el zo­rro chi­lo­te, co­ma­dre­ja trom­pu­da, mo­ni­to del mon­te, chin­chi­lla, pi­ca­flor de Juan Fer­nán­dez, hue­mul y pu­dú. Pa­ra lle­var a ca­bo la la­bor se ex­traen mi­núscu­los tro­zos de múscu­los, piel o gra­sa, en el ca­so de los ma­mí­fe­ros; y de pe­que­ñas plu­mas en cre­ci­mien­to si se tra­ta de aves. To­do el ma­te­rial se man­tie­ne con­ge­la­do en ni­tró­geno lí­qui­do, a 196 gra­dos ba­jo ce­ro.

Castro ex­pli­ca que ese ADN al­ma­ce­na­do sir­ve, por ejem­plo, pa­ra tra­zar los orí­ge­nes de un ejem­plar, ade­más de sa­ber de dón­de pro­vie­ne o si es­tá in­fec­ta­do con al­gún vi­rus. Pe­ro ade­más hay otra ven­ta­ja y que es más a lar­go pla­zo: po­dría ser­vir pa­ra du­pli­car a un in­di­vi­duo.

“El ban­co bus­ca te­ner una al­ma­cén de cé­lu­las con múl­ti­ples usos y a par­tir de las cua­les, even­tual­men­te, se po­dría clo­nar en el fu­tu­ro. Si el día de ma­ña­na des­apa­re­cie­ran al­gu­nas es­pe­cies y exis­tie­ra la op­ción de clo­nar a par­tir de cé­lu­las y no las tu­vié­ra­mos, nos cul­pa­ría­mos por no ha­ber to­ma­do las me­di­das ne­ce­sa­rias. Jun­to a es­to, las cé­lu­las que te­ne­mos po­de­mos mul­ti­pli­car­las in­fi­ni­ta­men­te, y en al­gún mo­men­to po­dría­mos con­ver­tir­las en cé­lu­las ma­dre pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des que hoy no pue­den tra­tar”, di­ce Castro a

“Así, se usa­rían pa­ra re­ge­ne­rar te­ji­do y res­tau­rar cier­tas fun­cio­nes or­gá­ni­cas. Qué pa­sa­ría si ma­ña­na apa­re­cie­ra otro ga­to co­lo­co­lo he­ri­do o al­guno que­ma­do por un in­cen­dio, tal vez re­cu­rri­ría­mos a las cé­lu­las ma­dres pa­ra cu­rar­los con ma­yor fa­ci­li­dad que con un

La Ho­ra.

fár­ma­co”, agre­ga.

El pro­ble­ma es que en el 2009 se ter­mi­nó el fi­nan­cia­mien­to de es­te la­bo­ra­to­rio y des­de ese en­ton­ces se ha tra­ba­ja­do a pul­so pa­ra man­te­ner­lo en pie. En es­te mo­men­to no hay apo­yo mo­ne­ta­rio pa­ra con­ti­nuar con la ta­rea.

“An­tes, cuan­do ha­bía res­pal­do, íba­mos a te­rreno, bus­cá­ba­mos a los ani­ma­les, ha­cía­mos to­ma de mues­tras y los li­be­rá­ba­mos. Pe­ro co­mo aho­ra eso ya no exis­te, nos va­le­mos de cen­tros de res­ca­te, ani­ma­les ac­ci­den­ta­dos o que han re­sul­ta­do muer­tos por al­gún mo­mos

ti­vo”, ex­pli­ca Castro.

“Lo ideal se­ría te­ner un pro­yec­to al cual se le in­yec­ta­ran re­cur­sos cons­tan­te­men­te, que pu­dié­ra­mos con­tar con di­ne­ro pa­ra via­jar a cual­quier par­te el país don­de se en­cuen­tre un ani­mal pro­te­gi­do. Oja­lá el Es­ta­do de hi­cie­ra car­go, pe­ro me ima­gino que tie­ne otras prio­ri­da­des. No­so­tros no co­bra-

por man­te­ner el ban­co, es un ser­vi­cio gra­tui­to, pe­ro cues­ta con­ser­var­lo”, sos­tie­ne.

CLO­NA­CIÓN

Pa­ra rea­li­zar una clo­na­ción se ne­ce­si­ta ne­ce­sa­ria­men­te el óvu­lo de un ani­mal, no se pue­de rea­li­zar só­lo con cé­lu­las. Ha­ce seis años Castro y la mi­cro­bió­lo­ga Lle­retny Ro­drí­guez lo­gra­ron clo­nar una va­ca lla­ma­da Victoria, la que só­lo du­ró tres me­ses con vi­da. Hoy ya lle­van cin­co ca­sos exi­to­sos en va­cas, va­rias de ellas si­guen vi­vas.

“La clo­na­ción es com­ple­ja. Aun­que aún no po­de­mos pen­sar en sal­var es­pe­cies en pe­li­gro, ha­cer un res­ca­te ge­né­ti­co es va­lio­so”, in­di­ca Ro­drí­guez.

“Lo ideal es te­ner mu­chas mues­tras de la mis­ma es­pe­cie. Por ejem­plo, hay do­ce mues­tras de dis­tin­tos hue­mu­les”. Fi­del Ovi­dio Castro, aca­dé­mi­co U. de Con­cep­ción.

Los cien­tí­fi­cos atra­pan ani­ma­les pa­ra ob­te­ner las mues­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.