Lu­ciano Cruz-Co­ke: el mi­nis­tro vuel­ve al tea­tro

La Hora - - News - Ma­riet­ta San­ti

“La par­te ar­tís­ti­ca la te­nía en fal­ta. La po­lí­ti­ca y el tea­tro son dos ver­tien­tes de mi vi­da que, si bien pue­den pa­re­cer en opo­si­ción, me nu­tren y me ha­cer ser quien soy”. El que ha­bla es Lu­ciano Cruz Co­ke, ac­tor, vi­ce­pre­si­den­te de Evó­po­li y ex Mi­nis­tro de Cul­tu­ra, que ha­ce sie­te años re­nun­ció a su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca pa­ra de­di­car­se a la po­lí­ti­ca. Pe­ro hoy vuel­ve a su­bir al es­ce­na­rio pa­ra pro­ta­go­ni­zar a un hom­bre in­mer­so en una cri­sis de pa­re­ja en la obra Los ve­ci­nos de arri­ba, co­pro­duc­ción en­tre Cen­tro Mo­ri y Acer­ti­jo.

Quien fue­ra uno de los me­jo­res an­ta­go­nis­tas de la TV chi­le­na, re­cor­da­do por sus ro­les en

Fue­ra de Con­trol y Amo­res de Mer­ca­do, se ve con­ten­to de re­gre­sar a los es­ce­na­rios. “La úl­ti­ma obra que hi­ce fue Mos­cas

So­bre el Már­mol, di­ri­gi­da por Ale­jan­dro Cas­ti­llo. Hi­ce fun­cio­nes en San­tia­go a Mil en 2010 y en fe­bre­ro me lla­mó Pi­ñe­ra a ser mi­nis­tro”, re­cuer­da.

Lue­go de mu­chos in­ten­tos que no lle­ga­ron a puer­to, en­tre los que se cuen­tan mon­tar una obra de Sam She­pard, el mo­men­to se dio fá­cil: “Me lla­mó Ni­co­lás Saa­ve­dra y me in­vi­tó a par­ti­ci­par. Yo es­ta­ba en Nue­va York acom­pa­ñan­do a mi sue­gra en una fe­ria de ar­te, y me to­mó de sor­pre­sa”.

Co­mo le gus­tó el tex­to del ca­ta­lán

Cesc Gay, guio­nis­ta y di­rec­tor de la pe­lí­cu­la Tru­man, su es­po­sa Ja­vie­ra Gar­cía Hui­do­bro lo ani­mó.

Más en­ci­ma, el di­rec­tor es Ale­jan­dro Goic. “No le di mu­chas vuel­tas, no lo pen­sé mu­cho, te­nía ga­nas”, re­co­no­ce. -¿Cuá­les son las for­ta­le­zas de Los ve­ci­nos de arri­ba?

-Es una es­pe­cie de

Quién le Te­me a Vir­gi­nia Woolf pe­ro en comedia ne­gra, tea­tro de tex­to, rea­lis­ta. Se tra­ta de una pa­re­ja que es­tá en cri­sis, a pun­to de es­ta­llar, cu­yo de­to­nan­te es la pa­re­ja de arri­ba, que los obli­ga a

en­fren­tar­se a sus de­mo­nios. -¿Y tu per­so­na­je?

-Ju­lio es un mú­si­co frus­tra­do que vi­ve una re­la­ción don­de hu­bo mu­cho amor, pe­ro se ha des­gas­ta­do, en­tre otras co­sas, por las frus­tra­cio­nes de tra­tar de adap­tar­se a un ti­po de vi­da que no co­rres­pon­de a su reali­dad. Él ha pos­ter­ga­do el en­fren­ta­mien­to con sus pro­ble­mas, vol­vién­do­se un ti­po en­si­mis­ma­do. -¿Có­mo ha si­do el re­gre­so a en­sa­yar?

-El pro­ce­so ha si­do muy dis­fru­ta­do, muy go­za­do. Si no se ha­ce tea­tro con gen­te agra­da­ble o con quien tie­nes afi­ni­da­des o al­gún gra­do de amis­tad, me­jor no ha­cer­lo. Com­par­tes emo­cio­nes, mie­dos, sen­si­bi­li­da­des. Lo echa­ba de me­nos.

PO­LÍ­TI­CO Y AC­TOR SIEM­PRE

Cruz Co­ke con­fi­den­cia que an­tes de asu­mir co­mo mi­nis­tro es­ta­ba can­sa­do: “En­tre la pro­duc­ción tea­tral, el ci­ne de vez en cuan­do, las te­le­se­ries, con­se­guir pla­ta pa­ra el tea­tro Las­ta­rria 90 y es­tu­diar un ma­gis­ter en Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca, me ha­bía con­ver­ti­do en una es­pe­cie de fun­cio­na­rio, no es­ta­ba dis­fru­tan­do mu­cho”.

Por eso, cuan­do sa­lió del mi­nis­te­rio si­guió con la po­lí­ti­ca y ge­ne­ró un em­pren­di­mien­to pri­va­do, una ofi­ci­na de asun­tos cul­tu­ra­les y ges­tión so­cial. Lo lla­ma­ron de la TV, pe­ro con cua­tro hi­jos (5 aho­ra), no se veía ha­cien­do noc­tur­nas ni fi­nes de se­ma­na. -Des­de fue­ra pa­re­ce que el tea­tro y la po­lí­ti­ca cho­ca­ran.

-Uno no es una per­so­na con una so­la aris­ta. La po­lí­ti­ca pa­ra mí es muy im­por­tan­te y, den­tro de los pro­yec­tos que he­mos he­cho, es­tá la crea­ción de Evó­po­li, al­go que no exis­tía. La po­lí­ti­ca tie­ne un la­do muy ás­pe­ro, es de pe­lea y tie­ne el gra­ve pro­ble­ma que no per­mi­te en­con­trar ver­dad en otras po­si­cio­nes, por­que uno tie­ne que to­mar una trin­che­ra. Y el ar­te es to­do lo con­tra­rio, es esen­cial­men­te re­la­ti­vo, esen­cial­men­te cues­tio­na­dor, ge­ne­ra pre­gun­tas en vez de res­pues­tas. -¿Ac­tor y po­lí­ti­co?

-A es­tas al­tu­ras de mi vi­da, cuan­do uno ya ha de­fi­ni­do cier­tas op­cio­nes, la po­lí­ti­ca sin du­da va a es­tar, pe­ro el tea­tro tam­bién tie­ne que es­tar. Mi vi­da, a tra­vés de mi tra­yec­to­ria co­mo ac­tor, el mi­nis­te­rio y el mis­mo tra­ba­jo de mi mu­jer, es­tá re­la­cio­na­da con la cul­tu­ra y el ar­te. -Se piensa que el ar­te es pa­tri­mo­nio de la iz­quier­da.

-Por eso fue un desafío po­ner en la me­sa una res­pues­ta a la cul­tu­ra des­de la cen­tro-de­re­cha, al­go que no exis­tía. Me pa­re­cía in­jus­to que las per­so­nas de de­re­cha de la cul­tu­ra no pu­die­ran mos­trar un idea­rio y lle­var­lo ade­lan­te. No­so­tros pu­si­mos en la me­sa el pro­yec­to del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra que se es­tá dis­cu­tien­do, sin ha­cer ta­bla ra­sa sino to­man­do la pos­ta de­ja­da por los go­bier­nos an­te­rio­res.

Des­pués de sie­te años de­di­ca­do a la po­lí­ti­ca, es­tre­na hoy la comedia Los ve­ci­nos de arri­ba. Y se sien­te más ac­tor y más po­lí­ti­co que nun­ca.

Los ve­ci­nos... Mo­ri Par­que Arauco vier­nes y sá­ba­do 22.45 hrs y do­min­go 20 hrs Va­lo­res: vier­nes y sá­ba­do $15.000 y do­min­go $12.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.