Los úl­ti­mos

La Hora - - En2minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Era siem­pre de los úl­ti­mos en lle­gar. Tal vez por eso, por los in­mi­nen­tes re­tos que le de­bían es­pe­rar tan a me­nu­do por an­dar siem­pre atrasado, el cui­da­dor le ha­bía to­ma­do ca­ri­ño y cuan­do veía a lo le­jos las lu­ces achi­na­das de ese au­to co­lo­ra­do apu­ra­ba el pa­so pa­ra le­van­tar­le la ba­rre­ra del es­ta­cio­na­mien­to.

Un par de ve­ces a la se­ma­na de­ja­ba las lla­ves pues­tas pa­ra que el cui­da­dor pu­die­ra la­var el au­to bien a fondo, afa­nán­do­se en la ne­ce­sa­ria pres­crip­ción de los de­ta­lles de al­gu­na juer­ga inapro­pia­da pa­ra un hom­bre ca­sa­do. “Va­ya tran­qui­lo, je­fe”, le de­cía el cui­da­dor, dis­cre­to, co­mo si re­cién lo hu­bie­se con­fe­sa­do.

El au­to no te­nía na­da ex­tra­or­di­na­rio, pe­ro al cui­da­dor le in­tri­ga­ba que el re­tro­vi­sor ape­nas se vie­ra, es­con­di­do de­trás de un enor­me ban­de­rín de Co­bre­sal. Al­gu­na vez le ha­bía de­cla­ra­do que a él tam­bién le gus­ta­ba, des­de que ha­bía si­do con­ser­je por lar­go tiem­po en el de­sier­to. El cui­da­dor fue el úni­co que ha­ce un par de años en­ten­dió su au­sen­cia, cuan­do los mi­ne­ros fue­ron cam­peo­nes. Esa vez, des­pués de unos días y más atrasado que nun­ca, el au­to co­lo­ra­do apa­re­ció muy des­pa­cio, con la ven­ta­ni­lla del pi­lo­to a me­dia as­ta por don­de sa­lía un pul­gar ha­cia arri­ba y una es­te­la de fes­te­jos que cos­tó va­rias la­va­das di­si­mu­lar. Nun­ca su­po có­mo no lo echa­ron, pe­ro el cui­da­dor re­cuer­da que re­ci­bió un abra­zo y unos bue­nos pe­sos por el tí­tu­lo y por ha­ber lim­pia­do los es­tra­gos. Era la ra­re­za de ese gus­to com­par­ti­do por el que le te­nía ca­ri­ño. Por sen­tir que –co­mo él, que en la vi­da ha­bía des­apro­ve­cha­do sus opor­tu­ni­da­des– al­guien más lle­ga­ba siem­pre atrasado. Por eso, cuan­do es­te sá­ba­do los mi­ne­ros des­cen­die­ron, se fue di­rec­to al es­ta­cio­na­mien­to con unas cer­ve­zas y unos pu­chos, tal co­mo lo ha­bían con­ve­ni­do. Ahí mis­mo don­de, aun­que pa­san los días y él no se apa­re­ce, lo es­pe­ra pa­ra llo­rar las pe­nas, que es lo úni­co en co­mún en­tre quie­nes son siem­pre los úl­ti­mos en lle­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.