Val­di­via 1960: El día des­pués

La Hora - - País -

“Y has­ta ahí no­más lle­gó el jo­ye­ro”, re­su­me Ri­vas sen­ta­do en la ofi­ci­na de abo­ga­dos en la que tra­ba­ja a los 77 años. Ru­bén tam­bién de­jó Val­di­via des­pués del te­rre­mo­to. “Era un caos, al otro día se em­pe­zó a ver que el río lle­va­ba mu­chos ca­dá­ve­res, que se ha­bía des­bor­da­do. Era te­rri­ble ver los edi­fi­cios en el sue­lo. Yo sé que hay gen­te que cri­ti­có al go­bierno de Ales­san­dri pe­ro pien­sa que más de la mi­tad de Chi­le es­ta­ba afec­ta­do. Era im­po­si­ble es­tar en to­das”, cree.

Esa pri­me­ra no­che y las que vi­nie­ron, Ri­vas y su fa­mi­lia dur­mie­ron en la ca­lle, en una car­pa que ar­ma­ron has­ta que la llu­via los obli­gó a vol­ver a la ca­sa. En po­co tiem­po, opi­na, Val­di­via de­ca­yó. Se no­ta­ba el cie­rre de las fá­bri­cas y la po­ca mo­vi­li­dad. Por eso de­ci­dió ir­se. Qué ha­cer en una ciu­dad des­in­fla­da, se pre­gun­ta­ba Ri­vas a los 19 años, con una hi­ja de me­ses.

Por ello mo­vió sus con­tac­tos y con­si­guió pa­sa­jes en un avión de la Fuer­za Aé­rea de EE.UU. que vo­la­ba a San­tia­go y emi­gró a co­mien­zos de ju­nio de 1960. “Vi la ciu­dad des­de arri­ba. Es­ta­ba de­vas­ta­da, lle­na de agua y rui­nas. Hay dos co­sas que me han im­pac­ta­do: ver Val­di­via des­de el ai­re des­pués del te­rre­mo­to y so­bre­vo­lar el Vol­cán Hud­son tras unos erup­ción en los 70. Des­de el ai­re me di cuen­ta de que era im­po­si­ble que vol­vie­ra a la nor­ma­li­dad. Ha­bía que ir­se”, afir­ma.

Ri­vas re­gre­só una dé­ca­da des­pués y se en­con­tró con otro Val­di­via. “La pros­pe­ri­dad que ha­bía an­tes del desas­tre se es­tan­có. Se arre­gló la cos­ta­ne­ra y mu­chos lu­ga­res azo­ta­dos por el te­rre­mo­to, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que pros­pe­ró. Des­de que pa­só to­do me lla­mó mu­cho la aten­ción el cam­bio del cli­ma. An­tes te­nía­mos he­la­das, el agua se vol­vía es­car­cha en las ca­lles. Hoy na­da. An­tes llo­vía 12 me­ses al año”, ase­gu­ra.

CRU­DOS DAS HAUS

Cru­do: pos­ta ne­gra pa­sa­da más de diez ve­ces por la mo­le­do­ra, has­ta con­se­guir una pas­ta ho­mo­gé­nea que se es­par­ce en un pan de ela­bo­ra­ción pro­pia. So­bre la car­ne se in­cor­po­ra ce­bo­lla bien amor­ti­gua­da y en­ci­ma ma­yo­ne­sa ca­se­ra, al pa­re­cer mez­cla­da con un to­que de yo­gurt o cre­ma, y con ci­lan­tro pi­ca­do. No se sa­be con cer­te­za pues hay un se­cre­to ger­mano bien guar­da­do ahí. Esa es la iden­ti­dad de Das Haus, ubi­ca­do en ca­lle O’Hig­gins fren­te al Mer­ca­do Flu­vial- y que aún se le co­no­ce co­mo Ca­fé Hass­mann, pe­ro que ha­ce un tiem­po adop­tó el nom­bre que en ale­mán sig­ni­fi­ca “la ca­sa”.

Es­te lo­cal, cu­ya his­to­ria se re­mon­ta a 1959, se con­vir­tió en un sím­bo­lo de la ciu­dad y una pa­ra­da in­elu­di­ble de cual­quier via­je­ro. Aun­que me­ses atrás am­plió sus ins­ta­la­cio­nes, que du­ran­te años se re­du­je­ron a unas cuan­tas me­sas, el ne­go­cio de la fa­mi­lia de co­lo­nos Hauss­mann es co­mo una bi­sa­gra en­tre la ciu­dad que se des­tru­yó con el te­rre­mo­to y la que vino des­pués, la que se le­van­tó len­ta­men­te tras el fa­tí­di­co do­min­go de ha­ce 57 años.

Sin que­rer­lo el lo­cal de cru­dos y el aplau­di­do ku­chen de nuez se con­vir­tió en tes­ti­go del peor ca­ta­clis­mo de la his­to­ria. “Hay co­sas que se con­ser­van del vie­jo Val­di­via. Son la his­to­ria y la rui­na de una ciu­dad que se es­tan­có. Ima­gí­na­te si el Ri­ñihue se hu­bie­se des­bor­da­do de gol­pe. Era una he­ca­tom­be”, di­ce el doc­tor Jai­me So­to­ma­yor (69) pa­ra­do fren­te a Das Haus, en un re­co­rri­do por las ca­lles del cen­tro de Val­di­via en com­pa­ñía de su ami­go y co­le­ga bom­be­ro, Car­los Var­gas.

Apli­ca­do y ma­teo, pa­ra re­me­mo­rar la tra­ge­dia, Jai­me lle­ga con un set de fo­tos del te­rre­mo­to, que ha ido co­lec­cio­nan­do con los años. Le gus­ta com­pa­rar có­mo era Val­di­via ha­ce 57 años con la ciu­dad de hoy. Se de­tie­ne un mo­men­to fren­te a los es­com­bros de una tien­da Co­ro­na que se in­cen­dió ha­ce unas se­ma­nas. “Ese es otro pro­ble­ma eterno de Val­di­via, los in­cen­dios. El peor fue el de 1909, cuan­do ar­dió la ciu­dad. Se que­ma­ron las ve­re­das que eran de ma­de­ra y las chis­pas sal­ta­ban has­ta el río, que­man­do las em­bar­ca­cio­nes. So­mos tan cer­ca­nos a las tra­ge­dias”, afir­ma.

Una de las fo­tos que lle­va es del edi­fi­cio Ri­di­val, cons­trui­do el mis­mo año del te­rre­mo­to y que, pe­se a que se au­gu­ra­ba que no du­ra­ría mu­cho, al es­tar cons­trui­do so­bre un pe­que­ño es­te­ro, fue de los po­cos que se man­tu­vo en pie. “De­ba­jo de es­te edi­fi­cio hay una es­pe­cie de rie­les y so­bre ellos co­mo un bar­co que lo sos­tie­ne. Por eso qui­zás re­sis­tió”, cuen­ta y sa­ca una fo­to pa­ra con­tras­tar los 57 años.

Car­los Var­gas, em­plea­do del Ban­co Es­ta­do de esos años, mi­ra la ima­gen in­cré­du­lo. “Yo me acuer­do que vol­ví a tra­ba­jar rá­pi­do al ban­co. Y te acos­tum­bra­bas a ca­mi­nar en­tre los es­com­bros. La ciu­dad no fun­cio­na­ba bien, pe­ro ha­bía que tra­ba­jar”, di­ce.

Des­pués, sen­ta­do en un res­to­rán del cen­tro, Var­gas re­crea en su me­mo­ria el Val­di­via de los 60. Ha­bía só­lo un pa­ra­de­ro de ta­xis y ca­si no se veían au­to­mó­vi­les por la ciu­dad. En las ra­dios so­na­ban tan­gos y los do­min­gos los ni­ños iban a can­tar al pro­gra­ma Gen­te me­nu­da. Era una épo­ca -con­cuer­da­nen que se to­ma­ba me­nos al­cohol que aho­ra. Ma­lo­nes con Bilz y Pap y de vez en cuan­do al­gún whisky ma­lo de pro­duc­ción na­cio­nal. Unos cuán­tos re­co­rri­dos de mi­cro­bu­ses co­nec­ta­ban la ciu­dad que po­seía más de 70 in­dus­trias.

“El te­rre­mo­to des­tru­yó ese mun­do -apun­ta So­to­ma­yor. Mi­ra, yo creo que lo del 22 de ma­yo sir­vió, por de­cir­lo de for­ma más fi­lo­só­fi­ca, pa­ra co­no­cer, y per­do­na que lo di­ga así, la mier­da de gen­te que te­ne­mos en Chi­le. Lo di­go por es­ta po­li­ti­que­ría ba­ra­ta de los que so­lo se preo­cu­pan de lle­var agua pa’l mo­lino. Los que hoy re­cla­man de las AFPs y ga­nan $15 mi­llo­nes. El te­rre­mo­to re­ve­ló que al fi­nal to­do es­ta­ba mal”.

Y Car­los com­ple­men­ta: “ima­gí­na­te que el In­ten­den­te de la épo­ca di­jo que aquí no pa­sa­ba na­da. Gra­cias a las ra­dios y a los dia­rios que ha­bla­ban de de­vas­ta­ción, de­sola­ción, muer­te y ca­tás­tro­fe, el go­bierno se en­te­ró a los días des­pués”.

Car­los y Jai­me, que pa­ra 1960 aún nos e co­no­cían, pa­sa­ron esas pri­me­ras no­ches post te­rre­mo­to dur­mien­do en im­pro­vi­sa­das vi­vien­das. El pri­me­ro lo hi­zo con su mu­jer e hi­ja, cui­dan­do que las ca­be­zas de los tres que­da­ran res­guar­da­das ba­jo una me­sa. El se­gun­do, cu­ya ma­má pro­cu­ró que no se ale­ja­ra de su la­do, pues te­nía só­lo 12 años, lo hi­zo en una car­pa del ejér­ci­to que con­si­guió su ma­dre.

Ejem­plo de que al fi­nal la vi­da si­gue igual, Car­los Var­gas cuen­ta que esa mis­ma no­che del te­rre­mo­to hi­zo un asa­do con el com­pa­dre Uri­be, un ami­go car­ni­ce­ro de su pa­pá. Eran va­rios ma­tri­mo­nios que com­par­tie­ron esa co­mi­da.

“Fue una no­che de ba­la pa­sa­da, hu­bo sa­queos y ro­bos. Era co­mo el Le­jano Oes­te. Los pe­que­ños co­mer­cios no pa­ra­ban de ven­der ve­las y mu­chos subie­ron sus pre­cios has­ta que los mi­li­ta­res re­qui­sa­ron la mer­ca­de­ría. Ha­bía mie­do, por­que con la cre­ci­da del río se veían ca­sas flo­tan­do has­ta con pe­rros la­dran­do arri­ba”, re­me­mo­ra Jai­me So­to­ma­yor.

Va­rias se­ma­nas des­pués del te­rre­mo­to la inun­da­ción se con­cre­tó pe­ro de for­ma gra­dual. La épi­ca de mu­chos hom­bres des­ta­pan­do el desagüe del Ri­ñihue evi­tó el desas­tre to­tal.

El to­que de que­da du­ró un mes y, a jui­cio de es­tos cua­tro tes­ti­gos, la nor­ma­li­dad tar­dó años en lle­gar. Aun­que nun­ca re­cu­pe­ró su fuer­za in­dus­trial y re­cién en 2007 cuan­do se creó la Re­gión de Los Ríos cu­ya ca­pi­tal es Val­di­via, hu­bo un le­van­te. Pe­ro los si­tios eria­zos y los gal­po­nes de del­ga­dos fie­rros -cree So­to­ma­yor­son el re­fle­jo de una ciu­dad atra­pa­da en el pa­sa­do. “La ame­na­za del des­bor­de del Ri­ñihue ma­tó a Val­di­via. En esas se­ma­nas se fue­ron las in­dus­trias y cre­ció la ce­san­tía. A mí me mo­les­ta cuan­do ca­bros de 30 ha­cen as­pa­vien­tos de que en Val­di­via sí que tu­vi­mos un te­rre­mo­to, cuan­do tiem­bla en otras ciu­da­des. Me mo­les­ta por­que no lo vi­vie­ron y, aho­ra que po­co se ha­bla del 22 de ma­yo de 1960, ni se ima­gi­nan lo que fue. Por­que hay co­sas que no se pue­de ex­pli­car con pa­la­bras”, con­clu­ye.

“En el Ca­lle-Ca­lle aún que­dan las mar­cas de los an­ti­guos ma­le­co­nes. Que que­da­ron tres me­tros ba­jo el agua”. Jai­me So­to­ma­yor te­nía “En Co­rral ha­bía un tea­tro y el agua lo arra­só. Era de unos no­rue­gos. De­trás es­ta­ba la ca­sa y el agua lle­gó jus­to a la puer­ta”. Car­los Var­gas, ju­bi­la­do ban­ca­rio de Val­di­via.

El Ca­lle-Ca­lle 57 años des­pués del te­rre­mo­to más fe­roz de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.