Ella es la nue­va he­roí­na que en­fren­ta­rá a Alien

La ac­triz in­gle­sa Kat­he­ri­ne Wa­ters­ton to­ma la pos­ta que Si­gour­ney Wea­ver aban­do­na­ra ha­ce 20 años.

La Hora - - Tiempo Libre - F.M.L.

En 1979 Si­gour­ney Wea­ver dio un gol­pe a la cá­te­dra. En lu­gar de in­ter­pre­tar a una de las tan­tas frá­gi­les y dul­ces da­mi­se­las que Hollywood po­nía en pan­ta­lla por aque­llos años, sa­có su la­do más ru­do y frío pa­ra pe­lear ca­ra a ca­ra con un ex­tra­te­rres­tre aman­te de la des­truc­ción. En la piel de la te­nien­te Ri­pley se con­sa­gró co­mo la pri­me­ra he­roí­na de ac­ción, pos­ta que aho­ra to­ma Kat­he­ri­ne Wa­ters­ton, pro­ta­go­nis­ta de Alien Co­ve­nant.

En la lí­nea de tiem­po de la sa­ga, es­te fil­me se ubi­ca an­tes de lo ocu­rri­do en las cin­tas clá­si­cas de Alien que co­men­za­ron a apa­re­cer en 1979, y des­pués de los he­chos ocurridos en Pro­met­heus (2012). En es­ta nue­va en­tre­ga, que se es­tre­na hoy en San­tia­go, se pre­sen­ta el pri­mer en­fren­ta­mien­to en­tre los hu­ma­nos y el des­truc­ti­vo Alien.

Wa­ters­ton, co­no­ci­da por sus tra­ba­jos en Ani­ma­les fan­tás­ti­cos y dón­de en­con­trar­los y Ste­ve Jobs, in­ter­pre­ta a Da­niels, una de las te­rrí­co­las que via­ja por los con­fi­nes de la ga­la­xia con la in­ten­ción de es­ta­ble­cer una co­lo­nia. El pro­ble­ma es que lle­ga­rán a un mun­do os­cu­ro y pe­li­gro­so que en­cie­rra una ame­na­za mor­tí­fe­ra.

Pa­ra Wa­ters­ton, su per­so­na­je es al­guien or­di­na­rio al que las cir­cuns­tan­cias le lle­van a ha­cer co­sas ex­tra­or­di­na­rias. “La his­to­ria te ha­ce pre­gun­tar­te qué ti­po de per­so­na se­rías en una cri­sis ex­tre­ma. ¿Se­rías co­bar­de o va­lien­te?”, di­jo a la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se.

An­te las es­pe­ra­bles com­pa­ra­cio­nes que ten­drá con Wea­ver, la ac­triz se mos­tró cau­ta: “Hay pa­ra­le­lis­mos ob­vios, am­bas tie­nen bue­nos ins­tin­tos y en­cuen­tran su ga­rra in­te­rior en cir­cuns­tan­cias años tie­ne Wa­ters­ton.

En 2016 par­ti­ci­pó en Ani­ma­les fan­tás­ti­cos y dón­de en­con­trar­los. lí­mi­tes”, agre­gó.

El as­pec­to fí­si­co del pa­pel re­qui­rió que Wa­ters­ton pa­sa­ra por un en­tre­na­mien­to de acon­di­cio­na­mien­to ar­duo, una pre­pa­ra­ción ex­ten­sa de com­ba­te y lec­cio­nes de­ta­lla­das en el ma­ne­jo de ar­mas. “Era co­mo si es­tu­vie­ra en un par­que in­fan­til. Fue muy di­ver­ti­do apren­der co­reo­gra­fía de com­ba­te y ex­plo­rar ese la­do agre­si­vo pro­pio, al que no se me in­vi­ta a ex­plo­rar con fre­cuen­cia en mi vi­da per­so­nal”. Su pro­ta­gó­ni­co per­te­ne­ce al li­na­je de he­roí­nas empo­de­ra­das del di­rec­tor Rid­ley Scott, quien es­tu­vo a car­go de las pri­me­ras Alien y aho­ra vuel­ve a re­to­mar la sa­ga. “La fuer­za de Da­niels no siem­pre es fí­si­ca; en mu­chas cir­cuns­tan­cias es la fuer­za de su men­te, su ha­bi­li­dad pa­ra pen­sar rá­pi­da­men­te en cri­sis, lo que la man­tie­ne ale­ja­da del da­ño”, di­ce ella.

¿RE­GRE­SO A ME­DIAS?

La cin­ta que ya vio su es­treno en di­ver­sas la­ti­tu­des ha te­ni­do una di­vi­di­da res­pues­ta por par­te de la crí­ti­ca. Se­gún The Guar­dian “(la his­to­ria) es una re­co­pi­la­ción de los me­jo­res y más ra­ros mo­men­tos de otras pe­lí­cu­las de Alien, pe­ro no que­da­rás im­pre­sio­na­do a me­nos que los veas por pri­me­ra vez”.

Va­riety, en tan­to, se­ña­ló que “Scott ha he­cho una cin­ta vio­len­ta y con gui­ños a sus orí­ge­nes, en es­pe­cial pa­ra la au­dien­cia que siem­pre apo­yó al mons­truo”.

Wea­ver se des­pi­dió de la sa­ga en 1997 con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.