Piz­ze­ría Ita­lia: Ot­ti­mo

No es el lo­cal más bo­ni­to, ni el más on­de­ro, ni el de mo­da, pe­ro es pro­ba­ble­men­te la me­jor piz­ze­ría de San­tia­go.

La Hora - - Tiempo Libre - Se­bas­tián Al­bur­quer­que

Es en­ga­ño­sa la piz­za. Pa­re­ce una pre­pa­ra­ción sim­ple, y a di­fe­ren­cia de otros pla­tos, es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble ha­cer una piz­za in­co­mi­ble (en al­gu­nos ca­si­nos ins­ti­tu­cio­na­les no se que­dan atrás en ga­nas por arrui­nar­la, pe­ro no lo lo­gran del to­do). Eso ex­pli­ca que ha­ya tan­tas piz­ze­rías que sin ser per­fec­tas, lo­gran una clien­te­la fiel, o por qué hay ca­de­nas que ven­den ma­sas acar­to­na­das con que­so y si­guen te­nien­do clien­tes.

Pe­ro en Piz­ze­ría Ita­lia las piz­zas son per­fec­tas. No exa­ge­ro. Ca­da uno de sus com­po­nen­tes es­tá pen­sa­do y he­cho co­mo tie­ne que ser, na­da más, na­da me­nos. ¿Di­fí­cil de creer? Enu­me­re­mos. La sal­sa de to­ma­te era ro­ja, in­ten­sa, y a la vez fres­ca; re­du­ci­da lo jus­to pa­ra que ten­ga el sa­bor sin ser pe­sa­da. El moz­za­re­lla abun­dan­te y cre­mo­so.

Pe­ro le­jos lo más im­por­tan­te es la ma­sa. Cru­jien­te don­de tie­ne que ser­lo y sua­ve don­de se ne­ce­si­ta. La piz­za na­po­li­ta­na es del­ga­da sin lle­gar al ex­tre­mo de la ma­sa a la pie­dra, y en los bor­des es grue­sa, lo que la ha­ce pa­re­cer sa­ca­da de una ilus­tra­ción de un cuen­to ita­liano. Ade­más se no­ta que tu­vo un tiem­po pru­den­te de leu­da­do, por el sa­bor y la mi­ga que pro­du­jo.

Se pi­dió una Bos­caio­la ($7.200 la “me­dia­na”, que al­can­za­ba per­fec­to pa­ra dos per­so­nas con ham­bre), que traía, ade­más de la moz­za­re­lla y la sal­sa, pep­pe­ro­ni y cham­pi­ño­nes. Y bueno, la piz­za era sim­ple­men­te per­fec­ta, por las ra­zo­nes que ya se han di­cho: bue­nos in­gre­dien­tes y una pre­pa­ra­ción con ofi­cio. En una de las pa­re­des de Piz­ze­ría Ita­lia hay un afi­che que di­ce que las me­jo­res piz­ze­rías de Ná­po­les son so­brias y aus­te­ras por­que lo más im­por­tan­te es la ma­sa. Y si eso es un pa­rá­me­tro de com­pro­mi­so, en es­ta piz­ze­ría cum­plen el dog­ma con de­vo­ción: por fue­ra el lo­cal po­dría pa­sar co­la­do co­mo una ven­ta de re­pues­tos de al­gu­na má­qui­na. Pe­ro qué aro­ma a piz­za se res­pi­ra den­tro. Y tam­bién se vi­ve.

Piz­ze­ría Ita­lia Av Manuel Montt 1046, Pro­vi­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.