Es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten so­bre peligros de gri­tar­le a los ni­ños

La ex­po­si­ción cons­tan­te a es­ta for­ma de mal­tra­to pue­de pro­vo­car pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma en los pe­que­ños y, even­tual­men­te, de­pre­sión y cua­dros de an­sie­dad.

La Hora - - País - Em­ma An­tón Cer­da

De acuer­do al es­tu­dio Uni­cef 2013 so­bre mal­tra­to in­fan­til en Chi­le, un 71% de los ni­ños ha su­fri­do al­gún ti­po de vio­len­cia, mien­tras que uno de ca­da cin­co ni­ños ha si­do víc­ti­ma de vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca.

Es­te ti­po de ci­fras, en­tre otras, im­pul­sa­ron que el Con­se­jo Na­cio­nal de la In­fan­cia lan­za­ra es­te año la cam­pa­ña “Un nue­vo tra­to con la ni­ñez”, que tie­ne co­mo fin sen­si­bi­li­zar y ha­cer vi­si­bles las di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de vio­len­cia con­tra los ni­ños.

Una de las pie­zas que com­po­nen el pro­yec­to se re­fie­re a los gri­tos, in­di­can­do que “si me gri­tas, es más di­fí­cil es­cu­char­te”.

En ese sen­ti­do,

Es­te­la Or­tiz, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va del Con­se­jo Na­cio­nal de la In­fan­cia, des­ta­ca que “vi­vir per­ma­nen­te­men­te gri­ta­dos tie­ne efec­tos neu­ro­ló­gi­cos re­cien­te­men­te des­cri­tos por la neu­ro­cien­cia.

Los nue­vos es­tu­dios mues­tran que es­tar so­me­ti­do a vio­len­cia tie­ne im­pac­tos en dis­tin­tos ni­ve­les, que an­tes no se veían, o se pen­sa­ba que no exis­tían”.

Or­tiz de­ta­lla que los gri­tos pue­den afec­tar la ca­pa­ci­dad de to­le­ran­cia al es­trés, la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va y la mo­de­la­ción emo­cio­nal. “Si un ni­ño es so­me­ti­do sis­te­má­ti­ca­men­te a gri­tos en el en­torno fa­mi­liar, la si­tua­ción de tra­to de­ni­gra­to­rio o vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca de ti­po ver­bal se na­tu­ra­li­za”, di­ce, y agre­ga que al­gu­nos ni­ños pue­den pre­sen­tar con­duc­tas agre­si­vas, mien­tras que otros se pue­den re­traer.

La psi­có­lo­ga Kar­la Ál­va­rez, miem­bro de la So­cie­dad de Psi­quia­tría y Neu­ro­lo­gía de la In­fan­cia y Ado­les­cen­cia (Sop­nia), in­di­ca que “es un da­ño que es co­mo a go­te­ra, son mi­ni trau­mas acu­mu­la­ti­vos que ge­ne­ran, a tra­vés de ese pro­ce­so, una al­te­ra­ción en la construcción de sí mis­mos, en la au­to­es­ti­ma y en la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver los pro­ble­mas y de em­pa­ti­zar. Es sú­per da­ñino”. La pro­fe­sio­nal, que ade­más es aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la U. de Chi­le, agre­ga que al ni­ño no se le de­be juz­gar en tér­mi­nos de que “es ton­to, ma­lo o idio­ta”, sino des­ta­car que la con­duc­ta fue in­co­rrec­ta. “De esa ma­ne­ra el ni­ño tam­bién pien­sa que la con­duc­ta se pue­de co­rre­gir y ‘no es que yo sea ton­to o ma­lo, si no que hay al­go que ha­go equi­vo­ca­da­men­te y se pue­de co­rre­gir’”, aco­ta Ál­va­rez. Ade­más, ad­vier­te que de con­ti­nuar con el mal­tra­to “el ni­ño va mer­man­do la ima­gen de sí mis­mo, y eso es un fac­tor de ries­go pa­ra desa­rro­llar pa­to­lo­gías en las lineas de la de­pre­sión, de la an­sie­dad o de con­duc­tas dis­rup­ti­vas, co­mo pro­ble­mas de con­duc­ta”. El psi­có­lo­go Mau­ri­cio Ló­pez, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía edu­ca­cio­nal y docente de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la U. de Chi­le, con­cuer­da en que los gri­tos, por más inocen­tes que pue­dan pa­re­cer, ge­ne­ran un im­pac­to im­por­tan­te en los ni­ños. “No­so­tros he­mos he­cho al­gu­nos es­tu­dios don­de les he­mos pre­gun­ta­do el te­ma del tra­to y los ni­ños son par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles a los gri­tos. A ellos no les gus­ta y re­co­no­cen que es al­go que les afec­ta. Es un te­ma que tie­ne una re­per­cu­sión ne­ga­ti­va, por­que es­ta­mos ha­blan­do de un mal­tra­to. Gri­tar­le a una per­so­na, a cual­quier per­so­na -por­que los ni­ños tam­bién lo son-, es un mal­tra­to y hay una vul­ne­ra­ción de un de­re­cho bá­si­co, que es el de te­ner un buen tra­to”, ase­gu­ró.

CAS­TI­GOS

Pa­ra Ál­va­rez, una bue­na for­ma de po­ner lí­mi­tes y co­rre­gir a los ni­ños, más que cas­ti­gar­los, es que los pa­dres se ima­gi­nen có­mo les co­rri­gen a ellos en su tra­ba­jo.

“Acon­se­ja­ría que se ima­gi­nen si sus je­fes los tra­ta­rían a los gri­tos, có­mo re­per­cu­ti­ría eso en ellos. La idea es ver cuá­les son las es­tra­te­gias que fun­cio­nan en ellos pa­ra co­rre­gir si­tua­cio­nes di­fí­ci­les pa­ra em­pa­ti­zar con los ni­ños”, di­ce.

La pro­fe­sio­nal des­ta­ca que cas­ti­gos co­mo qui­tar el ce­lu­lar o no de­jar ju­gar vi­deo­jue­gos sir­ven, pe­ro siem­pre que sean con­tin­gen­tes, es de­cir que el ni­ño se­pa que son san­cio­nes que tie­nen que ver con un error pun­tual, y no abu­sar de ellos, por­que pier­den efec­ti­vi­dad.

“Ade­más de los cas­ti­gos de pri­va­ción de pri­vi­le­gios, tam­bién se pue­de re­cu­rrir a san­cio­nes re­pa­ra­to­rias, co­mo sa­car la ba­su­ra o ayu­dar en al­go de la ca­sa. Las medidas adop­ta­das de­ben ser en cohe­ren­cia con la edad, el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo, afec­ti­vo y so­cio­emo­cio­nal del ni­ño”, pre­ci­sa.

Ló­pez acon­se­ja que “más que cas­ti­go yo creo que hay que po­ner nor­mas cla­ras y lí­mi­tes. Pa­ra sa­lir a ju­gar, pa­ra ver te­le­vi­sión, pa­ra ha­cer co­sas que a los ni­ños les gus­tan y que son im­por­tan­tes pa­ra ellos, pa­ra su desa­rro­llo; que las nor­mas sean ade­cua­das pa­ra su ni­vel. Re­gu­la­ción bien es­ta­ble­ci­da”, di­ce.

“Co­mo so­cie­dad he­mos si­do edu­ca­dos en la vio­len­cia y el mal­tra­to. Es di­fí­cil edu­car y pro­te­ger sin gri­tos, pe­ro es posible y se pue­de ha­cer”. Es­te­la Or­tiz, Con­se­jo Na­cio­nal de la In­fan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.